RSS

Violencia humana y crueldad contra los animales

21 Sep

Link

La crueldad puede definirse como una respuesta emocional de indiferencia o la obtención de placer en el sufrimiento y dolor de otros. Es un claro signo de disturbio psicológico. La crueldad hacia los animales se define como un comportamiento socialmente inaceptable que intencionalmente causa dolor, sufrimiento o estrés a un animal, pudiéndolo conducir a su muerte.

Cuando una persona incurre en actos violentos, existe una postura sádica frente a alguien que es más débil que él. En algun omento de su maduración, algunos niños exhiben una cuota de sadismo frente a los animales; pero cuando existe un goce en el sadismo y la actitud continúa, estamos frente a un caso patológico. El sadismo infantil se convierte en una estructura sadomasoquista que se concretiza en individuos golpeadores y maltratadores verbales y físicos.

La crueldad extrema por parte de los padres es un factor común entre aquellos que abusan de los animales. De acuerdo al psicólogo alemán Erich Fromm, quien se escapó del regimen nazista y se refugió en los Estados Unidos, las personas sádicas tienden a haber sido víctimas de castigos terribles. Por ende, es muy probable que el abusador de animales fue, así mismo, una víctima de abuso físico extremo. Es posible que algunos jóvenes se hayan convencido de su supuesta maldad proyectada sobre ellos por sus padres y se comporten de la manera que se espera de ellos. Algunos imitan la violencia familiar que es una forma de vida normal para ellos y otros utilizan a los animales como víctimas para demostrat su poder y autoridad o como chivos expiatorios por el enojo que sienten contra el mundo. Es claro que estos individuos nunca aprendieron a valorar la vida de los demás.

Los golpeadores amenazan, abusan o matan animales porque quieren:

  • Demostrar y confirmar su poder y control sobre seres indefensos o más débiles.
  • Aislar a sus víctimas.
  • Eliminar la competencia por la atención.
  • Obligar a la familia a mantener la violencia en secreto.
  • Enseñar sumisión a sus víctimas.
  • Vengarse de actos de independencia y autodeterminación.
  • Perpetuar el contexto del terror.
  • Prevenir que la víctima se vaya u obligarla a que vuelva.
  • Castigar a la víctima por haberse ido.
  • Degradar a la víctima al involucrarla en el abuso.

Es obligación de todo miembro de la sociedad reconocer el nexo existente entre el abuso a los animales y la violencia humana. Estas dos áreas están íntimamente relacionadas e interconectadas ya que el abusador, generalmente, aumentará su letalidad.

Hace unos años, la campaña First Strike de la Sociedad Humanitaria de los Estados Unidos (HSUS) demostró claros porcentajes de esta relación. Casi un cuarto de todos los casos de crueldad hacia los animales estudiado, involucraba alguna forma de violencia familiar. En el 13% de los casos de violencia doméstica, el perpetrador abusaba de su pareja y obligaba a la víctima a observar la crueldad hacia los animales. El 7% involucraba el abuso de niños y el 1% el abuso de personas de la tercera edad. En ambos casos el abusador obligaba a los niños y ancianos a ser testigos de la crueldad que ejercía sobre los animales.

Los animales de compañía son los blancos más comunes de la crueldad hacia los animales. En el 76% de los casos las víctimas eran perros y en el 19% eran gatos. Lamentablemente las otras especies animales también son víctimas de este abuso. Estos crímenes incluían balear, pegar, patear, acuchillar, quemar, ahogar, colgar, envenenar mutilar y abusar sexualmente de los animales.

Si bien es cierto que la violencia por parte de los niños y adolescentes es producto de diversos y complejos factores, la solución más viable es dar un buen ejemplo. Si demostramos una conducta inapropiada, desconsiderada y cruel frente a los animales, es muy probable que nuestros hijos sigan ese mismo camino. Por eso debemos inculcarles desde bebés, el amor a la naturaleza y los animales, además de tratarlos con respeto y consideración.

No hay que olvidar que el tema de la crueldad hacia los animales va mucho más allá del maltrato físico por parte de un sujeto psicológicamente enfermo. También existe la crueldad organizada y permitida por parte de industrias que los utilizan para dolorosos e innecesarios experimentos, en las granjas peleteras, en la producción de productos cárnicos y lácteos, en circos, zoológicos, rodeos, acuarios, corridas de toros, peleas de gallos, actos de brujería y otros rituales sumamente inhumanos.

La labor de los activistas por los derechos de los animales es verdaderamente ardua, pero por esa misma razón, debemos seguir educando e involucrándonos en esta lucha liberacionista. Nunca olvides que una de nuestras más importantes metas es la total erradicación de las barbaries que se cometen contra el maravilloso reino animal.

 

 

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: