RSS

Tag Archives: tigres

¡No más circos en Grecia!

Una reciente ley finalmente prohibió los circos con animales  en Grecia con la finalidad de proteger los derechos de los animales domésticos y silvestres y protegerlos del abuso y la tortura con la que eran tratados en ambientes deplorables, lejos de sus ambientes naturales.

La Fundación Griega de Protección Animal hizo el feliz anuncio hace unos días. Sus representantes manifestaron que estuvieron trabajando en esta prohibición desde el año 2006. En esa época los políticos no le prestaron atención a los pedidos de los defensores de los animales; pero entonces los activistas griegos buscaron el apoyo de la organización Animal Defenders International y conjuntamente con otras 52 instituciones lograron crear conciencia en el público griego.

Aunque Grecia no tenía circos nacionales, los circos que llegaban a la isla eran circos italianos que los activistas por los derechos de los animales boicoteaban intensamente. Estos circos no solamente explotaban a los animales sino que también contaminaban el medio ambiente.

Advertisements
 

Tags: ,

Queremos jaulas vacías

Cuando las personas piensan en animales salvajes, casi inmediatamente imaginan circos y zoológicos, pues es donde han podido tener cierto contacto con fabulosas especies de felinos, primates, reptiles y aves de todas las latitudes del mundo. Lamentablemente, la gente piensa que estos animales pueden entretener sanamente a niños y adultos.

Precisamente, ahí radica el secreto del negocio de los zoológicos, y en menor medida el de los circos: En hacernos creer que nos hacen conocer a los animales “tal como son en la naturaleza”.

Todo eso es absolutamente falso. En los zoológicos los animales no se comportan como lo hacen estando en libertad; no se aparean con la frecuencia y el éxito de natalidad de los animales que viven en libertad, ni tampoco llegan a vivir tantos años. Lo mismo pasa con los circos. En su estado natural, los animales nunca tienen que bailar con disfraces ridículos, saltar por aros de fuego, ni caminar en dos patas.

Los zoológicos son una actividad decadente y cruel que se vende como una actividad “educativa” que nos enseña sobre la naturaleza animal. La organización inglesa Nacido Libre que supervisa a los animales en los zoológicos de Europa, publicó un informe sobre los zoológicos en Inglaterra (un país supuestamente civilizado respecto a los animales). Se descubrió que los zoológicos ayudaban a reproducir especies en peligro de extinción, pero el 95% de la tasa de animales cautivos no estaba en ese riesgo. Peor aún; la mayoría de los zoológicos carecen de programas educativos para el público. A menudo, la información en los carteles es incompleta, ilegible o inexistente. Además, ¿cuánta gente realmente entiende y retiene esa información para decir que ha “aprendido” algo de los animales?

Por otro lado, los circos con animales son uno de los espectáculos más decadentes y anacrónicos de nuestra época. La crueldad que se esconde tras los brillos y las luces de colores en las tristes vidas de animales salvajes encerrados en estrechas e inmundas jaulas obligados a representar un espectáculo totalmente antinatural es evidente y clara para todo aquel que la quiera ver. Así como el zoológico dice educar, el circo dice que  “entretiene sanamente”. ¿Cómo puede ser entretenimiento sano ir a ver a animales arrancados de sus hábitats, encerrados las 24 horas del día, los 365 días del año, en jaulas y camiones, muchas veces enfermos y mal alimentados?

Al igual que en los zoológicos, muchos animales de circo padecen lo que se conoce como zoocosis, la enfermedad mental o locura que padecen los animales debido al encarcelamiento, la carencia de  ambientes naturales y la restricción de sus movimientos.

Para educar y entretener a tu familia o a tus hijos  tienes muchas opciones que no implican la tortura y la explotación de los animales. Y si quieres llevarlos a un circo, patrocina circos que no utilicen animales. Las sorprendentes destrezas de los seres humanos no sólo los divertirán sino que les enseñarán a respetar a estos seres que no existen para entretenernos.

Los circos y zoológicos no existirían si la gente rechazara patrocinarlos. En estos tiempos de información cibernética ya nadie puede usar el pretexto de la ignorancia o de lo que está claramente expuesto ante nuestros ojos. Las cadenas de explotación y esclavitud están a la vista de todos. El tedio, el aburrimiento y los maltratos también están allí. Lo único que hace falta ahora es la acción individual de todos para rechazar estos nefastos espectáculos y evolucionar humanitaria y éticamente.

 
2 Comments

Posted by on February 14, 2012 in Circos y zoológicos

 

Tags: , ,

Doce hechos asombrosos de los grandes felinos

1. Los leopardos de la nieve pueden saltar hasta 14 metros (el tamaño de una ballena).

2. De noche, los gatos ven 6 veces mejor que los seres humanos.

3. El Tigre de Bengala es el animal nacional de la India.

4. El sentido del olfato de los grandes felinos es 20 veces más poderoso que el del ser humano.

5. Las grandes orejas de un serval le ayudan a escuchar claramente los tenues sonidos de sus presas.

6. Existen 35 especies de gatos silvestres en el mundo.

7.  El puma también puede llamarse león montañés, pantera o puma.

8. Una chita puede acelerar su velocidad más rápido que un auto de carrera.

9. Los tigres pueden comer más de 37 kilos de carne en una sola comida. Esta cantidad es similar a comerse 70 bistecs.

10. Un leopardo puede subir el cuerpo de un antílope pequeño a un árbol de hasta 15 metros.

11. Cada especie de los grandes felinos posee un pelaje único que le sirve de camuflaje.

12. La mayoría de los grandes felinos ruge mientras que los felinos pequeños ronronea.

Estos magníficos animales que tienen a su disposición vastos espacios  no deben formar parte de ningún circo o zoológico donde languidecen o son abusados hasta morir. Ningún niño puede aprender sobre estas especies al contemplar a animales psicóticos y en
cautiverio. Si viajar a sus lugares de origen no está en tus posibilidades, aprende sobre ellos en libros o revistas como la National Geographic o viendo documentales y películas como Felinos de África. Como ejemplo, aquí incluyo tres magníficos videos de Maravillas del Mundo Animal.

 
Leave a comment

Posted by on November 1, 2011 in Animales silvestres

 

Tags: ,

El show más asqueroso de la tierra

Cuando era pequeña y llegaba el mes de julio, mi papá siempre nos sorprendía con entradas para el famoso Circo de Moscú. Entre el gentío, la venta de juguetes, los algodones de azúcar, las palomitas de maíz y los refrescos, nunca pensé en los artistas forzados de ese espectáculo.

Me gustaban los trapecistas, los acróbatas y los malabaristas; pero detestaba con pasión a los payasos que con sus caras exageradamente pintadas y sus guantes enormes hacían reír a la gente con golpes, burlas o chistes vulgares. Los repudiaba tanto como ahora repudio a los circos.

Mi padre fue siempre un hombre bueno y noble, incapaz de maltratar a un animal; pero –
como dicen mis amigos mexicanos – “nunca le cayó el veinte” (nunca se dio cuenta) de la verdad escondida en los circos. Y yo – debo admitirlo con vergüenza – tampoco nunca pregunté nada. Nunca pedir ver cómo y dónde vivían los animales; nunca pensé en la separación de sus hijos y congéneres, ni tampoco en la vida de esclavitud que llevaban. Es cierto que yo era muy pequeña y que aún no estaba entrenada para leer sus ojos, pero todo eso debió haber sido obvio para mí. No pensé en el calor que sentirían en los tórridos veranos ni en el frío que tendrían que soportar en los inviernos. Jamás pensé en los golpes que recibían, ni en el castigo o la vejación de ponerles pinturas, gorros y disfraces
ridículos. Simplemente iba a verlos maravillada en medio de una ignorancia inerte que no despertó hasta que más tarde mis ojos se abrieron a la verdad que se le quiere ocultar a la gente.

Los circos son una atracción tradicional en los que el público encuentra diversión. La curiosidad de ver animales exóticos y de otras tierras a pocos metros de distancia hace que la gente se olvide que lo que realmente está viendo es la explotación de animales que son sometidos a castigos y entrenamientos crueles y antinaturales.

El circo nunca ha dejado de ser cruel. En tiempos pasados, se incluían también a seres humanos físicamente deformes, enanos, siameses, mujeres barbudas y demás…todo con la intención de despertar la morbosidad de la gente. Con el pasar del tiempo, la atención se centró en los animales a quienes se fuerza a aprender trucos a base de golpes, vejaciones, humillaciones y privaciones de todo tipo.

Los animales utilizados en los circos incluyen muchas especies, algunas consideradas exóticas. La gran mayoría son capturados en sus hábitats naturales, algunas veces ilegalmente o vendidos por zoológicos o circos para sacarles el mayor provecho económico.

El transporte, generalmente durante temperaturas extremas, se realiza en estrechas jaulas o contenedores cerrados donde los animales pueden llegar a asfixiarse con el metano de sus propios excrementos, a pesar de que se acostumbra a mantenerlos sedientos para que orinen menos.

Cuando los circos no viajan, los animales permanecen encadenados o enjaulados en lugares donde la falta de higiene es común. Asimismo, es frecuente que presenten síntomas de neurosis, lo que significa que literalmente terminan volviéndose locos.

El entrenamiento de los animales se realiza mediante castigos físicos y psicológicos, obligándolos a adoptar comportamientos anormales para su especie. La sola imagen de un látigo, una barra metálica, o una picana eléctrica les recuerdan las palizas propinadas durante el entrenamiento y de esa manera se logra provocar en ellos un miedo incesante. Y cuando el domador o entrenador no obtiene los resultados deseados, se les priva de alimento y agua.

Si a todo esto sumamos los gritos del público, el ruido de la música y los destellos de las luces, podemos entender por qué han habido ocasiones en las que los animales pierden el control y arremeten contra el público con consecuencias catastróficas.

Los padres llevan a sus hijos a estos circos para proporcionarles alegría; pero los únicos circos en los que la alegría y la sana diversión abundan son los circos sin animales. Los circos tradicionales no son divertidos para los animales ni educativos para los niños; pues la única lección que les enseñan se basa en la crueldad y la indiferencia.

La imagen de un ser humano domando y “controlando” con un látigo a otra especie diferente a la suya solamente denota  la explotación
sobre un ser que se encuentra minimizado en sus capacidades naturales y se rinde a la tortura porque su espíritu se encuentra totalmente quebrado.

Felizmente, en la actualidad existen muchos empresarios circenses que han optado por presentar espectáculos verdaderamente divertidos y creativos en los que no participa ningún animal. Encabezando la lista tenemos al magnífico Cirque du Soleil, el Circo de Pekín, el Circo Italiano y muchos otros que trabajan a nivel local en Latinoamérica. En algunas ocasiones sus precios son prohibitivos para familias numerosas, pero siempre existen otras opciones de entretenimiento. Ten presente que mientras más baratas sean las entradas, más crueles serán las condiciones en las que los animales tendrán que vivir.

Lejos han quedado las luces y la música del Circo Ruso creado en 1919 por el propio Lenin (la tiranía traspasa especies, ¿no es cierto?) para dar lugar a la innegable premisa (de PETA, por supuesto) que los animales jamás fueron creados para entretenernos.

¿Cómo puedo ayudar?

  • Educa a los niños. Explícales que en los circos tradicionales los animales sufren y que los abusos contra ellos no terminarán mientras se sigan comprando entradas.
  • Asiste y promociona a los circos que no utilizan animales. Si sus entradas son muy caras, habla con los empresarios, sugiéreles que incluyan una función a precios populares y hazles mucha publicidad entre tus familiares y amigos.
  • Habla con el alcalde de tu ciudad y solicítale que se prohíban los circos con animales en tu comunidad mediante leyes y ordenanzas.

Y ahora un pequeñísimo ejemplo del mejor circo del mundo, Le Cirque du Soleil. Cada vez que lo veo quedo totalmente maravillada por la destreza, habilidad y creatividad de sus creadores que gracias a su ingenio y profesionalismo no tienen que recurrir al uso de animales como en los circos de la Edad de la Piedra.

 

Tags: , , , ,