RSS

Monthly Archives: October 2012

La Feria del Señor de los Milagros

Les dejo aquí este genial artículo escrito por un amigo de los toros, el mordaz periodista peruano, César Hildebrandt:

No se la pierda. Allí estará la tradición reunida, la federación nacional de moho humeando cohíbas, un montón de señorones que aman las botas en todo el sentido de la frase. Y las damas, claro, venidas desde lejos, de los tiempos de cólera y la hacienda San José moliendo negros.

También habrá intelectuales, por supuesto. Gente ruda que podría patear a un perro por la espalda si se hace la pichi en la alfombra falsamente persa. Hombres que podrían plagiar y negarlo, hacerlo y negarlo, decirlo por lo bajo y negarlo tres veces sin ser Pedro. Y habrá paisanos en los burladeros exhalando el olor a la tradición: aceite multihervido, chanfainita en panca, sobacos de morado místico, un poco de pezuña y sangre de toro.

El capellán de Acho dará misa recordándonos que la iglesia y sangre son una sola entidad y que por eso está también el señor de los milagros para proteger a los palurdos vestidos de culo vistoso y chalequito.

Se pedirá más sangre de cualquiera de los dos, no importa, pero la sangre será, con en el 99.9% de los casos, del cuadrúpedo. Y los entendidos harán  sus comentarios mascando el puro hasta hacerlo chorrear.

No faltará el marqués de no sé qué, que, en vez de cocinar cochinillos como sabe, se dedica al arte de prestarle su grafomanía a este asunto que nada tiene de arte y sí mucho de navajería.

Habrá, criminalmente, niños de siete años construyendo como un lego su crueldad, la que necesitarán cuando hereden el imperio familiar. Porque la dureza no es sólo una teoría sino que una adquisición de los sentidos: si no ves desangrarse a un toro, ¿Cómo harás después para acusar de ladrón a este sindicalista que te friega la fábrica? .

Habrá algunos asombrados funcionarios de entidades extranjeras, en cuyos países se ha prohibido el espectáculo. Y estará por allí un diplomático inglés que, Partagás en mano, se levantará a aplaudir en el momento menos indicado. Para el súbdito de un país que jugaba al tiro al blanco con indios, Boers y chinos esto de matar bestias en un ruedo como que suena misterioso todavía.

De España heredamos este idioma incomparable, estas mujeres que aturden, este Góngora y este Goytisolo. Mucho le debemos a España. Pero si yo pongo en el otro platillo de la balanza esta sordidez de los toros les juro que renunciaría a los clásicos españoles, a Miguel Hernández y a Buñuel, renunciaría a Castelar y a Azaña, a Goya y a Velázquez, con tal de no tener que ver en “El Comercio” y en “Expreso” esas páginas cretinas dedicadas al sadismo bípedo. Si pudiera retroceder la historia, en suma, preferiría que no nos hubiesen conquistado los españoles. Hubiese preferido a los holandeses que desembarcaron más al norte, a los italianos que no existían, a los turcos que sitiaron Constantinopla, a los portugueses que, por lo menos, no matan al toro.

Tendría que desprenderme de mi amor por Juana la Loca, es cierto, y tendría que renunciar a las cajas de Cigala, también es cierto, pero no tendría que soportar a tanto canalla hablando de poesía cuando la sangre salta de una arteria y empapa el lomo manso de esa bestia que no sabe qué le está pasando.

 
Leave a comment

Posted by on October 30, 2012 in Corridas de toros

 

Tags: ,

Cómo hacer un sweater para tu perrito

En mi opinión, los perros no deberían llevar vestidos de ningún tipo porque para eso tienen su propia piel; pero puedo hacer una excepción cuando se les pone una camisetita cómoda y holgada o hasta un pequeño disfraz que no los moleste o perjudique. Lamentablemente, la gente no necesariamente sigue estos consejos obsesionada en que su perro luzca lindo, cuando en realidad el animal no lo disfruta.

Esta es una idea que una amiga me envió especialmente pensada para perritos muy pequeños. La parte interesante de la misma es que el sweater se confecciona con una media o calcetín, haciendo de esta idea una opción barata, accesible y creativa.

Aquí te dejo el video instructivo:

 
Leave a comment

Posted by on October 29, 2012 in Animales de compañía

 

Tags:

El alto precio de la violencia

El lenguaje que usamos a diario o el que manejan los medios, muchas veces, no ayudan a establecer lo que los activistas por los derechos de los animales deseamos que el público entienda. Y en el caso de la yegua Lamar, esta no ha sido la excepción.

Los diarios la llaman un “ejemplar” nacido hace ocho años y destacan que estuvo “al servicio” de la Policía Nacional todo este tiempo. Pues bien, hay que corregir que Lamar nunca fue un ejemplar; fue un ser viviente con intereses y derechos propios que nunca pudo ejercer porque se convirtió en esclava de las decisiones y deseos de la policía.

Me parece bien que la hayan enterrado con honores; pero lo mejor que la policía podría hacer para honrar su muerte, sería desactivar para siempre a la Policía Montada y utilizar métodos acordes a la época. El glamour de utilizar caballos para aprovecharse de su majestuosidad y belleza es algo completamente arcaico, y como lamentablemente se pudo comprobar, excesivamente peligroso para los caballos y los humanos que intentaron manejarlos.

Lo que pedimos los peruanos humanitarios y racionales es justicia, no solamente para los policías abatidos sino también para los caballos que vanamente exponen sus vidas frente a turbas de cobardes e ignorantes asesinos, que en su sed de violencia y desadaptación, son totalmente incapaces de distinguir entre un representante de la ley y un animal noble que nada tiene que ver con los líos políticos o sociales de los hombres.

Debemos tener presente que no hay mayor perfección en la naturaleza que la que se aprecia en los movimientos de un caballo; pero en los de un caballo libre.

Como es típico en Latinoamérica, tienen que pasar cosas trágicas, una y otra vez, para que tanto el público en general como los responsables de las mismas, puedan abrir los ojos y trabajar en la prevención de actos vandálicos y crueles como los que hemos tenido que presenciar en los últimos días.

No cuestiono la pena y el sentimiento de los policías que la enterraron con honores póstumos. Ella, en un solo casco de sus patas, tuvo más honor que la totalidad de la chusma cruel que la golpeó brutalmente con un bloque de concreto.

Ahora, las personas decentes de Lima, aquellas que valoran la justicia, deben poner todo de su parte para identificar y castigar, con todo el peso de la ley, a los asesinos que la ajusticiaron. Esa será la mejor manera de rendirle los honores que verdaderamente se merece.

 
Leave a comment

Posted by on October 28, 2012 in Animales de compañía

 

Tags: ,

Hija de tigresa, pintita

Mis amigos mexicanos siempre utilizan esta frase que en la mayoría de los países de Sudamérica se traduce como “del tal palo, tal astilla”. Y en el caso de mi madre y el mío se aplica en el aspecto más importante de mi vida.

Las relaciones entre hijas y madres a veces no son las mejores del mundo; sobre todo cuando dos caracteres y personalidades fuertes se encuentran. Ese fue el caso entre nosotras también. Pero el tiempo, la madurez, la distancia y la sabiduría que nos da la vida, nos enseña tarde, pero aún con tiempo, a no juzgar los errores cometidos y a ver con buenos ojos lo más positivo de esa relación.

Mi madre me dio muchos buenos ejemplos. Mi sentido del deber, de la puntualidad, del esfuerzo en el trabajo, son algunas de las cosas que le heredé. Pero también le heredé la tendencia a una excesiva preocupación o a una crítica mordaz que hasta ahora trato de controlar. Mi mamá, quizás en su preocupación por ser la estrella de un manual de madres que no existe, se preocupó por demás. No terminaba yo de estornudar por alguna razón puramente ambiental, y ella ya estaba lista con el termómetro en la mano. Todo ese entrenamiento casi obsesivo, nos sirvió años después cuando sí estuve delicada de salud y a punto de perder la vista. Fue ella, junto con mi papá, quienes no dudaron ni un segundo en proporcionarme una córnea nueva (y me imagino muy cara) con la que puedo seguir sirviendo a la causa de los animales.

Es cierto que tenía que esconderme de ella para disfrutar de helados de hielo vendidos en bolsas de plástico, seguramente manipuladas antihigiénicamente, o para comer turrones vendidos en una litera por un señor que no se veía necesariamente limpio, pero fue también gracias a ella que no probé la carne de cerdo hasta mis años universitarios cuando alguien me ofreció un sándwich de jamón.

El mejor legado de mi madre es que, desde una temprana edad, me inculcó la bondad y la compasión por los animales. La recuerdo siempre juntando restos de comida para repartirlos entre algunos “callejeritos” como los llama ella. Y esa es precisamente una de las historias que hasta ahora me repite, olvidándose tal vez que me la ha contado cientos de veces. La de una perrita que al tener la oportunidad de ser alimentada individualmente, corrió a buscar a sus compañeros guardianes de un garaje, para compartir la comida que mi mamá le llevó.

Pero la más célebre de sus historias era la frases que repitió cada vez que uno de esos callejeritos llegó para ser parte de nuestra familia. “Se puede quedar aquí sólo hasta que se le encuentre un hogar” –  decía ella, mirando al recién llegado de reojo – Pues ese plazo nunca se cumplió y siempre terminó en un compromiso de por vida hasta que cada uno de mis hermanos y hermanas pasó a esperarnos en el Puente del Arco Iris. Siempre fue ley impuesta por ella no recordarles sus tristes pasados callejeros para solamente concentrarse en el hecho de que ahora se les daba amor, un hogar de por vida y eran felices.

Todos los perros que llegaron a nuestra casa han sido más hijos de ella que yo. Y la verdad, lo entiendo muy bien porque ellos nunca le fallaron, ni la molestaron, ni la juzgaron. Más bien la consolaron, la acompañaron en sus tristezas y alegrías y le hicieron la vida más llevadera. Jamás me animaría a competir con mis hermanos de cuatro patas porque saldría perdiendo.

Y ya entrada en sus años plateados, hizo la conexión y entendió casi completamente que una de la mejor manera de ayudar concretamente a los animales, es dejar de comerlos. Es probable que en algún momento sus médicos (porque tiene varios, aunque en mi opinión no los necesita) o sus conocidos la hayan influenciado para salirse de la línea; pero para eso estoy allí yo, proporcionándole la información fidedigna y correcta sobre el mito de la proteína animal que no necesita y alentándola en su dieta vegetariana que la mantiene muy bien a sus 83 años y la hace capaz de resolver gigantescos geniogramas recordando en breves segundos los nombres de autores, ríos u obras literarias que la mayoría de la gente tiene que buscar en el Internet. Si alguien así de mayor pudo ser capaz de hacer la conexión, cualquier otra persona también puede hacerlo. Es lo que ella responde cuando la gente le dice que ella no representa para nada su edad.

Las relaciones de madre e hija son difíciles y hasta extremadamente complicadas porque generalmente las dos quieren o anhelan un tipo de relación diferente. Yo no creo en la idea de que los padres y los hijos sean amigos, pues pienso que cada quien debe cumplir su debido rol. Y tampoco hubiera podido soportar a una madre extremadamente pegajosa. Desde niña fui un espíritu muy independiente y tal vez eso no es lo que ella deseaba; pero, con el transcurso de la vida, hemos llegado a entendernos.

El mejor regalo que me pudo dar no fue darme la vida, ni trabajar duro para mantenerme, ni velar mi sueño cuando estuve enferma. El mejor regalo que me diste, mamá, fue abrir mi corazón, mi alma y mi mente a la causa sagrada de los animales. Tal vez la primera vez que te vi sentir compasión por un perro callejero, enfermo o hambriento, no te diste cuenta de la magnitud del ejemplo que dejabas en mí; pero ahora, más de medio siglo más tarde, te puedo asegurar, con la convicción del camino recorrido, que ese simple acto de bondad y respeto marcó mi vida para siempre y determinó mi destino y mi misión en este mundo.

¡Gracias mil por haberme enseñado el camino que hoy yo puedo enseñar a los demás!

 

Tags: ,

Cuando el talento sobra

Y para cerrar la semana con broche de oro, otros ejemplos más del exquisito talento de los animales. ¡Disfrútalos!

 
Leave a comment

Posted by on October 27, 2012 in Animales de compañía

 

Tags: ,

El lado alegre de las cosas

A veces me piden que no incluya videos gráficos; pero eso es algo que no puedo hacer. Hay gente que necesita verlos para hacer la conexión que los animales necesitan. Pero a ustedes les consta que siempre trato de ofrecerles una variedad de ellos.

Para balancear la situación ahora les envío estos maravillosos videos que de seguro alegrarán su corazón y tal vez los inspiren a hacer algo CONCRETO por los animales hoy mismo. ¿Es hora de comer en la parte del mundo en la que vives? ¡Pues esta es tu oportunidad de dejar de comerlos!

 
Leave a comment

Posted by on October 27, 2012 in Animales de compañía

 

Tags: , ,

Ejemplos a seguir

No es novedad saber que muchas veces los animales nos brindan miles de ejemplos de vida. Ejemplos de lealtad, de amor totalmente incondicional, de gratitud y de fortaleza.

En este fin de semana te dejo tres ejemplos de ellos: El agradecido león Christian, la loable labor de nuestros colegas de Villa Lorena en Colombia y la historia de la perrita Fe.

¡Disfrútalos y compártelos! 

 

Tags: , , ,