RSS

Tag Archives: caballos

¿Letra muerta? Esperemos que no

Ley peruana

Hace unos días, el Congreso de la República del Perú aprobó la tan ansiada Ley de Protección Animal, y fieles a su naturaleza humanoide, algunos “animalistas” (no tengo uso para esa palabra que connota y a veces denota comportamientos del todo negativos y no profesionales respecto a las causa) empezaron a circular una duras críticas a este avance en las redes sociales porque, simplemente, no era la propuesta que ellos habían presentado. Todas estas mezquindades, y falta de profesionalismo y de cerebro, solamente perjudican a los animales y a nadie más.

¿Hasta cuando en Latinoamérica los denominados “animalistas” (o como quiera llamarse) seguirán comportándose con tanta ineficacia, recelo, envidia y falta de entendimiento? ¿Cuándo parará el egoísmo de la acción posesiva? Mi logo, mi polo, mi grupo, mis amigos, mis reglas, mis decisiones, etc. Los animales, simplemente, no tienen tiempo para eso. Ellos tienen que ser rescatados, salvados o liberados AHORA MISMO, y créanme que les importa un soberano pepino sus discusiones internas.

No soy ni tonta, ni ingenua para creer que todos quienes trabajan por los animales se unirán el son de un cántico celestial. Por supuesto que no. Eso es naturaleza humana en su sentido más puro. Todo lo que es ilógico, es, en la mayoría de los casos, la norma en este tipo de movimiento social. Y el problema radica en el hecho de que su limitada naturaleza humana, estos pseudo animalistas se olvidan de principios básicos.

  1. No se respeta, valora, ni se aprovecha la experiencia de activistas sazonados en la lucha que están dispuestos a enseñar y a entrenar a las nuevas generaciones de activistas. Cuando uno es una persona segura de sí misma, el temor de formar promociones mejores a las nuestras no es un problema. Por el contrario, es un logro, una victoria y un orgullo saber que el movimiento sigue evolucionando y que esto sólo será positivo para los animales. En TODO movimiento social, y este NO es la excepción existen jerarquías que deben respetarse y mantenerse, con la esperanza de progreso en base al mérito de nuestro trabajo. ¡Hey!, por si no lo han notado esta es una guerra en contra del abuso, la explotación y la tortura infringida contra los animales. Y en la guerra hay rangos que siempre se respetan y valoran. En las filas de los defensores de los animales, tener conocimiento y tener disciplina son elementos vitales.
  2. Basado en el punto anterior, no existe un trabajo coordinado en el cual todos lleguen a la mesa con propuestas interesantes, alternativas, estrategias efectivas, paciencia, consecuencia, aceptación de sacrificios y flexibilidad para delegar, extender, modificar o hasta eliminar una propuesta personal. ¿A qué viene esa terca necesidad de seguir tropezándose con la misma piedra, una y otra vez? En los países donde el activismo por los derechos de los animales es efectivo, los grupos que demuestran consecuencia en su mensaje central, conversar, coordinan, ceden y hasta renuncian a sus propuestas cuando el resultado de todo esto es el beneficio para la causa de los animales. El viejo dicho dice que “dos cabezas piensan mejor que una”. En este caso, muchas más y bien intencionadas, ¿no sería mucho mejor? Coordinar, conversar y cambiar opiniones no significa pactar o claudicar.
  3. El activismo por los derechos de los animales debe ser un activismo basado en un entrenamiento profesional, adecuado a la realidad de cada país y cada circunstancia. Mucha gente pensaría que pasar un volante en la calle es un acto reflejo, mecánico y sin importancia. Todo lo contrario, un activista entrenado multiplica sus oportunidades de educar al público aprendiendo a hacer las cosas de manera efectiva y concreta. Organizar una mesa informativa, llevar una base de datos actualizada, y hasta preocuparse por los diseños de polos y logos efectivos es de suprema importancia para que nuestro mensaje de liberación no solamente llegue sino que se quede en el corazón y la mente de la gente. Solamente así las personas se empoderarán para decidirse a entrar activamente a la lucha.
  4. A pesar de que, como en el caso de la aprobación de esta ley, todas las acciones que se tomaron fueron importantes. Es crucial que se creen comités de acción política para establecer una coordinación y colaboración efectiva, y desde el principio, con los políticos que mañana más tarde determinarán el futuro de los animales legalmente. Para esto, es importante que el activista tenga sus prioridades muy bien marcadas y que coloque el bienestar de los animales por encima de sus preferencias políticas.

El trabajo que involucra esta causa tiene matices de todo tipo y color, muchísimas formas de expresión: desde los pasacalles con globos y payasos (que en mi opinión personal, deberían ser revisados) hasta la acción seria ejecutada por un activista informado, entrenado, profesionalmente vestido y que no se ha peleado con el jabón. Todos aportan de una manera u otra a la causa, pero todos deben saber cuándo y dónde deben aparecer. Entiendo que sea difícil para un grupo de personas recibir un rechazo o un retraso original a sus ideas; pero en vez de tomarlo de manera personal; deberían hacerse siempre la siguiente pregunta: ¿Es mi idea la más adecuada para alcanzar la liberación animal? ¿Es la mejor considerando las características de ese momento? Todo esto, obviamente se logra solamente con una férrea convicción y disciplina. Si te gusta pegar el sticker de “Los animales me importan”, entonces ponle la firma con convicción. En esta causa, ellos son la prioridad. Ellos son el número uno. El principio y el final. Si éticamente aún no has alcanzado el nivel vegano, sé honesto acerca de ellos, pero sigue investigando y explorando la idea. Nadie puede hacernos cambiar éticamente; esa es una decisión personal y moral a la que cada quien llega en el día y la hora exactos.

La ley de protección que se aprobó en el Perú no es perfecta de ninguna manera, pero es un paso en la dirección correcta. Ahora lo que hay que hacer es poner una presión constante, profesional y concreta en los congresistas para que su reglamentación ocurra. Y para lograr eso, se debe trabajar coordinadamente pues la meta es la misma. ¿O no?

Nos queda mucho trabajo por hacer. La prioridad es incluir en la nueva ley a las miserables y cruentas corridas de toros, peleas de gallos y otros espectáculos crueles que anacrónica y estúpidamente son consideradas patrimonio cultural del Perú. Su hipocresía y patrioterismo se esconde en los intereses de lucro de mafias que dan manotazos de ahogado y sobreestiman a los electores peruanos con su falso y nocivo discurso. Si ellos piensan que el electorado peruano desea seguir viviendo en la ignorancia, es hora entonces de mandarles un mensaje claro y conciso. Al averiguar, antes de ser elegidos, cuáles son sus planes de campaña en relación a los animales, tenemos la oportunidad de solicitar apoyo para ellos a nuestras bases. El político llega donde está por nuestro voto, el cual no sólo nos permite elegirlos, sino también cuestionarlos, evaluarlos y corregirlos cuando no cumplen con lo que nos prometen en relación a los animales. No podemos seguir dándoles nuestro voto por su linda cara, su consabido discurso o porque nuestras familias enteras apoyan a tal o cual partido.

Poniendo de lado también cualquiera creencia religiosa hay que poner presión en la iglesia católica con cuya venia, participación y bendición se sigue explotando a los animales en espectáculos crueles e indignos de cualquier ser humano que se tilde de religioso, católico o espiritual. Sabemos de sacerdotes que rechazan los espectáculos crueles que la ley exonera, pero somos plenamente conscientes de que en esa iglesia de dogma vertical, toda ley debe venir del Vaticano. Si bien es cierto que este Papa es mejor que los anteriores y cuenta con un discurso más favorable para con los animales, no podemos conformarnos con eso. Todo católico que participa activamente en las actividades de su iglesia, tiene el deber de llevar a ella el tema de la crueldad contra los animales. ¿Cómo puede alguien seguir una doctrina religiosa que construye capillas en Acho, bendice instrumentos de tortura y permite que el nombre de sus santos y mártires encabece los nombres de las temporadas de horror y muerte? No tiene sentido. Eso no tiene moral y está totalmente alejado de la doctrina impartida por Cristo que no solamente liberó a los animales del templo, suspendió los sacrificios de animales al inmolarse él mismo, y fue vegetariano.

Ya es hora de empezar a hacer las cosas bien. Los detractores, los ególatras y los que eran parte de esta lucha porque la consideraban solamente un pasatiempo, quedarán olvidados en el camino, Los animales no los necesitan y sus aportes son irrelevantes. Los animales necesitan a quien esté dispuesto a dedicarles su vida entera en diferentes intensidades y niveles. No podemos obligar a todos los interesados a hacer grandes sacrificios; pero sí podemos hacerlos responsables de la porción de ayuda que ofrecen realizar con profesionalismo y eficacia. Ni el hombre más bravo puede luchar más allá de sus fuerzas. Y la fuerza que se necesita en esta lucha proviene del entrenamiento correcto, del profesionalismo, del aprendizaje, de la convicción que debemos mostrar a diario.

Ha llegado el tiempo de esforzarse y de no desmayar. Los animales cuentan contigo y con tu compromiso constante. Recuerda que nuestra causa está al lado de lo bueno, lo noble, lo decente, lo liberador.  Como decía el gran Víctor Hugo, “Sólo viven aquellos que luchan”.

Por los animales, por sus derechos, haz que esa frase se convierta en realidad.

 

Tags: , , , ,

Caballos jubilados en Bogotá

caballos jubilados 1

Una caravana formada por unos 50 caballos y sus carretas se dirigió hacia la Universidad de Ciencias Aplicadas y Medio Ambiente en Bogotá, Colombia para recibir atención veterinaria y proceder a ser adoptados.

Los equinos dejarán de trabajar jalando las pesadas carretas de recicladores, recolectores y cargadores tras muchos años de servicio y serán reemplazados por vehículos motorizados para las labores antes mencionadas.

El reemplazo fue iniciativa de la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Secretaría de Movilidad y asociaciones de defensa de los derechos de los animales.

Este es el tipo de cambios modernos y éticos que queremos ver y que pueden ser fácilmente realizados por las diversas comunas en todo Latinoamérica.

COLOMBIA-HORSE CARTS-REPLACEMENT

 

Tags:

Manifiesto de AnimaNaturalis Perú ante la muerte de yegua Lenka Star

Lenka Star

El ministro del Interior Wilfredo Pedraza comete un grave error al decir que hay que tomar acciones para evitar daños a la policía montada. Si la inefectiva y poco célebre policía montada no puede ofrecer las mínimas garantías para el bienestar y protección a las vidas de los caballos, lo más lógico y práctica es que sea totalmente desmantelada.

Les recordamos al ministro y a la ciudadanía que estamos en el año 2013 y que las estrategias del pasado solamente caen en una cruel caducidad que siempre termina cobrando la vida de un inocente animal ante los brutales actos de una chusma cruel e ignorante.

¿Cuántos caballos o yeguas más deben morir para que esto se entienda? La policía debe actuar con estrategias e instrumentos acordes a los tiempos que vivimos, principalmente, recuperando la reputación perdida y dejando a los animales en paz.

Los animales no están en este planeta para ser usados de ninguna manera, ni para usarlos como carne de cañón o escudo en conflictos sociales que se les van de las manos. En todos los países civilizados del mundo, agredir o tan siquiera pretender agredir a un oficial de la ley es un delito gravísimo que no solamente se sanciona con multa, sino también con cárcel. En el Perú agresiones brutales a la policía, a los ciudadanos o a los animales caen en oídos sordos y en manos totalmente inefectivas que luego quieren ofrecer soluciones patéticas y sensibleras al llorar la muerte de un animal que nunca debió estar expuesta a ningún maltrato o a ningún tipo de explotación.

Y mientras que los indeseables de siempre – que no son hinchas sino vándalos de todo calibre – siguen utilizando artefactos pirotécnicos de todo tipo, las autoridades prefieren seguir otorgando licencias para ferias pirotécnicas que molestan a los vecinos, ensucian la ciudad, fomentan la ignorancia y asustan o matan a inocentes animales.

En muchas ocasiones la gente desinformada llama a los animales bestias irracionales. No recuerdo ninguna instancia en que los animales hayan causado problemas del tipo causado por quien se dice superior a ellos. Los animales viven en paz, con sus congéneres, regidos por leyes naturales perfectas e inamovibles. Solamente por eso merecen que sus derechos se respeten y que las verdaderas bestias que no aportan absolutamente nada a la sociedad progresista que el Perú quiere lograr, paguen por estos delitos con todo el peso de la ley.

¿Hasta cuándo noticias como ésta seguirán colocando al Perú entre los lugares donde reina la anarquía ante las leyes, la ignorancia y el salvajismo? De la misma manera que se progresa en tantos otros campos, las leyes deben cumplirse con mano dura pues, lamentablemente, es la única forma en la que cierto tipo de gente entenderá.

Mientras que tipos de esa calaña queden libres para seguir haciendo más fechorías, tanto los animales como la comunidad educada y civilizada seguirán pagando un alto precio con su seguridad y hasta con sus vidas.

 
Leave a comment

Posted by on February 4, 2013 in Animales de compañía

 

Tags: ,

El alto precio de la violencia

El lenguaje que usamos a diario o el que manejan los medios, muchas veces, no ayudan a establecer lo que los activistas por los derechos de los animales deseamos que el público entienda. Y en el caso de la yegua Lamar, esta no ha sido la excepción.

Los diarios la llaman un “ejemplar” nacido hace ocho años y destacan que estuvo “al servicio” de la Policía Nacional todo este tiempo. Pues bien, hay que corregir que Lamar nunca fue un ejemplar; fue un ser viviente con intereses y derechos propios que nunca pudo ejercer porque se convirtió en esclava de las decisiones y deseos de la policía.

Me parece bien que la hayan enterrado con honores; pero lo mejor que la policía podría hacer para honrar su muerte, sería desactivar para siempre a la Policía Montada y utilizar métodos acordes a la época. El glamour de utilizar caballos para aprovecharse de su majestuosidad y belleza es algo completamente arcaico, y como lamentablemente se pudo comprobar, excesivamente peligroso para los caballos y los humanos que intentaron manejarlos.

Lo que pedimos los peruanos humanitarios y racionales es justicia, no solamente para los policías abatidos sino también para los caballos que vanamente exponen sus vidas frente a turbas de cobardes e ignorantes asesinos, que en su sed de violencia y desadaptación, son totalmente incapaces de distinguir entre un representante de la ley y un animal noble que nada tiene que ver con los líos políticos o sociales de los hombres.

Debemos tener presente que no hay mayor perfección en la naturaleza que la que se aprecia en los movimientos de un caballo; pero en los de un caballo libre.

Como es típico en Latinoamérica, tienen que pasar cosas trágicas, una y otra vez, para que tanto el público en general como los responsables de las mismas, puedan abrir los ojos y trabajar en la prevención de actos vandálicos y crueles como los que hemos tenido que presenciar en los últimos días.

No cuestiono la pena y el sentimiento de los policías que la enterraron con honores póstumos. Ella, en un solo casco de sus patas, tuvo más honor que la totalidad de la chusma cruel que la golpeó brutalmente con un bloque de concreto.

Ahora, las personas decentes de Lima, aquellas que valoran la justicia, deben poner todo de su parte para identificar y castigar, con todo el peso de la ley, a los asesinos que la ajusticiaron. Esa será la mejor manera de rendirle los honores que verdaderamente se merece.

 
Leave a comment

Posted by on October 28, 2012 in Animales de compañía

 

Tags: ,

Presidenta de PETA se pone en la piel de los caballos

En PETA siempre decimos que nos gustaría que, para entender sus sufrimientos, la gente se pusiera en el lugar de los animales. Pero si eso no sucede, entonces nosotros lo hacemos por ellos.

La fundadora y presidenta de PETA, Ingrid Newkirk, se dejó atar con una brida en la boca a un carruaje normalmente tirado por caballos para ayudar a que PETA India le muestre a los residentes de Mumbai que los caballos son terriblemente explotados en las calles de su ciudad.

En una intersección muy transitada de la ciudad, Ingrid lideró el tráfico jalando uno de los típicos carruajes llamados “victorias” de la misma forma que los caballos lo hacen todos los días. Pero, a diferencia de ellos, ella no tuvo que jalar un carruaje sobrecargado, sentir los continuos tirones de una brida espinosa que lacerará su boca o recibir el castigo incesante del látigo del conductor.

¿Y qué es lo que ganan los caballos por su esfuerzo? Se les niega el acceso al agua, alimento  y a un merecido descanso y se les mantiene en establos húmedos y sucios infestados de insectos donde nunca reciben la atención veterinaria que necesitan.

Los carruajes tirados por caballos no solamente son peligrosos para los caballos. Sus pasajeros y la gente que transita cerca a ellos resultan comúnmente heridos cuando los caballos colapsan exhaustos, se espantan y se levantan o chocan con otros vehículos.

Un número creciente de ciudades en India y en el mundo han prohibido el uso de carruajes tirados por caballos y PETA India está trabajando muy arduamente para lograr que eso también suceda en Mumbai.

 

Tags: ,

PETA cancela cruel show de caballos clavadistas

 Luego de que miles miembros de PETA y otros activistas dejaron oír su protesta, los dueños del Steel Pier de Atlantic City cancelaron sus planes de volver a presentar sus shows de caballos clavadistas en los que los caballos son forzados a subir a lo alto de una estrecha rampa desde la que saltan hasta un tonel o una piscina de agua.

En este tipo de espectáculos los caballos han sufrido fracturas, daños a sus órganos internos, torceduras, ruptura de ligamentos y múltiples heridas en sus patas y columnas.

Los shows de caballos clavadistas en el Steel Pier se detuvieron en 1978, pero fueron re-instalados brevemente en 1993. El dueño de ese entonces, el millonario Donald Trump, los canceló por considerarlos espectáculos crueles y ahora, gracias a la oportuna intervención de PETA, los caballos no serán forzados a realizar actos que van en contra de su naturaleza y su bienestar.

 

Tags: ,

PETA detiene muertes de más caballos

A pesar de lo que la gente pueda pensar, la suerte nunca está presente en las carreras de caballos; lo único presente allí es la explotación constante de estos nobles animales.

Y no contentos con la cruel realidad escondida en las carreras de caballos, algunos productores de TV quisieron llevar a la pantalla una serie basada en este tema. Programas como éstos no sólo glorifican un espectáculo que explota a los caballos, sino que también engañan al público haciéndoles creer que a estos animales se les trata como a reyes. Es cierto que son animales carísimos cuyo mantenimiento es de costo elevado; pero no hay que olvidar que el único propósito de sus dueños es lucrar con ellos hasta que ya no rindan más, o reproducirlos constantemente  para seguir buscando más campeones que los llenen de dinero. Siempre nos debe quedar claro que – aunque un animal viva a cuerpo de rey – ellos no están en este mundo para servirnos de entretenimiento o para ser nuestros esclavos.

La cadena HBO acaba de cancelar el programa Luck (basado en las carreras de caballos) luego de que un tercer caballo muriera en la producción del mismo. A principios de esta semana, PETA le pidió al Procurador del Condado de Los Ángeles y a la Sociedad Humanitaria de Pasadena que investigaran a fondo las muertes de los caballos involucrados en la producción de la serie.

El tercer caballo tuvo que ser eutanizado luego de haber caído de espaldas, golpeándose la cabeza duramente contra el suelo. Como siempre, The American Humane Association (AHA) había estado supervisando la filmación, pero en este caso su presencia en el set no valió de nada. Esta organización basada en los Ángeles es la que incluye el mensaje “Ningún animal fue herido en la producción de esta película” al final de películas que utilizan animales; pero debo señalar que eso en realidad no significa nada. Ellos no objetan los temas de las series y películas y sólo se limitan a señalar que los animales no fueron abusados. Por lo tanto, tranquilamente pueden poner su mensaje al final de una película sobre corridas de toros, peleas de perros, de gallos, o en comerciales como el de la compañía Skechers promoviendo las carreras de galgos. En mi opinión, es imperativo que cambien su nombre, desterrando la palabra Humane de él.

PETA afirma que las muertes de los tres caballos sucedieron por descuido del personal encargado de su cuidado. En su queja formal ante el Condado de Los Ángeles, PETA indica claramente que los dos primeros caballos murieron (uno en el 2010 y otro en el 2011) luego de haberse roto las patas durante o inmediatamente después de haber corrido una segunda carrera el mismo día.

Tratando de ocultar su incapacidad e ineficiencia, Karen Rosa, vice presidenta de la Unidad de Filmación y Televisión de la AHA dijo que las carreras que los caballos corrieron fueron “cortas” y de no más de un cuarto de milla, pero PETA afirmó que ese esfuerzo –  física y mentalmente – es demasiado para caballos de carrera retirados que no entendieron que solamente se trataba de un programa de televisión y no de una carrera real.

No hay que ser genios para entender este razonamiento. ¿Por qué los humanoides no utilizan el cerebro que dicen tener? Una de las poderosas razones para no hacerlo es porque su avaricia siempre va primero. Para quienes lucran y explotan a los animales, ellos son solamente objetos que les proporcionan algún beneficio personal y su bienestar siempre es ignorado.

 

Tags: ,

La fábula del hombre, el caballo y el perro

Una linda fábula de Paulo Coelho, cortesía de mi hermana Eli. Espero la disfruten.

Un hombre, su caballo y su perro iban por una carretera. Cuando pasaban cerca de un árbol enorme cayó un rayo y los tres murieron fulminados. Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo y prosiguió su camino con sus dos animales (a veces los muertos tardan un cierto tiempo antes de ser conscientes de su nueva condición).

La carretera era muy larga y colina arriba. El sol era muy intenso, y ellos estaban sudados y sedientos. En una curva del camino vieron un magnifico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro.

El caminante se dirigió al hombre que custodiaba la entrada y entabló con él, el
siguiente diálogo:

– Buenos días.

– Buenos días – Respondió el guardián.

– ¿Cómo se llama este lugar tan bonito?

– Esto es el Cielo.

– ¡Qué bien que hayamos llegado al Cielo, porque estamos sedientos!

– Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera. Y el guardián señaló la fuente.

– Pero mi caballo y mi perro también tienen sed.

– Lo siento mucho – Dijo el guardián- pero aquí no se permite la entrada a los animales.

El hombre se levantó con gran disgusto, puesto que tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Dio las gracias al guardián y siguió adelante.

Después de caminar un buen rato cuesta arriba, ya exhaustos los tres, llegaron a otro sitio, cuya entrada estaba marcada por una puerta vieja que daba a un camino de tierra rodeado de árboles. A la sombra de uno de los árboles había un hombre echado, con la cabeza cubierta por un sombrero. Posiblemente dormía.

– Buenos días – dijo el caminante. El hombre respondió con un gesto de la cabeza.

– Tenemos mucha sed, mi caballo, mi perro y yo.

– Hay una fuente entre aquellas rocas – dijo el hombre, indicando el lugar.

– Podéis beber toda el agua como queráis. El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y calmaron su sed. El caminante volvió atrás para dar las gracias al hombre.

– Podéis volver siempre que queráis – Le respondió éste.

– A propósito ¿Cómo se llama este lugar?- preguntó el hombre.

– CIELO.

– ¿El Cielo? ¿Sí? ¡Pero si el guardián del portal de mármol me ha dicho que aquello era el Cielo!

– Aquello no era el Cielo. Era el Infierno – contestó el guardián. El caminante quedó perplejo.

– ¡Deberían prohibir que utilicen su nombre! ¡Esta información falsa debe provocar grandes confusiones! – advirtió el hombre.

– ¡De ninguna manera!-increpó el hombre – En realidad, nos hacen un gran favor, porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos.

 
Leave a comment

Posted by on September 25, 2011 in Animales de compañía

 

Tags: ,

Equus amicus

Casi todo el mundo está de acuerdo en considerar a los caballos animales nobles. La historia de la humanidad se escribió sobre sus lomos y de acuerdo a la velocidad y destreza de sus patas. Y al reconocer su nobleza y lealtad, fueron muchos los personajes históricos que los alabaron y elevaron a la categoría de héroes y compañeros inseparables. Los caballos son animales extremadamente sensibles que, en su estado natural, viven en manadas perfectamente organizadas. Su supervivencia depende de su habilidad de percibir cualquier incongruencia en el medio ambiente ya que la seguridad de la manada requiere de una continua comunicación entre sus miembros. Y su forma de comunicación más importante son las emociones. Éstas se transmiten como una reacción en cadena
afectando a todos los miembros de la manda. Si uno de ellos siente miedo, el resto automática y simultáneamente responde huyendo. Ellos perciben el mensaje emocional a modo de información para saber qué actitud tomar en caso de emergencia. En las manadas, no se permiten actitudes incoherentes entre sus miembros pues ponen en peligro la vida de todos.

A diferencia de los caballos, los humanos vemos las emociones de forma muy distinta. En nuestra sociedad, se nos ha enseñado a no mostrar nuestras verdaderas emociones y sentimientos para sobrevivir. Nos escondemos bajo máscaras para protegernos e intentamos ocultar lo que realmente sentimos. Pero cuando los humanos y los caballos se relacionan, tales máscaras no funcionan ya que ellos pueden percibir perfectamente bien lo que sentimos y hasta lo que pensamos, reflejando en su lenguaje corporal nuestras emociones y nuestros miedos. Los caballos no responden cuando no actuamos de manera auténtica; pero responden afirmativamente a nuestras emociones por muy ocultas que éstas se encuentren.

Ha sido precisamente esta relación simbiótica la que en muchas oportunidades ha sometido a estos nobles animales hasta el punto de llegar a abusarlos cruelmente. Desde los caballos que se sobrecargan y abusan en las duras faenas del campo, hasta los utilizados en las corridas de toros. Desde los que tiran carruajes atiborrados de turistas obesos que no muestran ningún tipo de consideración para ellos, hasta los utilizados en carreras. Desde los que son abusados hasta morir en establecimientos turísticos de poca reputación hasta los que son sacrificados para satisfacer el paladar de seres humanos ávidos de nuevas carnes y nuevos sabores.

La crueldad de los humanos en contra de los animales tiene miles de matices y variantes. Por momentos, nos parece que existen seres humanos cuyo solo propósito de vida es crear nuevas y mejores formas de crueldad. De allí que luego de server fielmente en los campos de cultivo durante toda su vida sean vendidos a los organizadores de las mafias taurinas para luego ser destripados en un ruedo. Los ignorantes dicen que los caballos son tan valientes que no les temen a los toros; pero sabemos que eso no es verdad. Todo animal, equino o no, con un alto grado de sensibilidad o sin ella, intuye y sabe cuándo está en
peligro. Y el ridículo peto que la mafia taurina les ofrece como protección, jamás podrá resistir las fuertes y punzantes embestidas de un toro. Estos caballos generalmente tienen las orejas tapadas con periódicos mojados para debilitar su capacidad auditiva, y sus cuerdas vocales son frecuentemente cortadas para que sus quejidos y su llanto no distraigan a la audiencia indiferente y ávida de sangre y dolor. Al ser corneados, se les lleva a los corrales para empujarles las vísceras de vuelta al vientre conjuntamente con una mezcla pestilente de paja, coserlos burdamente y sin anestesia y devolverlos al ruedo. Es así como el ser humano paga la nobleza y el sacrificio de estos nobles animales.

Un destino similar ocurre con aquellos que colapsan bajo el peso de sus cargas en
campos y ciudades; aquellos que mueren de frío o de calor mientras que turistas indiferentes contratan carrozas para visitar lugares que podrían disfrutar caminando o en auto. Otra vez la consabida “tradición de pasear en ridículas carrozas” pesa más que el respeto y la consideración que les debemos a estos héroes de la civilización. Ya es hora que la gente entienda que los cascos de los equinos no están hechos para el asfalto de las grandes ciudades.

De la misma manera, ni los caballos ni ningún otro animal, están en este mundo para servirnos de alimento. Cuando el apetito torcido de los franceses reclama el sabor de la carne de equino, miles de caballos son masacrados en los camales de México o Argentina. Como país exportador, Argentina se encuentra detrás de China y México y cubre el 23% de la demanda mundial que se encuentra principalmente en Francia, Holanda, Italia, Rusia y en los últimos años, Japón. La explotación de los caballos puede tener muchas facetas, pero lo importante es alzar nuestra voz en su defensa educando al público e identificando a sus agresores; es lo mínimo que podemos hacer para tratar de recompensar en algo los miles de años de lealtad que nos han brindado desinteresadamente.

Y para terminar con una buena y esperanzadora nota, les recomendaré que lean el libro “Belleza Negra” (en algunos países latinos fue traducido como “Azabache”) de Ana Sewell. Este libro es un clásico de la literatura inglesa, fue un bestseller en su época y fue escrito con el propósito de reivindicar los derechos de los caballos. Sewell tuvo una penosa infancia y tal vez por eso se pudo identificar con los caballos sufrientes. Alguna vez dijo que no escribió la novela para los niños sino para promover sentimientos de bondad, empatía y comprensión hacia los caballos. La publicación de su libro causó una verdadera revolución moral entre la gente y fue instrumental en la abolición de las crueles riendas que mantenían las cabezas de los caballos en una posición extremadamente alta que les causaba dolor y los tapaojos que provocaban accidentes. En el capítulo 13 del libro,
que es en realidad la autobiografía de un caballo, Azabache dice: “Ninguna religión puede existir sin amor. La gente puede hablar todo lo que quiera sobre su religión, pero si ésta no les enseña a ser buenos y bondadosos con los animales y con la gente, es simplemente una farsa”.

Disfruten de estos magníficos corceles y del maravilloso poema “No te Rindas” del poeta uruguayo Mario Benedetti. El mensaje es preciso para que todos nosotros, los activistas por los derechos de los animales, siempre recordemos que nunca nos podremos rendir.

 
2 Comments

Posted by on September 25, 2011 in Animales de compañía

 

Tags: ,