RSS

Monthly Archives: June 2017

Ayuda para controlar las convulsiones en perros

Acupresion

Ser testigo de una convulsión en un perro, sobre todo si es la primera vez que ocurre, es un episodio terrible que inspira mucho temor e impotencia.

Cuando el perro se desploma, sus ojos se tornan vidriosos y empieza a convulsionarse incontrolablemente. Si tu perro sufre de una convulsión, lo primero que debes hacer es llevarlo de inmediato a su veterinario para determinar la causa. Una vez que haya sido diagnosticado y medicado, una simple técnica de acupresión podría reducir la severidad y la duración de sus convulsiones, si es que vuelven a ocurrir.

Las convulsiones se pueden producir por diferentes razones. Es por eso que la intervención veterinaria es de suma importancia. La genética de tu perro, su exposición a diferentes toxinas, el distemper, las enfermedades renales y hepáticas, las picaduras de insectos, los desequilibrios hormonales, los factores de edad, la insuficiencia de electrolitos, la enfermedad de Lyme, el desarrollo anormal del cerebro o sus lesiones son la gran variedad de condiciones que podrían propiciar una convulsión en tu perro.  Sin embargo, muchas convulsiones en perros, no tienen un origen conocido o específico.

Sea cual sea la causa, las convulsiones involucran la falla de neuronas cerebrales debido a un desequilibrio químico en sus neuro transmisores. Las convulsiones pueden ser leves, medias o severas en potencia, duración y frecuencia.

Durante una convulsión tu perro puede desplomarse, salivar excesivamente, perder el control de sus esfínteres y sacudirse incontrolablemente. Las convulsiones tienen diferentes duraciones y luego de que suceden el período de recuperación también puede ser diferente en cada perro. Después de las convulsiones, tu perro puede parecer confundido, desorientado y temeroso. Puede sufrir de ataxis (trastorno de la coordinación del movimiento), demandar más atención de lo normal, y experimentar contracciones musculares.

A diferencia de los seres humanos, los perros, muy raramente, podrían aspirar o tragarse su lengua durante una convulsión. Más bien, ellos se quedan aturdidos, cierran fuertemente sus mandíbulas, salivan y sufren contracciones nerviosas. Algunos perros podrían tener dificultad en respirar, desmayarse o su presión y pulso pueden bajar considerablemente en vez de tener una convulsión típica.

La duración de una convulsión es usualmente de 30 a 100 segundos. En casos extremos, el perro puede tener convulsiones múltiples, repetitivas y severas en rápidas sucesiones que podrían ser mortales.

Volvemos a hacer hincapié en el hecho de que solamente un veterinario puede determinar las causas y el debido tratamiento de cada animal víctima de convulsiones. No todos los casos son los mismos. Aparte del adecuado cuidado veterinario que le brindes, puedes seguir los siguientes pasos para ayudar a tu perro:

Miles de años de observación clínica desarrollada por doctores chinos han demostrado que algunos puntos específicos de acupresión en el cuerpo humano y canino pueden tener efectos benéficos en su salud si son estimulados correctamente. Un punto de acupresión aplicado en la nuca llamado Canal de Vaso Gobernador 14 (GV 14 en inglés o Du 14 en chino) puede ayudar a resolver el Viento Interno y el Calor asociado a las convulsiones. De acuerdo a la acupresión china, para que el hígado recupere su habilidad de proveer al cuerpo con un flujo armonioso de Chi, los elementos Viento y Calor deben estar disipados.

Para quienes no conocen los preceptos de la ciencia de la acupresión china, incluyo la siguiente explicación:

Cuando tu perro está sufriendo una convulsión, el movimiento incontrolable de su cuerpo y extremidades puede ser entendido como un árbol que es remecido por un viento furiosos y fuerte. En la medicina china, las convulsiones se consideran como “Viento Caliente Interno” porque son como un viento incontrolable que castiga el interior del cuerpo.

En la Medicina Tradicional china, el hígado es responsable por el flujo armonioso de la energía generadora de vida llamada “Chi”. El hígado es muy vulnerable a la invasión del Viento. Se piensa que cuando el Viento invade el cuerpo, el Chi del hígado se interrumpe y el cuerpo puede sucumbir al caos interno en forma de convulsiones.

Las convulsiones son consideradas Calor por naturaleza. Los antiguos chinos creían que un Viento fuerte produce Calor. Ese tipo de Calor que se acelera en el cuerpo puede afectar al cerebro dando lugar a la pérdida de la conciencia y a la “quemadura” de sus conexiones neurológicas.

Recientes estudios practicados por acupunturistas chinos han demostrado que la aplicación directa de un paquete de hielo en el Canal de Vaso Gobernador 14 (GV14) al inicio de una convulsión puede reducir la duración y la severidad de un episodio. Ellos sugieren que el hielo también puede minimizar la fuerza y la frecuencia de las convulsiones.

Esta técnica de combinar un punto de acupresión con la aplicación de hielo tiene otra ventaja. Puede ayudar a reducir la cantidad de medicamentos necesarios para controlar la frecuencia de las convulsiones de tu perro. Recuerda que el exceso de medicación puede afectar negativamente la calidad de su vida.

Si tu perro sufre de convulsiones, la meta es encontrar la mejor manera de restaurar su salud y bienestar. Tu cooperación efectiva con su veterinario, al utilizar el método de la acupresión y el hielo, puede ayudar mucho al manejo de esta condición en tu perro.

Y no olvides que durante las convulsiones es muy importante que mantengas la calma para que se la trasmitas a tu perro. Asimismo, no olvides alejar tus manos de su hocico porque durante estos episodios los perros generalmente cierran fuertemente sus mandíbulas y podría morderte sin querer hacerlo.

 

 

Tags: , ,