RSS

Tag Archives: zorros

No más pieles en Israel

Si el Proyecto de Ley presentado en el Knesset a fines de julio se aprueba, la acción podría convertir a Israel en el primer país del mundo en prohibir la venta de pieles.

El proyecto, redactado por el parlamentario Ronit Tirosh y la Coalición Internacional contra las Pieles (International Anti-Fur Coalition), con sede en Israel, fue apoyado por ocho miembros del Knesset de partidos de todo el espectro político.

Un sondeo de opinión independiente realizado por la Coalición Internacional contra las Pieles y la organización animalista israelí Let Animals Live, constató que el 86% de los israelíes cree que matar animales por su piel es inmoral y un 79 por ciento apoyaría una prohibición a nivel nacional.

Sin embargo, intentos previos de prohibir la venta de pieles chocó no solamente con la oposición de la industria peletera, que no quiere que nada interfiera con sus ganancias, sino también con la comunidad judía ortodoxa, cuy tocado tradicional, llamado shtreimel, está hecho de piel. Esta vez, la ley permitirá la venta de pieles para ser usadas en proyectos científicos o en expresiones de identidad cultural.

El texto del proyecto de ley explica que ya no se tiene necesidad de las pieles, ya que los tejidos sintéticos abrigan más eficazmente y ahora las pieles son simplemente un artículo de moda y un símbolo de prestigio. La prohibición de la venta de pieles dentro de Israel proporcionaría protección a los animales de acuerdo con la Ley de Bienestar Animal, y correspondería con los valores de piedad humana y el judaísmo, dice el texto del proyecto.

“La lucha por despertar la conciencia de la gente es una tarea de todos los días, y esta legislación podría salvar a millones de animales. Llegó la hora de hacerlo y finalmente poner fin al comercio peletero en Israel. Esa ley reforzaría el respeto por Israel y sus ciudadanos”, dijo Jane Halevy, presidente de la Coalición Internacional contra las Pieles.

 

Tags: , , ,

Bombardean a Kim Kardashian por usar pieles

Pero, para disgusto de algunos de sus detractores, no se usó una bomba explosiva, sino una de harina.

Cuando Kardashian se encontraba promocionando su perfume (que probablemente sólo comprarán sus hermanas igualmente plásticas) una activista por los derechos de los animales se acercó a ella, le tiró la harina y le gritó que era una “arpía vestida de pieles”.

Kim siempre ha dicho que ella se viste “orgullosamente” con pieles y que nunca va a cambiar de opinión. ¿No se merece entonces un poco de harina por ser tan cruel?

Luego del “ataque” manifestó que estaba casi segura de que PETA estaba detrás de esto, pero decidió no levantar cargos contra la persona que la roció de harina frente a todos los asistentes del evento aduciendo que ella no apoya ningún tipo de violencia. ¿Qué? Parece que la harina le llenó de inmediato el minúsculo cerebro que posee. ¿No hay violencia en los abrigos que lleva? ¿No existe violencia en el hecho de despedazar y despellejar vivo a un animal para robarle su piel?

Cuando alguien – conocido o no – se presta a promover esa crueldad, al mismo tiempo se arriesga a enfrentar la indignación y creatividad de otro sector del público que vehemente cree que el uso pieles es un acto cruel, innecesario e inmoral. Ciertamente, son acciones drásticas tomadas por personas que se niegan a tolerar que la tortura y el sufrimiento de miles de animales pase desapercibido.

En mi opinión, no se debería haber gastado ni un milímetro de harina. Lo que Kim necesita es que se le someta al mismo tratamiento inhumano que los animales tienen que tolerar. Quizás después de haber sido estrangulada, gaseada, electrocutada y despellejada tal vez finalmente entienda que esas pieles sólo lucen hermosas en las espaldas de sus legítimos dueños.

¡Ay…si yo pudiera ser presidenta de mi mundo bizarro por solamente un día, otra gallina cantaría! Serían solamente unas cuantas horas, pero me daría tiempo para hacer justicia y castigar a los impíos.

 

Tags: , , , , ,

No te vistas con las pieles de otros

La crisis económica mundial parece no haber afectado mucho a la industria peletera, pues aunque no lo creas, ya no es necesario gastar mucho dinero para comprar un abrigo de pieles.

Los peleteros les siguen vendiendo las pieles de 40 zorros en forma de abrigo a sus grandes clientes; pero también le venden chaquetas, cuellos, puños, bufandas o cualquier otro accesorio de moda a la gente común y corriente que trabaja de sol a sol para cubrir sus necesidades básicas. Y es que  – a pesar de su bajo precio – esas pieles no son artificiales. Todo lo contrario; se paga poco por pieles reales, producidas con la más repugnante crueldad.

Y esas aplicaciones de piel y demás accesorios, esconden una de las caras más crueles de la industria peletera: la venta de pieles de perros y gatos domésticos, criados y asesinados en China; país que provee a todo el mundo con estas pieles suaves y de muy bajo precio. China no cuenta con ninguna legislación contra el maltrato de animales. Por lo tanto, si no hay leyes que castiguen, cualquier forma de criar, matar y despellejar a los animales es válida.

Todos hemos sido testigos oculares de los escabrosos detalles de la industria peletera: animales hambrientos, encerrados en inmundas y minúsculas jaulas de alambre, esperando a ser despellejados después de ser apaleados, electrocutados, ahorcados o ahogados. Esos son los que corrieron con la mejor suerte; pues también se despellejan a animales vivos; miles de perros y gatos de todas las razas y tamaños que, aterrorizados y en agonía, esperan una muerte inminente. Las granjas peleteras en China son una violación flagrante a las normas más elementales de bienestar animal.

Las pieles de perros y gatos llegan fácilmente a los mercados de todo el mundo porque ni en China ni en ningún otro país existen leyes que obliguen a los malnacidos chinos a etiquetar y declarar el verdadero origen de las pieles. Así es como las pieles de perros y gatos utilizadas en diversos productos aparecen listadas como pieles de  lobos asiáticos, gatos salvajes o perros salvajes. En muchos casos, el comercio de pieles de perros y gatos proviene de programas de eliminación de animales domésticos callejeros.

Anualmente, las pieles de más de dos millones de perros y gatos son utilizadas para fabricar ropa (abrigos, chaquetas, sombreros, gorros, etc.), botas, accesorios, adornos, aplicaciones de piel e incluso juguetes y muñecos de peluche.

Y el cuero no se queda atrás. El cuero es un producto que también tiene un lado oculto manchado con la sangre de inocentes animales.

En la India – donde las vacas son supuestamente sagradas – se les transporta por cientos de kilómetros en hacinados camiones hacia el matadero. Y en esos mataderos, que no suelen ser más que sucios galpones carentes de cualquier mecanismo para aturdir a los animales, se les degüella cruelmente para luego ser descueradas cuando aún están vivas y conscientes.

Esta salvajada puede dejar de existir gracias al poder de los consumidores. Usa, recomienda y exige alternativas sintéticas y éticas y recuerda que la verdadera elegancia y el buen gusto nunca van de la mano con la crueldad y la explotación de nadie. En estos tiempos ¡ya no hay excusa para vestirse con las pieles de otros!

 
 

Tags: , ,

¿Cuántas vidas para un abrigo?

Millones de animales mueren en el mundo por causa de sus hermosas pieles. Desde tiempos remotos, los humanoides – no contentos con su lisa y lampiña piel – se dedicaron a arrancarle la piel a diversas especies animales con el pretexto de protegerse de las inclemencias de los hábitats en los que vivían. Pero ahora, en pleno 2,011 y con la venida de miles de productos sintéticos, acogedores y abrigadores, no hay excusa para seguir abusando de los animales ayudando a perpetuar a una industria que se basa en la crueldad, la explotación y el sadismo.

Los estereotipos empujados en las cabezas huecas de miles de mujeres que creen que vestirse con una piel animal es sinónimo de belleza, elegancia y distinción son ahora cosa del pasado y evidente símbolo de huachafería, ignorancia y falta de ética y compasión. Las tías y abuelas en fotos sepia mostrando en primera plana las cabezas, patitas o colas de animales brutalmente despellejados, únicamente indican la ignorancia del pasado; el predominio de épocas en las que no se cuestionaba nada aún a costa de la explotación del prójimo o de animales indefensos.

La industria peletera es una de las más sanguinarias. Para fabricar sus productos (abrigos, tapados, guantes, gorros, calzado, etc.) no les importa eliminar a los animales arrancándoles la piel cuando aún están vivos, asfixiándolos, gasificándolos o electrocutándolos bucal, vaginal o analmente. Asimismo, pretenden engañar al público con el macabro y estúpido concepto de la “piel ecológica”, criando animales en estrechas jaulas, donde lejos de todo contacto natural, se vuelven literalmente locos esperando la muerte. Y no nos olvidemos de quienes ponen trampas de todo tipo, provocando que los animales sufran en agonía por varios días con extremidades fracturadas, quebradas o cercenadas.

La industria peletera es directamente responsable de la extinción de varias especies como el visón de mar y el zorro de las Malvinas, por ejemplo. La nutria marina, el lince, y el ocelote corren también grave peligro.

Nuestra vanidad no puede justificar semejante tortura física y psicológica, sobre todo considerando que, en la actualidad, existen muchísimos productos semejantes a las pieles verdaderas. Yo, particularmente, jamás usaría ninguno de estos substitutos, porque el concepto de no utilizar a los animales en ningún sentido es lo que gobierna mis principios; pero si es absolutamente necesario que salgas a la calle vestida como para ir a Siberia, ahora ya tienes miles de productos sintéticos que te harán lucir como Anastasia Romanov en su tiempo de mayor esplendor.

Son muchos los diseñadores famosos que no utilizan pieles. Sus creaciones son modernas, hermosas y elegantes, pero más que nada están libres de cualquier tipo de explotación animal. Entre ellos figuran Stella McCartney, Calvin Klein, Ralph Lauren y Marc Bouwer.

Para confeccionar un solo abrigo, se necesitan:

  • 250 chinchillas
  • 200 ardillas
  • 60 visones
  • 55 martas
  • 35 mapaches
  • 30 castores
  • 30 gatos
  • 35 conejos
  • 25 canguros
  • 20 zorros
  • 20 nutrias
  • 15 linces
  • 8 lobos
  • 8 perros
  • 8 pumas
  • 8 focas

Y un solo humanoide huachafo, ignorante, indiferente y cruel que lo use.

Agarra a tomatazos a los que usan pieles en el juego “La Venganza de los Tomates de PETA”: http://www.peta.org/interactive/games/Revenge-of-the-PETA-Tomatoes.aspx

 
Leave a comment

Posted by on December 3, 2011 in Animales silvestres

 

Tags: , ,

Del dicho al hecho hay mucho trecho

Estaba esperando mi turno en el banco y aunque no era mi intención meterme en una
conversación de gente obviamente ignorante; llegó un momento en el que no pude mantenerme al margen y tuve que clarificar la sarta de sandeces que los humanoides derramaban a diestra y siniestra utilizando palabras peyorativas en contra de los animales.

Y fue en ese preciso momento cuando ratifiqué las sabias palabras de John Steinbeck: “De todos los animales de la creación el hombre es el único que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir”.

Hace muchos años aprendí que el lenguaje es un mapa de lo que imaginamos, pensamos y
sentimos. Y cada persona desarrolla un mapa lingüístico único que utiliza en su comunicación consigo misma y en su interacción con los demás. Con el lenguaje, los humanos expresan su identidad, sus valores y creencias y como éste se aprende eficaz y rápidamente muchas veces la gente no reflexiona antes de hablar. Es por eso que una determinada palabra o expresión puede desencadenar imágenes mentales equivocadas que en algunos casos crean peyorativos en contra de los animales. Imágenes que se graban en la memoria de la gente y que contribuyen a que los animales, sus características y acciones sean mal entendidas o tergiversadas en gran forma. Entonces, el lenguaje mal usado, se
convierte en un arma que perpetúa falacias y mitos que ayudan a desvalorizarlos y menospreciarlos dentro de una sociedad netamente especicista.

En la conversación mencionada, los humanoides insultaban a alguien llamándolo “perro” y dando a entender que se trataba de alguien capaz de traicionar al menor descuido; alguien que nunca dudaría en sacar provecho, timar, engañar y comportarse de la manera más vil. Ya quisiera yo que toda la gente con la que tengo que lidiar a diario se comportara con la lealtad a prueba de balas de los perros; que tuvieran un milímetro de su decencia y de su devoción. La palabra “perro” entonces no es un insulto; es un halago.

Otros eran “buitres”, “mulas” “zorras” y “cerdos” y eran comparados a personas malvadas que se regocijan en las desgracias ajenas y se aprovecha de ellas para sacar provecho personal; gente testaruda o que lleva drogas en el interior de su cuerpo; mujeres de ínfima reputación y personas sucias y viles. Si los humanoides en mención tuvieran un poquito de cerebro sabrían que los buitres, al deshacerse de la carroña, no solo nos hacen un favor a los seres humanos sino también al medio ambiente; que las mulas son animales curiosos que generalmente no permiten que sus jinetes vayan por caminos peligrosos; que las zorras son madres dedicadas y amorosas que al caer en trampas prefieren cercenarse las patas para ir a atender a sus crías y que los cerdos son animales inteligentes y limpios que sólo utilizan el lodo para refrescarse en los días calurosos.

Es parte de mi karma encontrar a gente como esta casi a diario. Después de la oportuna explicación, algunos se quedan pensando en la veracidad del mensaje y otros se alejan mirándome con expresiones catatónicas que reflejan el vacío en su cavidad craneana.

En el entretiempo, entendamos entonces que las comparaciones peyorativas con nuestros hermanos animales jamás son verdaderas o exactas. Su correcta interpretación debería siempre implicar un elogio para una especie que lamentablemente ha dedicado la mayoría de su tiempo a fomentar guerras, problemas, odios y crueldades (con ciertas honrosas excepciones, por supuesto).

Sigamos entonces siendo tan trabajadores como las hormiguitas, nobles como los asnos, valientes como el león, astutos como el zorro y amigos del medio ambiente como las cucarachas.

Escucha esta canción de Roberto Carlos y date cuenta lo cierta que es.

 

Tags: , ,