RSS

Category Archives: Alternativas éticas

Miedo a la gente

afraiddog

A veces, los perros desarrollan temor a la gente por distintos motivos. Comúnmente, relacionan a las personas, o a un género en particular, con situaciones previas de abuso o explotación; pero todo ese pasado tenebroso y de opresión puede ser subsanado con el amor y la devoción que el nuevo guardián pueda otorgarle al animalito.

Cuando los perros sienten miedo de la gente podrían esquivar la mirada, esconder su cola entre las piernas, esconderse, acobardarse, o temblar incontrolablemente. Algunos otros podrían ladrar, gruñir, o tratar de morder. Pero, es oportuno recalcar que los perros que tienen miedo de la gente en general, tienden a ser muy amistosos con las personas que conocen.

Algunas veces, la inclusión de un especialista en comportamiento animal podría ser necesaria; pero, en general, estos consejos te ayudarán a que tu perro no sienta tanto temor a la gente y se adapte rápidamente a ellos.

  • Dale a tu perro un lugar especial para él como un canil, o una camita para que si el perro quiere alejarse de la gente pueda tener un lugar familiar y seguro adonde ir.
  • Pídele a la gente a la que tu perro le tiene miedo que se sienten y que no lo miren directamente a los ojos. Luego, haz que le tiren bocadillos deliciosos. Si tu perro se los come, pídeles a las personas que tomen el bocadillo en sus manos y se lo ofrezcan a tu perro para ver si tu perro se les acerca para comérselo.
  • Pídeles que nunca se le acerquen directamente, pues esta acción podría asustar mucho a tu perro.
  • Pídeles que no intenten acariciarlo a no ser que tu perro se les acerque voluntariamente y quiera ser acariciado. Un perro demuestra que quiere ser acariciado cuando inclina su cabeza frente a ti o cuando te da topes con su cabeza tratando de llamar tu atención.
  • Si a tu perro le gusta jugar, dale su juguete favorito a la persona y pídele que intente jugar con tu perro.
  • Algunas veces, lo mejor es ignorar el comportamiento temeroso de tu perro. Deja que tu perro se retire a un lugar en el que se sienta seguro si eso es lo que quiere hacer, o que se acerque a ti sin que tú le prestes mucha atención.
  • Nunca empujes a tu perro para que conozca a la persona nueva. El hecho de forzar a tu perro para que sea acariciado por una persona a la que no conoce puede incrementar el temor de tu perro o puede forzarlo a morder. Deja que tu perro te demuestre cuando está listo para conocer a un extraño. Por ejemplo, cuando acepte un bocadillo, mueva la cola o quiera jugar con la persona que acaba de conocer.
  • No lleves a tu perro a lugares donde hay mucha gente (fiestas, desfiles, estadios, etc.). Esto hará que tu perro sienta más miedo de la gente y ni tú ni tu perro tendrán un día divertido.

Cuando tienes un perro que tiene miedo de la gente, muchas personas, que no entienden completamente la situación, te dirán que tu perro sólo necesita “socializarse”. Pero es importante saber que la mejor etapa para la socialización de un perro sucede entre las tres semanas y los cuatro meses de vida del animal. Por supuesto que un perro puede socializarse después de este tiempo; pero si se trata de un perro que siente temor de la gente, este proceso debe hacerse lenta, gradual y cuidadosamente.

Advertisements
 

Tags: , , ,

¿Los helados son buenos para los perros?

DogsIceCream

Donde vivo actualmente la presencia del heladero del barrio se hace notar con una melodía pegajosa, repetitiva, casi antipática; muy diferente a la corneta tradicional de los heladeros de la D’onofrio que, al convertirme en vegana, cambié por los helados de hielo o los sorbetes de fruta.

Uno de mis vecinos, siempre manda a su perrito a que haga cola cuando los niños del barrio hacen fila para comprarse un cono. Su perrito, al cual no me han presentado formalmente y por ende desconozco el nombre, espera pacientemente con una bolsita en la que lleva el precio exacto del cono el cual dura aproximadamente 10 segundos en su hocico. Aunque me gustaría mucho que niños y perros compraran y consumieran helados veganos, me da mucha gracia ver al animalito en cuestión esperando y degustando su helado y es por eso que, el otro día, me acerqué a conversar con su guardiana. Una de las cosas que ella me preguntó era si estaba bien que su perro consumiera helados. Quedé en responder a su pregunta después de investigar un poco y esto es lo que descubrí.

Algunos veterinarios están en contra de dar golosinas humanas a los perros debido al daño que éstas les pueden causar a sus dientes, estómago, hígado y peso; pero hay otros que afirman que sí se les debe dar helados, pero solamente si son hechos en casa. Obviamente, si tu perro tiene alguna condición física específica o está a dieta, debes consultar con su veterinario.

A los perros les encantan los adoquines o los helados de frutas. Entre ellas, pueden comer: arándonos, plátanos, manzanas, peras, mangos, papayas, melones, ciruelas y naranjas. Todas estas frutas sin semillas, por supuesto.

Todas estas frutas son beneficiosas para sus dietas pues están llenas de antioxidantes y fibra. Es muy importante entender que no se les deben dar grandes cantidades y se debe evitar el azúcar y la lactosa ya que algunos perros pueden ser intolerantes a ella.

Recuerda que el helado puede constituir un postre o un bocadillo para tu perro, pero nunca debe reemplazar a su alimentación balanceada.

Y como en esta parte del mundo el calor aún continúa, te dejo entonces una rica receta para que premies a tu engreído con un sabroso helado:

Ingredientes:

  • 4 tazas de yogurt vegano.
  • ½ taza de mantequilla de maní.
  • 1 taza de fresas frescas, lavadas y secas.

Preparación:

Coloca todos los ingredientes en un tazón. Mézclalos hasta que obtengas una mezcla homogénea. Coloca la mezcla en un recipiente que se pueda congelar. Si quieres puedes utilizar una cubetera o adoquinera. Cubre el recipiente y congela la mezcla por 24 horas. La mezcla tendrá una textura diferente al helado que come la gente, pues no será ni tan cremosa, ni tan suave.

Finalmente, dale un abrazo a tu perro ¡y dale su helado!

 

Tags: , ,

¡Boicot al aceite de palma!

orangutanes

La gran mayoría de las personas, seducidas por las promesas que ofrecen las propagandas o creyendo que su bolsillo no se verá tan afectado, no tiene la costumbre de leer las etiquetas de los productos que compra. Generalmente, y creyendo que le hacen un favor a su economía, optan por los productos más baratos, que a la larga, siempre le resultan caros a alguien.

En este caso, el aceite de palma se constituye como un producto que parece ser inofensivo pero que al esconderse en productos de consumo diario o en cosméticos, resulta letal para especies animales que luchan arduamente por sobrevivir.

En la actualidad, miles de personas que se autodenominan “ambientalistas” desconocen que, usado como aditivo en jabones, cosméticos, alimentos, o procesado como biocombustible, este tipo de aceite y todas sus variedades es uno de los principales culpables de la crisis medio ambientalista de estos tiempos.

El aceite de palma proviene de las selvas de Indonesia y Malasia en las que más de 65,000 kilómetros cuadrados ya han desaparecido para dar lugar a las plantaciones de aceite de palma. La quema de estas áreas produce tal cantidad de dióxido de carbono que Indonesia es considerada el tercer país que más contamina al mundo. Y por si esto no fuera lo suficientemente terrible, la mayor desgracia de la producción del aceite de palma es la destrucción total del hábitat de orangutanes, rinocerontes de Sumatra, tigres y otros animales en peligro de extinción.

El aceite de palma se encuentra escondido en muchísimos productos de consumo diario: brillo de labios, jabones, chocolates, barras energéticas, galletas saladas, donas, palomitas de maíz para micro ondas, y algunos productos de marca altamente reconocidos como los chocolates Hershey’s Kisses y las galletas Oreos. En los Estados Unidos, este letal aceite incluso estaba presente en las tradicionales galletas que las Girls Scouts venden cada año en grandes cantidades; pero gracias a la oportuna y consciente intervención de dos de sus miembros, Madison Vorva y Rhiannon Tomtishen que se negaron a venderlas, la organización hizo que el aceite de palma fuera reemplazado por otro ingrediente.

La indiferencia del público respecto a la nocividad de este aceite es indignante puesto que puede ser fácilmente reemplazado por otros aceites vegetales saludables. Cada una de las 30 millones de toneladas que se usan anualmente en todo el mundo puede ser reemplazada, por ejemplo, por aceite de canola proveniente de áreas donde no se incurre en ningún tipo de desastre ecológico.

Miles de orangutanes no solamente han perdido sus hábitats sino también la vida debido a las plantaciones de aceite de palma que, en su afán de lucro desmedido, no son conscientes del daño irreparable que ocasionan a estos nobles animales. Muchos voluntarios en Indonesia y Malasia han recibido un entrenamiento especial para intentar rescatar a los orangutanes bebés que perdieron a sus padres y familiares debido a la explotación del aceite de palma. Los voluntarios emiten una mezcla de sonidos similares a los que una mamá orangután produciría cuando está con sus hijos y eso les ayuda a que los bebés aprendan a tenerles confianza. Sin los cuidados de estos voluntarios los bebés orangutanes no tendrían ninguna posibilidad de sobrevivir. Los bebés que llegan a los santuarios son extremadamente vulnerables y encuentran muy estresados luego de ver morir a sus padres o de perder su hábitat y a sus congéneres.

Los orangutanes son una de las especies más amenazadas en Indonesia y, muy frecuentemente, la policía tiene que intervenir y arrestar a gente que los maltrata. Hace quince años toda el área de Burmeo estaba poblada de bosques que eran los hogares de los orangutanes, pero cuando las plantaciones de palma y las minas de carbón se expandieron, el calvario de estos inteligentes simios empezó. Los orangutanes no solamente son expulsados o asesinados sino que también son vendidos a quienes los quieran comprar por ínfimos precios. Es muy probable que esos traficantes los terminen vendiendo a circos o a zoológicos de dudosa reputación.

Los dueños de las plantaciones niegan todas las acusaciones pero el problema mayor se concentra en el hecho de que si no se actúa en defensa de estos animales, ellos terminarán extinguiéndose en un tiempo récord.

Cerca del 90% de los orangutanes viven en Indonesia y es por eso que, aunque el gobierno de ese país se ha comprometido a proteger a estos primates, aún no hacen nada concreto por eliminar las plantaciones de palma.

Pero, ¿quién tiene el poder de detener la masacre de los orangutanes en un plazo más corto? Es el público consumidor quien puede cambiar el destino de todos estos animales que, a pesar de estar parcialmente protegidos por la ley, siguen muriendo por miles. Una de las maneras más efectivas  de terminar con este tipo de explotación es iniciar un boicot total a los productos que aún utilizan aceite de palma. Y este boicot no consiste en sentarse y quejarse en las redes sociales sino en tomar una posición activa y efectiva. Es también importante educar a todas las personas que conozcamos sobre lo que les sucede a los orangutanes, enseñándoles a leer las etiquetas de los productos que contienen aceite de palma y a optar por alternativas libres de crueldad.

Es cierto que el activismo por los derechos de los animales muchas veces comprometerá nuestras decisiones; es también cierto que implicará sacrificios en nuestras acciones y preferencias diarias, pero, al poner en la balanza, nuestras costumbres y el valor de la vida de un animal, creo que la gran mayoría de las personas empáticas y conscientes, elegirán salvarle la vida a los animales y al planeta antes de parecer crueles y totalmente egoístas.

A la gran mayoría de activistas por los derechos de los animales no nos importa hacer ningún tipo de sacrificios si la meta final es ayudar a los animales; pero a algunas personas se les hace difícil, por ejemplo, dejar de consumir o comprar sus productos favoritos a pesar de saber que al hacerlo, contribuyen a la explotación de los animales. Asimismo, debemos hacer hincapié que el consumidor promedio, activista o no, en la mayoría de los casos, desconoce si hay algo oculto o turbio en el producto que consume, especialmente si no se establece una relación directa con la explotación de los animales.

Un caso típico es el consumo de Nutella, una crema dulce de avellanas que fue creada en 1965 por Pietro Ferrero como reemplazo a la ausencia de chocolate durante la guerra. Uno de los principales ingredientes de esta crema (que no es vegana) es el aceite de palma y ya sabemos que este aceite es el principal culpable de la crueldad contra los orangutanes, del daño total a ecosistemas irremplazables y del agravamiento del cambio climático.

A pesar del grave daño al medio ambiente y a sus criaturas, organizaciones como Greenpeace no han atacado frontalmente a dicho producto. Para quienes trabajamos en organizaciones de defensa animal serias y consecuentes esto no es una sorpresa. Nunca faltan las posiciones tibias, hipócritas o cómplices en las que los enemigos de los animales no llegan a ser “tan malos” o “tan crueles” después de todo. Estas posiciones que solamente indican una clara traición a los animales, generalmente están motivadas por motivos económicos, de lucro o conveniencia.

Cuando alguien decide dedicar su vida a la causa de los animales, el compromiso debe ser total y consecuente. La lealtad al movimiento debe ser una prioridad infaltable pues estamos involucrados en un tema de justicia social. ¿Podríamos trabajar por los derechos de los niños y determinar que la violación de una niña de 12 años no es tan mala como la violación de un bebé? ¿Podríamos aceptar que una mujer golpeada a puño limpio es menos víctima que una abusada con algún instrumento de tortura? Lo mismo sucede en el mundo de la defensa animal donde algunas organizaciones siempre encuentran excusas para los abusadores de los animales.

Ese es el caso de Greenpeace que afirma que el boicot contra Nutella no debería suceder porque no es el único producto que utiliza aceite de palma. Es más, afirman que la compañía está realizando “grandes esfuerzos” para comprar su aceite de palma de proveedores que operan con responsabilidad ambiental. Los “grandes esfuerzos” no les sirven de nada a los animales, sobre todo cuando el fabricante de Nutella tiene la capacidad de reemplazar ese nefasto ingrediente sin alterar el gusto de la crema. Como siempre, el factor económico está presente; como siempre, para ellos es más fácil permitir la explotación de un animal inocente y destruir el medio ambiente mientras sus arcas se llenan de dinero corrupto y manchado de sangre. Su mejor aliado es el consumidor ignorante, indeciso, indiferente o egoísta a quien solo le importa tener disponible su crema favorita.

Consumir productos confeccionados con aceite de palma tampoco es favorable para la salud ya que pese a su origen natural, se está consumiendo grasa saturada que incrementará el colesterol y si a eso añadimos el empleo de niños en los campos de cultivo y las inseguras y precarias condiciones de trabajo en ellos, la situación empeora notablemente.

La elección ética y decente es simple. Consumir aceite de palma, en cualquiera de sus formas, es perjudicial para el medio ambiente e implica crueldad contra los animales. Punto final. Por lo tanto, si queremos ayudar a los orangutanes, animales fascinantes e inteligentes que definitivamente merecen vivir en paz en su ambiente natural, libres de cualquier tipo de crueldad.

 

Tags: , , , ,

Jesucristo sigue esperando

malnacidos HDP

Aunque técnicamente laico, el Perú no es un país en el que todas las religiones tienen exactamente la misma importancia y consideración. La religión católica ha estado involucrada en la vida social, política y económica de los peruanos desde que el cura agustino fray Vicente de Valverde entró a la Plaza de Armas de Cajamarca el fatídico 16 de noviembre de 1532.

En la actualidad, una gran cantidad de católicos decepcionados de su iglesia original han optado por convertirse en evangélicos ante la molesta mirada del clero y el rechazo de católicos empedernidos que no dudan en cerrarles la puerta en la cara cuando llegan a predicar su versión de la palabra de Dios. Lima está llena de ventanas que lucen stickers en los que lee: “esta casa es católica”.  Si los católicos creen que esta es la manera más efectiva de persuadir a los persistentes evangélicos o testigos de Jehová, están muy equivocados. De la misma manera, si un católico promedio inicia una conversación sobre la Biblia con ellos, es muy probable que no puedan presentar muchos argumentos por el simple hecho de que la gran mayoría de ellos no tiene la menor idea de lo que dice la Biblia. Como buenos “católicos de botica”, (que toman de su religión sólo lo que les conviene y cuando sea necesario) se conforman con la lectura bíblica de los domingos que el cura de su parroquia presenta entre los bostezos y el aburrimiento de la masa.

Y es precisamente esta ignorancia teórica e histórica la que hace a esa religión y a sus líderes totalmente inconsecuentes y anacrónicos. No tenemos que remontarnos a los inicios del pontificado para darnos cuenta quiénes y cómo se nombraban a los Papas; cómo éstos llegaban al poder y – lo más importante – cómo utilizaban su poder e influencia para conseguir lo que querían, para hacerse más ricos o para servir  a los intereses de quienes los mantenían en ese alto puesto.

Ya es hora de que la gente entienda que el Papado no es un puesto moral o espiritual; es un puesto altamente político que sobrevive en los tiempos modernos basándose en las influencias que genera. Miles de seguidores reconocen su autoridad y contribuyen, directa o indirectamente, a su permanencia; pero son realmente escasos los que son prueba viviente de las claras enseñanzas de Jesucristo. El verdadero Jesucristo, aquel que la iglesia católica ha desfigurado, Jesucristo el esenio era humilde, compasivo, vegetariano, y limpio en cuerpo y espíritu; en toda la extensión de la palabra, era un espíritu superior y de luz. Nada de esto se compara con una iglesia que elige ser sorda y ciega al sufrimiento no solamente de la humanidad, sino también al de los animales.

Muy pocas personas saben que ellos fueron los verdaderos fundadores de lo que más tarde se convertiría en la cristiandad. Santa Ana,  José y María, Juan el Bautista y Juan el Evangelista fueron esenios y es muy interesante saber que ellos podían diferenciar entre las almas despiertas, las que estaban parcialmente despiertas y las que aún estaban dormidas. Su tarea era principalmente ayudar a que estas últimas progresaran. Sólo las almas que se consideraban despiertas podrían recibir la iniciación en los misterios de la Fraternidad Esenia, integrada por hombres y mujeres que conocían las sagradas escrituras de múltiples religiones de las que obtenían los mejores conceptos. Entonces comenzaba para ellos el sendero de evolución, que ya no se detiene más a través del ciclo de sus encarnaciones.

Asimismo, Jesucristo instruyó a sus seguidores esenios a tomar el voto nazareno de no volver a comer carne ni tomar bebidas fermentadas nunca más. El Maestro dijo que si alguno ingería carne o tomaba alcohol, no podía recibir su palabra. Esta disciplina era aplicable tanto en el aspecto externo de la vida, como en el interno. El Maestro enseñaba que el vegetarianismo físico tenía que complementarse con el vegetarianismo psíquico, con una actitud de vida interna llena de una moralidad viviente, de un activismo pacífico, de una voluntad tenaz y serena, y de una mente clara y abierta.

Entonces, una iglesia que va precisamente en contra de estos principios, es una iglesia traidora y corrupta; totalmente deformada de sus principios originales y eso es lo que la gente pensante ve con sus propios ojos cada vez que presenciamos, por ejemplo, la impunidad existente en los casos de curas pedófilos y en los espectáculos donde se torturan y masacran a miles de animales utilizando los nombres y los símbolos de una iglesia que por un lado es indiferente al enseñamiento de las verdaderas bestias en contra de un animal indefenso, y que por el otro, se llena la boca para predicar mensajes de paz, de amor, de solidaridad cuando en verdad son solamente palabras falsas, vacías, incoherentes.

La masa católica hipócrita se cuida mucho de no contribuir a la masacre diaria de animales en sus platos, pero no tiene empacho en comer pescados sofocados y con las entrañas desgarradas durante su celebración de Semana Santa. Esa semana no tiene absolutamente nada de santa, pues es una celebración al martirio, a la culpa, al dolor, a la tortura. Jesucristo, al ser el cordero de Dios, terminó con todas esas prácticas arcaicas y trajo un mensaje verdaderamente compasivo, humanitario y revolucionario que la iglesia católica se encargó de sepultar al escondernos la verdad de su doctrina pues la verdadera doctrina de Jesús no coincidía y más bien repudiaba al lucro, a la ambición, al boato, a la ambición.

Jesús fue humilde desde su cuna y nació rodeado de los animales que abrigaron su desnudez y su pobreza. Entró gloriosamente a Jerusalén montado en un noble burro. Aquel mismo animal al que sus falsos seguidores castigan y hacen trabajar hasta morir fulminados por un peso superior a sus fuerzas o víctimas de un látigo cobarde. Jesús amaba y respetaba tanto a los animales que no se los comía y amó tanto a los seres humanos que se sacrificó por ellos. Es realmente una lástima que su sacrificio haya sido en vano porque son muy pocos sus verdaderos seguidores. Pero aquellos que usurparon su iglesia y tergiversaron sus valores para su conveniencia, continúan pisoteando su legado. Todo aquel que masacra a un inocente toro haciéndolo que se ahogue lentamente en su sangre, todo aquel que mutile su cuerpo, todo aquel que bendiga sus instrumentos de tortura y todo aquel que se siente a regocijarte en su sufrimiento es un ser maldito que se consumirá en el infierno que ellos también crearon para intimidar a los crédulos.

Apelar al sentimiento, a la racionalidad o a los datos históricos que abundan, no es suficiente para estos seres diabólicos, para los que visten hábitos y sotanas y para los Mefistófeles de a pie; los que se cruzan con nosotros a diario, enorgulleciéndose de sus mal habidas acciones en contra de los otros seres de la creación. Cientos de santos e ilustres personalidades de esa iglesia corrupta han considerado a los animales nuestros animales; pero eso no tiene ninguna validez ni para el Papa ni para su curia o sus seguidores. Las bendiciones a los matarifes abundan, las misas en las capillas de los cosos taurinos le piden a Dios protección para el asesino y sus premios a la tortura llevan los nombres de santos patrones engalanados de oro y plata.

Las bulas, las leyes de protección y el llamado a la cordura no tienen aceptación en curas y monjas que lucran con el sufrimiento de los animales y de la gente. El cura que se sienta en Roma no tuvo empacho en decir que “El paraíso está abierto a todas las criaturas de Dios” pero está más que presto a distraerse con un pequeño tigre de circo que seguramente fue arrebatado de su medio natural y de su familia. Uno de sus secuaces, el padre Benedettini, subdirector de la Oficina de Prensa del Vaticano, dice que su jefe “está en armonía espiritual con toda la creación”, ¿cómo lo demuestra? permitiendo que un escapulario taurino en Lima, Perú, lleve el nombre del Señor de los Milagros. En una de sus alocuciones dominicales el 14 de enero de 1990, dijo que “los animales poseen un soplo vital recibido de Dios”, citando los Salmos 103 y 104, y reconociéndoles, por tanto, como “almas sensitivas”, ¿Y qué hace en la práctica diaria? Presta oídos sordos y mira hacia el otro lado cuando los activistas del mundo entero le solicitan, le piden y hasta le suplican que públicamente termine su colaboración con la tortura animal.

La palabra “animal” proviene de la palabra latina “anima”. Y está probado hasta el cansancio que los animales la poseen a un nivel aún más alto que los humanoides que caminan erguidos pero que tienen el alma torcida.

Monseñor Mario Canciani, fallecido en el 2007, prelado, teólogo, exégeta, filósofo y biblista afirmó en su libro “En el Arca de Noé: religiones y animales” que los animales no solamente tienen alma, sino que en el paraíso hay un lugar para ellos. Canciani fue durante años párroco de la iglesia de San Giovanni dei Fiorentini, muy cerca del Vaticano, y permitía y animaba a los fieles a que fueran a misa acompañados por sus perros, gatos y demás animales que convivían con ellos. Estas son las honrosas excepciones que deberían ser la norma vigente. Estas son las voces que deberían invadir los sermones de toda iglesia pues el mensaje de Jesús fue siempre un mensaje de denuncia, de emplazamiento a los cobardes, a los crueles, a los déspotas y a los hipócritas.

Es también Canciani quien, en otra de sus obras, “La Última Cena de los Esenios, nos enseña sobre la tesis histórica que sostiene que Jesucristo, al celebrar la pascua con el calendario esenio, y él mismo habiendo sido formado en esa comunidad, que era vegetariana y no aceptaba los sacrificios animales, no pudo haberse alimentado en aquella ceremonia con carne de cordero, sino que se inmoló él mismo como tal, salvando a un inocente.

¿Cómo se entiende entonces que, según la iglesia católica, los animales sean merecedores del paraíso en el otro mundo, pero en la tierra sus representantes y sus seguidores los hagamos vivir en un infierno?

¿Qué hay de católico, de cristiano, o de humanitario bendecir a los asesinos y pedirle a Dios que proteja sus vidas antes de las corridas? ¿Por qué se permite que crueles monjas acepten donaciones procedentes de la tortura o que se tomen fotografías en un templo posando con la encarnación satánica de un asqueroso torero? ¿Y todas las fiestas patronales en las que no falta ni el alcohol, ni la brutalidad, ni la ignorancia, ni la tortura animal? ¿Dónde está la caridad cristiana, el respeto a la obra de Dios? ¿Cree el Papa y todo su séquito que se debe permitir que esas turbas de borrachos indeseables realmente honran a un santo o a una virgen con estas acciones execrables?

Las excepciones a esa regla de maldad ya no existen. Solamente nos dejaron sabias enseñanzas que nadie ni recuerda, ni respeta. San Francisco de Asís, a la cabeza de todos, siempre viviendo lo que predicaba al decir que toda criatura en desgracia tiene el mismo derecho a ser protegida porque son nuestros hermanos; San Antonio Abad, vegetariano y fundador del movimiento eremítico, defensor y sanador de animales. Este santo, representado con un cerdo a sus pies, curaba a los animales heridos. Un día se le acercó una jabalina con sus crías, que estaban ciegas, y San Antonio Abad (o San Antón, como también se le conoce popularmente), les curó la ceguera. A partir de ese momento, se convirtieron en sus fieles acompañantes; San Roque, patrón de los perros en América Latina, quien después de vender su herencia familiar y entregársela a los pobres, inició un peregrinaje a Roma en donde contrajo la peste. Todos los días un perro llamado Melampo llegaba a la cueva donde el santo se refugiaba para llevarle un pan y lamerle las heridas. El noble Melampo no habrá usado ninguna túnica púrpura ni anillos fastuosos, pero fue más íntegro, decente y caritativo que cualquiera de esas lacras eclesiásticas que han manchado el mensaje original de Jesucristo.

Con su misma Biblia, alterada a su conveniencia a través de los siglos, los podemos exponer en su mentira y su mezquindad. En Eclesiastés 3: 18-21, leemos: “Yo pensé acerca de los hombres: si Dios los prueba, es para que vean que no se distinguen de los animales. Porque los hombres y los animales tienen toda la misma suerte; como mueren unos, mueren también los otros. Todos tienen el mismo aliento vital y el hombre no es superior a las bestias, porque todo es vanidad. Todos van hacia el mismo lugar; todo viene del polvo y todo retorna al polvo. ¿Quién sabe si el aliento del hombre sube hacia lo alto, y si el aliento del animal baja a lo profundo de la tierra?”

Y en Isaías 66:3 leemos: “Pero los que sacrifican toros son como los que matan hombres; los que ofrecen corderos son como los que desnucan perros; los que presentan ofrendas de grano son como los que ofrecen sangre de cerdo, y los que queman ofrendas de incienso son como los que adoran ídolos. Ellos han escogido sus propios caminos, y se deleitan en sus abominaciones”.

En Éxodo 20:13 claramente leemos la famosa frase “No matarás”. Estas palabras se utilizan a conveniencia de los abusadores y se malinterpretan, como si se refirieran sólo al asesinato de una persona, pero el hebreo original es “lo tirtzach” (לֹא תִרְצָח), lo que se traduce como: “No matarás”. El diccionario Hebreo-Inglés del Dr. Reuben Alcalá dice que la palabra “tirtzach”, utilizada especialmente en el hebreo clásico, se refiere a “cualquier clase de matanza” y no necesariamente al asesinato de un ser humano.

Los secuaces del Papa saben perfectamente bien que la bula “De salute gregis dominici” promulgada por el Papa Pío V en 1567 aún sigue vigente. Así lo recordó en 1920 el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Gasparri: “La Iglesia continúa condenando en voz alta, como lo hizo la Santidad de Pío V, estos sangrientos y bochornosos espectáculos”. En 1989, el antes mencionado monseñor Canciani, entonces consultor de la Congregación para el Clero de la Santa Sede, declaró públicamente la validez de la bula, pero el actual heredero del trono en Roma prefiere hacerse el desentendido una y otra vez. En la declaración de la vigencia de la bula o en la condena abierta a las corridas de toros no hay ningún beneficio económico ni para él ni para su iglesia, por lo tanto ¿por qué tendría que darse por aludido? Es bien sabido que la principal motivación de su iglesia a través de la historia del mundo siempre ha sido el poder, el dinero, los asesinatos y la crueldad.

Mientras tanto las viejas beatas y los cucufatos de siempre seguirán persignándose, asistiendo a misas para hablar mal de la gente e hincándose ante otro pecador con sotana que permanecerá callado mientras que un animal es masacrado o un niño es violado. Sus asquerosas celebraciones seguirán con mantillas y sahumadoras, los políticos corruptos de turno les seguirán rindiendo pleitesía, y el pueblo, la masa ignorante que no lee, que no piensa, que no razona, seguirá ejecutando todas las excepciones a las reglas que los católicos son expertos en ejecutar.

Este es el trabajo arduo y duro de todos los activistas, de toda la gente decente que aún queda en este mundo. Aprender, educar y denunciar a viva voz todas estas aberraciones malignas, deplorables y rastreras. Nunca hay que olvidar que la ignorancia de los pueblos es la ganancia de las iglesias y de los gobiernos. ¿Alguien cree que al Papa le importa que se gasten millones en cada ciudad que visita? ¿Creen que le importa saber que con todo ese dinero se podría dar de comer a muchos pobres o educar a muchos otros niños? Han entrenado perfectamente a la gente pobre e ignorante para que sepan “llevar su cruz”, traduciéndose ésto en una tonta obediencia ciega a sus torcidas regalas, normas y costumbres crueles.

Que sea una de nuestras tareas diarias educar a todo aquel que se cruce por nuestro camino. Que sea nuestra misión tener convicción en nuestra causa, aunque en la lucha perdamos familiares, amigos, y otros beneficios. Somos soldados en una guerra injusta, malévola, cruel y despiadada; caeremos una y otra vez; pero, aunque caigamos definitivamente, debemos asegurarnos que otros tomarán la posta y representarán a los animales de una manera concreta, efectiva, pensante y profesional. Si no lo hacemos así, los animales seguirán siendo las víctimas de esta maldad encubierta y de esa fe vendida al más alto postor.

Y que a nadie lo engañen o lo asusten con las “llamas del infierno”. Todos nosotros, los que nos dedicamos a la lucha por los derechos de los animales, hemos vivido no uno, sino varios infiernos en los que injustamente se han inmolado millones de animales. Hemos visto a Satanás encarnado en matarifes, dueños de circos, zoológicos, toreros, cazadores y demás lacras. Los hemos visto en vivo y en directo y no nos hemos corrido. Correrse es traición a la causa y aunque solamente quede uno de nosotros vivo en cada batalla combatida, ese ser único regresará a buscar más aliados prestos a defender una causa justa y noble.

Ninguno de nosotros necesita una bendición, un velo, una mantilla, una mención en una misa o un anillo baboseado por la masa cruel. Nosotros ya somos seres privilegiados, de alma limpia y de corazón justiciero. Jesucristo, el verdadero, el único, el esenio que la iglesia católica fracasó en ocultar nos ve, nos sonríe y nos bendice directamente pues en cada una de nuestras acciones estamos demostrando que su sacrificio no fue del todo en vano. No somos nosotros los que hemos escupido en la fe. No somos nosotros los que no aprendimos el mensaje. No somos nosotros los que nos hacemos los sordos o miramos para el otro lado cada vez que delante de nosotros hay un animal sufriente. Nosotros somos los que, al salir de este mundo, lo haremos con la satisfacción del deber cumplido mientras que todos aquellos, con sotanas o no, que se regocijaban o se mostraban indiferentes ante el sufrimiento de un ser indefenso se pudrirán para siempre en el fuego de sus infiernos.

Y tú, Francisco, que no le haces honor a tu nombre, deja de pregonar lo que no ejecutas. Deja de engañar a la gente con palabritas sentimentalonas y empieza a manejar tu iglesia de acuerdo a las verdaderas enseñanzas de Cristo. Hiciste una revisión de los pecados capitales (¿Saben tus seguidores lo que realmente significa cometer un pecado capital?) y dijiste que “turbar la paz o consentir cualquier tipo de violencia, especialmente sobre los más débiles e indefensos, es un grave pecado contra Dios” y a los dos segundos criticaste a la gente que demostraba tener mucho interés en los animales. Es hora de que te quites la sotana, te pongas un par de pantalones y de una vez por todas destierres de tu iglesia a los maltratadores y asesinos que amparas.

Mi santo peruano, San Martín de Porres, ejemplo viviente de humildad y empatía, el que ayudaba a los seres humanos y a los animales por igual, solía decir: “El mismo tiempo malgastó en mí Dios que en hacer un ratón, a lo más dos”. Dios no malgastó su tiempo ni en crearte a ti, ni a un pequeño ratón. Dios no malgasta su tiempo en nadie. Han sido las iglesias creadas por motivos totalmente alejados a las verdaderas enseñanzas de los seres iluminados que las originaron quienes han retorcido un mensaje que es nuestro deber enderezar y propalar a los cuatro vientos. Solamente ese día, aunque nuestros ojos carnales no los vean, esta tierra podrá convertirse en un lugar digno. Y todos nosotros, los verdaderos activistas, lo veremos desde el Puente del Arco Iris. Y ese día podremos finalmente descansar.

escapulario

 

Tags: , , , , ,

Cinco sugerencias para aumentarle años a la vida de tu perro

elderly dog

Una de las desgracias más grandes de este mundo es darse cuenta que la vida de nuestros amados perros es muy corta. Los vemos envejecer y, en la gran mayoría de los casos, no quisiéramos que los años pasaran porque sabemos muy bien lo que eso significa.

Casi todos mis perros vivieron vidas largas, felices, y llenas de amor y cuidados hasta el último día de su vida. Pero cuando los veía caminar lentamente, dormir más seguido o ya no jugar con la misma energía de antes, evitaba pensar que el momento de nuestra separación era inminente. Cada una de sus partidas rompió mi corazón en mil pedazos y aunque nunca volvió a ser el mismo, la rutina impuesta por el mundo que no espera a nada ni a nadie, me obligó a seguir viviendo sin ellos.

Por eso, cuando vemos que ya no son tan jóvenes, queremos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para brindarles una mejor calidad de vida en sus años dorados. Aquí les presento una breve lista de las cosas que podemos hacer para extender un poco más su vida.

  1. Aliméntalo con una dieta de alta calidad:

Al igual que los veganos, una dieta de alta calidad, siempre es buena y positiva para cualquier ser viviente. Está comprobado científicamente que si te pasas la vida comiendo comida chatarra, tu cuerpo te pasará la factura inexorablemente. Exactamente lo mismo sucede con los perros.

  1. Mantenlo activo:

Al mantenerlo activo, tu perro mantendrá un peso ideal y buenos músculos y articulaciones. Si tu perro mantiene una vida activa esto lo ayudará a que cuando sea viejito sus dolores articulares se reduzcan.

  1. Cuida mucho de sus dientes:

El buen cuidado de los dientes de tu perro puede impactar significativamente su salud integral. Si los dientes de tu perro tienen mucho sarro, él podría contraer gingivitis y pérdida de piezas dentales. Y los dientes picados podrían crear un tipo de bacteria que iría directamente al torrente sanguíneo de tu perro y afectar severamente órganos como el riñón, el hígado y el corazón.

Si tu perro te permite lavarle los dientes, hazlo frecuentemente.

  1. Llévalo al veterinario:

Los chequeos preventivos a su veterinario, por lo menos una vez al año, pueden ayudar a identificar problemas de salud antes de que se conviertan en condiciones serias. Muchas enfermedades, incluyendo diversos tipos de cáncer, pueden tratarse cuando son despistados a tiempo.

  1. Haz que sus articulaciones se mantengan sanas:

Nadie quiere ver a su compañero convertido en inválido y sintiendo dolor. La mayoría de las personas y los perros experimentarán dolor articular al envejecer; pero, felizmente, hay varias cosas que puedes hacer para prevenir o minimizarlo. Por ejemplo, mantener un peso ideal es crítico pues el sobrepeso contribuye a aumentar la presión y el dolor en las articulaciones.

Añadir alimentos anti-inflamatorios como papaya, alfalfa, apio o jengibre (kión)  y suplementos que fortalezcan las articulaciones como productos con glucosamina o cúrcuma a la dieta de tu perro ayudarán significativamente a evitar el dolor en sus articulaciones.

 

 

Tags: , , , , ,

¡A impedir que el mal triunfe!

Malnacido torero

La frase célebre afirma que “Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”.

Es por eso que la gente decente nunca podría propiciar, ni participar en hechos indignos realizados con el único propósito de mantener una tradición aberrante que, al verse desahuciada, da manotazos de ahogado en todas direcciones.

Aprendimos desde pequeños que una acción negativa o mala, no corrige a otra similar. Sin llegar a la máxima expresión de un perdón personificado en la oración fundamental de San Francisco de Asís, e imbuidos en nuestra naturaleza humana limitada y diaria no podemos dejar pasar la denuncia necesaria de quienes se quieren aprovechar de la desgracia de la gente engañándola con dádivas ridículas a costa de la vida de un animal.

Después de los recientes huaicos en Perú, han sido muchas las instituciones que han donado ayuda a los sobrevivientes. Se han organizado muchas actividades para ayudarlos económicamente en los sectores públicos y privados; pero una en particular me ha llenado de indignación y repugnancia: La organización de corridas de toros para ayudar a las víctimas de los desastres naturales.

El toreo siempre ha sido hipócrita y caradura. No es la primera vez que los servicios de los matarifes se han puesto a disposición del pueblo necesitado. En miles de oportunidades se han dedicado espectáculos como estos a causas de mujeres abusadas y niños desnutridos, y ahora el matarife peruano Andrés Roca Rey anuncia que masacrando a toros en el ruedo se obtendrá ayuda para las víctimas de los huaicos. ¿Es posible llegar a tal degradación y concebir que la gran mayoría de los peruanos verá su intención desesperada como un intento de caridad y solidaridad?

Me pregunto y me respondo decepcionada (pues ya conozco la respuesta) si sus patrocinadores de siempre, la iglesia católica, también tomará parte en ese descrédito. ¿Bendecirán los capotes y espadas asesinas en nombre de una de sus tantas vírgenes? ¿Celebrarán una misa en la capilla de la plaza para proteger a quienes paulatina y salvajemente destruirán a un animal sintiente? ¿Continuarán con la herejía de utilizar símbolos y personalidades religiosas para adornar la propaganda de esta fiesta de sangre?

¿No es hora ya, en el año 2017, que se pronuncien en contra de esta embrutecedora salvajada, aunque haya mucho dinero para comprar conciencias y dogmas religiosos?

La realización de ese supuesto festival al que le deseo el más rotundo de los fracasos es una aberración nacional. Nadie puede ayudar al prójimo causándole daño y dolor a otros prójimos que, a pesar de no pertenecer a nuestra especie, también tienen el derecho de vivir en paz y libres de sufrimientos.

A los matarifes no les importa infligir dolor con tal de perpetuar un acto arcaico que está en vías de extinción. Muy orondos se pasean con las partes sufrientes de sus víctimas a quienes arrancan sin piedad orejas y cola. Se sienten superiores, ganadores, todo poderosos al exhibir una parte de un animal que momentos antes era un todo. Un ser que nunca buscó una muerte tan dolorosa e indigna.

Su ilógico plan debe ser inmediatamente detenido y boicoteado con todos los medios posibles a nuestro alcance. La gran mayoría de los peruanos rechaza tajantemente las corridas de toros. Es entonces pertinente que luchemos en contra de la miopía mental y emocional de quienes persisten en la idea de que la mayoría de los peruanos consideramos esa salvajada como parte de nuestro orgullo y patrimonio nacionales.

Y aunque no lo crean, esto terminará tan pronto como el electorado elija a representantes que no tengan intereses personales en la vergüenza nacional. No necesitamos empresarios taurinos, curas metiches o ganaderos en el Congreso de nuestra patria. Si verdaderamente queremos evolucionar como país, ya es hora que nos deshagamos de taras nefastas que se hacen pasar como una cultura que debe preservarse.

Utilizando entonces la enseñanza implícita en mi cita inicial, evitemos que el mal prevalezca. Somos los buenos en esta película de terror; por lo tanto ya es hora de que tomemos acciones concretas para detenerlo.

No, Roca Rey, nadie con una pizca de sensibilidad o empatía piensa que te ves muy valiente al pasearte con la cola de un toro. Nadie cree que verdaderamente te importen los pobres damnificados de los huaicos. ¿Estuviste allí ayudando y poniendo el hombro? Por supuesto que no. Muy por el contrario, para intentar levantar a tu diversión moribunda, se te ocurrió organizar una masacre en masa a la que solamente asistirán tus primitivos secuaces.

Se supone que no debemos alegrarnos con la muerte de nadie. Este es un principio al que cuesta mucho sumarse porque muchos vemos en eso un acto de reivindicación y justicia, pero al margen de la controversia a este respecto, no olvides que, muchas veces, cuando la maldita plaza abre sus puertas con trompetas y paso dobles, y la chusma ruge ávida de sangre al llegar al tercio de muerte, el cuerpo que yace inerte sobre la arena no es necesariamente el del toro.

 

 

 

 

Tags: , , , , ,

Hitler nunca fue vegetariano

holocaust

La propaganda nazi, capaz de convencer a una gran mayoría de europeos durante la Segunda Guerra Mundial, fue una maquinaria efectiva, muy bien organizada y convincente. Sus maquiavélicos planes alcanzaron muchas metas y entre ellos, podemos citar la mentira de que Hitler amaba a los animales y era vegetariano.

No descarto la idea de que un ser cruel y despreciable como él les haya tenido afinidad. Hay que recordar que los animales son tan nobles que no saben distinguir a un monstruo de una persona buena. Durante su gobierno se pasaron algunas leyes a favor de los animales como la “regulación” del método judío de matanza que siempre ha sido muy cruel y, otra vez, “regulaciones” en la cacería. Quizás estuvo en contra del método de matanza judío simplemente porque era judío y sus leyes nunca fueron totalmente prohibitivas sino más bien, reformistas. El que tenía el poder absoluto, podría haber pasado leyes abolicionistas. Nunca lo hizo.

Como la mayoría de los dictadores, ávidos de poder y copiones del conocimiento ajeno, es muy probable que Hitler haya querido imitar el pensamiento de Wagner y Schopenhauer, a quienes admiraba, pero la verdad del caso es que la farsa de su vegetarianismo y amor por los animales fue una campaña propagandística muy bien organizada por su Ministro de Propaganda Joseph Goebbels, cuyo propósito era promover la mejor imagen del Führer y otorgarle un aire ascético.

Hitler sufría de muchos trastornos estomacales, gastritis aguda, sudoraciones y flatulencia excesivas y por esa razón cuidaba su dieta, pero nunca dejó de comer sus platos cárnicos favoritos: salchichas bávaras, albóndigas de hígado y piezas de caza rellenas y asadas.

Cuando llegó al poder disolvió todas las sociedades vegetarianas de Alemania, detuvo a sus dirigentes y clausuró la principal revista vegetariana del país. Durante la guerra, los nazis prohibieron todas las organizaciones vegetarianas en los territorios que ocuparon. Y Ian Kershaw, uno de sus biógrafos, narra que frecuentemente llevaba al cinto un látigo para perros con el que “disciplinaba” a sus perros. Tanto “amaba” a su última perra Blondie que cuando su captura era inminente, probó con ella el veneno que se supone acabó con su vida y la de su amante Eva Brown. La muerte de Blondie fue un acto cruel e innecesario pues, evidencia reciente y comprobable, sostiene que él y su amante huyeron a Argentina protegidos por el gobierno de Juan Domingo Perón.

Hitler admiraba al pro-nazi Henry Ford, el pionero de la industria automovilística de los Estados Unidos quien tomó la idea de la línea de ensamblaje después de visitar un matadero en Chicago. Hitler y los nazis simplemente reemplazaron a los animales condenados al matadero con judíos y fueron igualmente crueles e hipócritas con los seres humanos y los animales.

Mucha gente desinformada y ávida de defender sus hábitos cárnicos recurren a esta falacia para defender su consumo de cadáveres y secreciones animales, pero ahora ya sabes que sus argumentos carecen de validez histórica y ética.

Además, nuestros estilos de vida, no pueden estar basadas en lo que alguien más hizo o dejó de hacer. Podemos tomar los buenos ejemplos de gente evolucionada, pero no se puede justificar una o dos buenas características de gente maligna y cruel. Ser vegano no es una opción. Es un estilo de vida. No podemos caer en las garras del especismo para asumir que, nosotros, como seres humanos tenemos derecho a tomar una opción y otros seres no lo tienen.

Los miles de animales masacrados en los mataderos del mundo entero NO tienen NINGUNA opción y lo mejor que podemos hacer para liberarlos de manera efectiva y concreta es seguir educando con el ejemplo.

¡GO VEGAN NOW!

 

Tags: , , , ,