RSS

Tag Archives: derechos de los animales

¡Cecilia es libre por fin!

cecilia

Cecilia, un chimpancé del zoológico de Mendoza en Argentina es a partir de ahora un “Sujeto de Derecho no Humano” de acuerdo a una corte de Mendoza.

Los periódicos lo califican como un hecho “inusual o insólito” pues el especismo y la negación de derechos básicos de cualquier criatura viviente aún le parecen cosa de otro mundo a la mayoría de la gente. Esto se logró gracias al fallo de la jueza María Alejandra Mauricio quien aprobó la excarcelación, o lo que en Justicia se denomina habeas corpus, presentada por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA), apoyados por el Proyecto Gran Simio.

Cecilia, que por ser chimpancé debería gozar de la compañía de su familia y congéneres, tenía una vida solitaria en el zoológico de Mendoza. Sus compañeros habían muerto y por más de 30 años tuvo que soportar una vida miserable ante la indiferente mirada de quienes aún no entienden que los animales no existen para entretenernos

El respeto y la consideración que los animales se merecen no puede estar basada en su nivel de inteligencia, pero es preciso destacar que los chimpancés son animales sumamente inteligentes, sociables y sensibles. Son capaces de solucionar problemas matemáticos, aprenden el lenguaje de los signos utilizando más de 300 palabras, usan herramientas, tienen conciencia de sí mismos, capacidad simbólica y transmiten su cultura de generación en generación; pueden aprender el lenguaje de los signos con un vocabulario de unas 300 palabras, y son incluso superiores a nosotros en muchas habilidades de memoria matemática. Cooperan con sus congéneres, pero también pueden ser manipuladores y mentirosos, una astucia muy humana para la que hace falta un desarrollo cognitivo complejo. Solo ellos y nosotros sabemos elaborar una mentira.

Debido a las horribles condiciones de vida en las que Cecilia vivía, la jueza Mauricio admitió el trámite habeas corpus considerando a Cecilia “persona no humana” y ordenó su traslado a un Santuario de Chimpancés de Sorocaba en el Estado de Sao Paulo en Brasil donde finalmente convivirá con otros animales de su especie en condiciones óptimas para ellos.

En este caso el habeas corpus descosifica a los animales y los reconoce como seres con derechos. No se trata de otorgarles los mismos derechos que poseen los humanos, sino de aceptar y entender de una buena vez que son seres vivos, sujetos de derechos y que les asiste, entre otros, el derecho fundamental a nacer, vivir, crecer y morir en el medio que les es propio según su especie.

Cuando era pequeña, una de las películas que más impactó esos años de mi vida fue la famosa “Bajo el Planeta de los Simios”. Nunca me gustó su protagonista, Charlton Heston, pero los personajes que interpretaban a los simios me fascinaron. La analogía del zoológico humano me hizo pensar, seriamente y por primera vez, en la tremenda injusticia que implica encarcelar y esclavizar a otros seres sintientes, alejándolos de sus hábitats naturales, de sus familias, de sus amigos, de su vida natural y libre.

Escenas de esta saga quedaron grabadas en mi mente para siempre y pasaron a formar parte de los cimientos de mi activismo por los derechos de los animales. Con el tiempo, la saga continuó y con la ayuda de la tecnología moderna se filmó “El Origen del Planeta de los Simios”, una película hecha enteramente con animatrónicos e imágenes generadas con computadoras, para evitar utilizar el uso de cualquier animal. Nunca olvidaré la escena crucial de la película cuando César finalmente detiene el golpe que uno de sus abusadores le iba a propinar y dice “¡No!”. Y con ese rotundo y profundo “NO” él marca el final de la explotación de su especie.

Cuando soy consciente de la forma en la que estos magníficos animales sufren en circos, zoológicos y laboratorios de experimentación, sueño con un César que vuelva a detener el abuso y la explotación en cada uno de esos lugares. Pero, de inmediato, la fantasía se convierte en realidad y sé que cada uno de nosotros puede y debe ser ese César liberador y justiciero. Está en nuestras manos luchar por sus derechos y educar a la gente. Es nuestro deber ser su voz.

Hace un tiempo, con la finalidad de evitar el uso de simios en la industria del entretenimiento, PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) y la compañía BBDO crearon un anuncio público en el que se utilizó un chimpancé totalmente computarizado, un CGI (imagen generada por computadora) como se le conoce en inglés. Tal fue la perfección y el detalle utilizado en su producción que el mundo quedó paralizado ante tanto realismo. Este chimpancé es el presente y el futuro, un mundo en el que no necesitamos utilizar a los animales para nada. Lo interesante es que la producción de BBDO quiso que su chimpancé fuera aún más real que los utilizados en “El Origen del Planeta de los Simios”. Y para lograr su meta, contrataron a un actor para centrarse en sus expresiones faciales y movimientos físicos y luego sobre imponer las imágenes animadas de los rasgos del chimpancé. ¡Hey!, no hay que olvidar que, después de todo, compartimos 98% de nuestro ADN con ellos.

Fue tanto su nivel de perfeccionismo que se le dio un poro a cada folículo piloso de la piel del chimpancé. Los resultados fueron asombrosos, como podrán apreciar en el video que adjunto.

Finalmente, debo decir que la noticia sobre Cecilia es, en verdad, esperanzadora pues el cruel zoológico que fue su sucia y deplorable cárcel se convertirá en parque ecológico y ella, por primera vez en su vida, podrá gozar de su merecida y bien ganada libertad.

 

Tags: , , , ,

Los animales están de duelo (y la gente con cerebro también)

gandhi-quote

El 9 de noviembre de 1938 empezó en Alemania la Kristallnacht o la Noche de los Cristales Rotos, la fatídica noche en la que los nazis, las juventudes hitlerianas, la Gestapo y miembros de la población civil lincharon y masacraron a miles de miembros de la población judía.

El 9 de noviembre de 1989 caía el Muro de Berlín poniendo fin a décadas de separación y abuso y el 9 de noviembre del 2016 los estadunidenses eligieron como presidente a un hombre insano que quiere levantar otro como símbolo de racismo y prejuicio.

La mayoría de estadunidenses frustrados, sin esperanza, desinformados, y sin educación, votaron por un tipo que no tiene ningún tipo de experiencia política o plan de trabajo en lo referente a lo económico, social o de seguridad de estado. Se ha elegido a un tipo que se mofa de los discapacitados y les falta el respeto a las mujeres y a los miembros de las fuerzas armadas. Se ha elegido a un acosador sexual y a un racista que, apoyado por grupos de odio como el Ku Klux Klan, permitirá que cualquier demente porte armas y las utilice a su antojo.

Se ha elegido a un tipo que, con la ayuda de los hipócritas evangélicos, intentarán decirme que debo hacer con mi cuerpo y a quien el sueldo igualitario para las mujeres le importan un soberano rábano. Se ha elegido a un megalómano que alzará los precios de los seguros médicos y pondrá obstáculos a las personas con condiciones previas de salud

El “mejor país del mundo” como siempre lo calificaban hoy marcó su sentencia e inició su camino al fracaso total. Los tontos, ingenuos o ignorantes pronto comprenderán que todas las ilusas promesas de su nuevo presidente caerán en saco roto. Los Estados Unidos no pueden sobrevivir sin el trabajo de las personas que buscan legalizar su situación en el país o sin la mano de obra en la fabricación de bienes y productos en países extranjeros. El hipócrita nuevo presidente no solo ha construido muchos de sus edificios con el esfuerzo y sudor de trabajadores indocumentados, sino que también ha hecho miles de negocios con países a los que ahora presenta como enemigos. Ha prometido miles de trabajos de manufactura en lugares donde él sabe muy bien que la automatización ya los ha reemplazado y se siente orgulloso de haber engañado a una masa ignorante llena de odios y prejuicios.

Pero los más perjudicados con los resultados de esta elección serán los animales por los que él no tiene ni consideración ni respeto. Por ejemplo, si llega a intentar construir su maldito muro en la zona fronteriza entre los Estados Unidos y Arizona, eso producirá un daño irreversible al delicado ecosistema de la zona que es un área de migración de aves que se trasladan de norte a sur en el continente americano. Esa área es el hogar de un gran número de mamíferos, aves y plantas que incluyen al Correcaminos Americano y nuestros majestuosos saguaros, el símbolo más representativo del Sudoeste Americano.

En la frontera viven muchas especies que necesitan cruzarla para aparearse como el Jaguar Norteamericano que se encuentra en peligro de extinción. Los osos negros, que fueron introducidos en Texas en los años 90, entrarían a la lista de animales en situación vulnerable al no poder cruzarse con los osos mexicanos. El muro que actualmente existe en la frontera ya ha afectado a algunos animales como el león montañés, el gato montés y la lechuza pigmea, pero por supuesto que todo este problema no tiene la menor importancia para el nuevo presidente quien cree que el cambio climático es una farsa inventada, inexistente, ridícula.

Podemos esperar que los animales silvestres sigan siendo brutalmente cazados en cacerías cerradas – donde los animales no tienen escapatoria – con todas las armas que ese demente permitirá usarse, siguiendo el ejemplo de sus hijitos; los hijitos de papá que necesitan acechar y matar brutalmente a un animal para sentirse hombres.

En estos cuatro años de oscuridad y retraso, no habrá mucha esperanza para los animales que sufren terriblemente en los mataderos o para los que aún se usan para el entretenimiento de las masas ignorantes. ¿Crees que a Donald Trump le importa alguien más que no sea Donald Trump? ¿Crees que le importa que la población siga enfermándose al consumir los cadáveres de animales infestados de antibióticos, bacterias y antibióticos? ¿Crees que le importará el consumo masivo y escondido de productos transgénicos por parte de los más pobres y más desinformados?

¿Crees que a alguien que compra esposas por catálogo y manosea muchachitas le importará un pepino algún tema verdaderamente social o humanitario? ¿Crees que le importarán los millones de animales abusados en los laboratorios de experimentación o los abandonados en los albergues de la nación?

Los activistas por los derechos de los animales no nos rendimos fácilmente. Después de todo, hemos estado luchando contra la ignorancia y el abuso por siglos y esto no será la excepción. Nuestra labor será ardua y hasta es posible que nos impongan muchas más restricciones bajo el Acta patriótica que nos considera terroristas locales; pero eso nunca ha sido un impedimento para quienes sabemos que la guerra se gana después de muchas batallas. Y aunque a veces nos parezca que no lo estamos haciendo a la velocidad deseada; puedo asegurarles que vamos ganándola.

Luego de haberse publicado los nefastos resultados, las típicas voces conciliadoras de siempre han dicho que un Trump mucho más calmado ha afirmado que será el presidente de todos los estadunidenses. Eso es muy fácil de decir después de que se ha ofendido a casi medio país. No gracias, un acosador, ignorante xenófobo jamás me representará o será mi presidente. Muy por el contrario, estableceré un sistema práctico y constante de protesta permanente por estos cuatro años, que, si mis predicciones son correctas, se reducirán a un plazo más corto cuando los electores descarriados se den cuenta del tremendo error cometido.

 
Leave a comment

Posted by on November 9, 2016 in Activismo efectivo

 

Tags: , , ,

Voto desperdiciado

dog-and-cat-elections

Lo que está sucediendo en la presente campaña electoral de los Estados Unidos rompe todos los esquemas electorales de campañas anteriores. No por la polémica y el debate que debía centrarse en los asuntos importantes para el país sino por la nefasta presencia de un tipo megalómano, racista, ignorante, misógino, y pedante.

Si en la actualidad el que conoce los esquemas, estrategias y movidas de los políticos basados en su estudio y experiencias con ellas es un politólogo; yo ostento el título de estupidotóloga. Mis experiencias diarias con especímenes de todo tipo me han convertido en experta en detectarlos. Apenas abren la bocota, mis sensores entran en acción para detectarlos, corregirlos y esquivarlos ya que, de acuerdo a la ley, lamentablemente, no puedo eliminarlos para siempre.

En nuestra carrera profesional como activistas de los derechos de los animales nos hemos encontrado con muchos abusadores tipo Trump, especialmente en el campo de la lucha anti-taurina. Los mencionados mequetrefes son dignos representantes de la lacra que representan: cobardes, mezquinos, rastreros, ignorantes, ciegos ante los hechos, respondones con el mismo chip repetitivo de siempre y, sobre todo, siempre dispuestos y entrenados para esquivar las respuestas concretas que se les hace. Si en un debate les comprobamos con pruebas fisiológicas, neurológicas, veterinarias y racionales que el toro está sufriendo en carne viva las terribles torturas a las que lo someten, nunca dejen de responder con sus burdos, absurdos y estúpidos comentarios de siempre: “que la tauromafia es cultura; que el toro no sufre sino que experimenta placer con las banderillas y lanzas; que viven a cuerpo de rey en las dehesas; que varios escritores y pintores mediocres son taurinos y – el mejor de todos – que ellos masacran terriblemente a los toros porque los aman con locura.

Ese mismo discurso distorsionado, aberrante y alevoso es el que el candidato por el partido republicano ha utilizado desde el inicio de su campaña para alcanzar la Casa Blanca. A pesar de que sus muy bien pagados asesores lo han entrenado para que no abra su bocota; el susodicho no puede contener el ímpetu de su soberbia. Dice barbaridades, insulta, y atropella a minorías raciales, discapacitados, mujeres, soldados, y demás para luego ofrecer ridículas disculpas que nadie cree. Bueno, que las personas conscientes y con cerebro, no creen.

Los dos candidatos a la presidencia de los Estados Unidos están totalmente polarizados y cuando consideramos los asuntos que nos importan a nosotros, los activistas por los derechos de los animales, esta brecha no podría ser más extensa. No me quedo corta al decir que los resultados de esta campaña electoral afectarán de manera crucial las vidas de millones de animales y del medio ambiente que compartimos.

Es sabido que el partido republicano respalda totalmente a grupos de intereses específicos como la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) la Asociación de Productores de Ganado y las industrias basadas en combustible fósil, quienes siempre se han empeñado en impedir los alcances de la Ley Protectora de Especies en Vías de Extinción (ESA, por sus siglas en inglés). De acuerdo a un reporte publicado en el 2015 por el Center for Biological Diversity los ataques republicanos para desestimar a la ESA aumentaron hasta en un 600%. Y no solamente eso, esos grupos de interés también han financiado las campañas políticas y han contratado lobistas para promover sus agendas obviamente orientadas al mantenimiento de la explotación de los animales.

El voto republicano también favorece el uso de armas, obviamente apoyado por los cazadores de la NRA. Las sumas de dinero invertidas para impedir cualquier regulación pertinente son gigantescas, y el mismo Trump ha declarado que eliminará áreas libres de armas alrededor de algunas bases militares y escuelas públicas.

En lo que constituye una tremenda aberración y evidente ignorancia, Trump ha afirmado que el calentamiento global no existe; que no tenemos ningún problema medio ambiental y que la EPA (Environmental Protection Agency) no contará con los fondos necesarios para sus funciones. Para Trump y sus secuaces, el grave problema del medio ambiente que está estrechamente vinculado a las granjas industrializadas donde se explota salvajemente a los animales y se destruye sistemáticamente al planeta, es un mito creado por los demócratas y los liberales. Algunos de los congresistas republicanos hasta han llegado a decir que el dióxido de carbono es “bueno para las plantas” y que el planeta está más verde que nunca”.

Ahora bien, somos plenamente conscientes que, como política y persona, Hillary Clinton también ha cometido fallas y tiene algunas explicaciones que dar; pero debemos tener presente que ella, y no su marido, es la que está postulando a la presidencia. Debemos tener muy en claro las dos opciones que están en la mesa y darnos cuenta cuál representa un tremendo suicidio político para los Estados Unidos y cuál no. Aunque la respuesta se caiga por su propio peso, es un decepcionante hecho saber que muchos votantes norteamericanos apoyan a Trump y a toda su verborrea racista, misógina y negativa para los animales.

Para los que trabajamos por los animales, ninguno de los dos partidos ofrece opciones 100% favorables a los animales. Eso sería ideal; pero debemos ser realistas. La opción demócrata apoya las iniciativas relacionadas al medio ambiente y a la conservación de las especies. Los representantes demócratas en el congreso han pasado iniciativas sobre la cacería de especies en peligro de extinción – las presas favoritas de los hijos de Trump – y publicaron un informe determinando que los pagos por licencias de caza no ayudan a los proyectos conservacionistas, como arguyen los cazadores.

Una de las promesas electorales de Clinton es que protegerá la vida silvestre de los Estados Unidos manteniendo dichas áreas públicas para que no puedan ser vendidas al mejor postor. También ha prometido continuar su lucha contra el tráfico internacional ilícito de animales silvestres cerrando todos los mercados estadunidenses que comercian con productos obtenidos de dichos animales. Por muchísimo tiempo Clinton se ha opuesto al tráfico internacional de marfil y hasta conformó una agrupación con los presidentes de varios países africanos para luchar contra los cazadores de animales.

Su record en el congreso a través de los años demuestra también su compromiso con los animales de compañía. Fue co-autora de la Ley Senatorial 311 que prohibía el transporte, posesión, compra y venta de caballos para el consumo humano y de la Ley Senatorial 261 que establece penas mayores para quien viole la ley federal contra las peleas de perros, gallos y otros animales.

Clinton ha presentado un plan de siete pasos destinado a incrementar el control de armas mediante revisiones exhaustivas para quienes soliciten licencia para portar armas. Su plan incluye eliminar la inmunidad de los fabricantes de armas que están esperando juicio, la prohibición de armas de asalto, restricciones más severas en shows de compra y venta de armas y por Internet y la prohibición para que los perpetradores de violencia doméstica y los enfermos mentales posean armas.

Los demócratas en el congreso también han tratado de bloquear un sinnúmero de beneficios para los cazadores propuesto por los republicanos, la NRA y el Safari Club International, una organización pro-cacería.

A la fecha, muchos estados ya han cerrado su fecha límite para la inscripción electoral. En las elecciones de noviembre se están jugando muchísimas cosas de tremenda importancia para la nación. Como era de esperar, cualquier tema directamente relacionado a los derechos de los animales no ha sido directamente considerado; pero depende de nosotros que la futura administración los incluya. No son temas triviales o sin importancia. Son temas de gran repercusión para la población pensante y para los animales: el impuesto a la carne, la clausura de parques acuáticos, el reconocimiento de los animales como seres poseedores de derechos, el impulso de verdaderos métodos científicos de investigación y la galopante crisis de salud en el país con masivas cantidades de personas muriendo a diario de cáncer, enfermedades cardíacas y obesidad mórbida.

No podemos desperdiciar nuestro voto apoyando a un advenedizo sin los planteamientos sólidos, el carácter o la moralidad que el cargo de presidente de los Estados Unidos exige. Al margen de nuestras inclinaciones políticas o nuestras simpatías personales, es también nuestro deber como activistas pensar en lo que será más beneficioso para la causa que defendemos, la sagrada causa de luchar por los derechos de los animales.

 

Tags: , , , , ,

La conexión de la violencia

No al maltrato animal

Al mismo tiempo que escribo este artículo, miles de personas marchan en Lima bajo el slogan “Ni una menos” en protesta contra la violencia hacia las mujeres. Conociendo a mis paisanos, estoy absolutamente segura que no faltarán los típicos y estúpidos comentarios machistas que preguntarán por qué no hay una marcha para los hombres o un “Día del Hombre”. La falta de cultura y neuronas en todos los grupos sociales se manifiestan claramente en comentarios como esos. Y, si bien es cierto que también los hombres son víctimas de violencia doméstica, el número de víctimas es significativamente más bajo en comparación con las féminas.

Cuando la ignorancia, en el exacto sentido de la palabra, se mezcla con tradiciones “culturales” y expectativas específicas de género, tenemos en las manos un terrible cóctel de abuso y violencia. Y si a eso le añadimos un poder judicial deficiente o corrupto, comisarías ineficientes que no hacen cumplir las leyes o cucufaterías como las ridículas e ignorantes palabras del Arzobispo de Lima, el Cardenal Luis Cipriani, quien afirma que las mujeres “se ponen en escaparates y por eso son abusadas o violadas”, la situación empeora en gran forma.

Mucha gente en tono de broma e ignorancia ríe y celebra cuando se utilizan frases como “más me pegas, más te quiero” en alusión a las mujeres de la sierra del Perú o cuando en la televisión basura se les presenta como paisanas feas o acriolladas. Al margen de la connotación semántica de “ni una más” o “ni una menos” los peruanos deben darse cuenta que las marchas de este tipo son bastante concurridas y los slogans apropiados; pero el centro del problema de la violencia empieza en casa, generalmente en los años formativos de los niños. De allí la vital importancia de la Educación Humanitaria en todos los niveles educativos del país.

La violencia tiene muchísimas caras, y la física es solamente una de ellas. El acoso verbal en las escuelas, es violencia. El acoso cibernético utilizado por los cobardes, es violencia. El abuso psicológico y verbal de ancianos es también un tipo de violencia que generalmente no se considera y la violencia – de cualquier tipo – contra los animales es la peor de todas. No porque se trate del área de mi trabajo, sino porque este tipo de abuso es la señal de alarma del escalamiento de la violencia hacia los seres humanos. La violencia no se puede dividir, clasificar o medir apropiadamente. La violencia es la misma, cualquiera sea la especie. Punto final.

En el Perú, de acuerdo a El Comercio-Ipsos, el 68% de los limeños conoce a una mujer que ha sido víctima de algún tipo de violencia y el 53% culpa a las mujeres por el acoso sexual. Ese machismo enraizado no solo en el Perú, sino en todo Latinoamérica, tiene raíces históricas, culturales y religiosas en las que el hombre tiene “dominio” sobre la naturaleza, los animales, las mujeres, y los hijos. No hay que olvidar que los hombres podían tener muchas mujeres como signo de poder, ganan mejores sueldos, aunque el trabajo sea el mismo, y que las mujeres deben jurar sometimiento y obediencia cuando se casan bajo los cánones de la ya conocida y torcida iglesia católica.

Por muchísimos años, los activistas por los derechos de los animales, prevenimos a la sociedad sobre el peligro existente en la conexión de la crueldad; pero solamente hasta que el FBI lo afirmó, el mundo empezó a tomarle importancia. La formación de un asesino en serie se basa en el triángulo de la crueldad compuesto por la piromanía, la enuresis (orinarse en la cama frecuentemente) y la crueldad contra los animales. Los ejemplos sobran: Ted Bundy, Albert de Salvo (El estrangulador de Boston), Eric Harris y Dylan Kiebold (los asesinos de la Escuela Secundaria Columbine), Kip Kinkel, Cayetano Santos (El Petiso Orejudo de Argentina), el colombiano Luis Alberto Garabito, etc. Y doy como mayores ejemplos los nombres de asesinos juzgados, encarcelados o ejecutados en países con leyes que se cumplen. Imagínense que tan larga seria la lista en Latinoamérica donde los abusadores de animales se pasean por las calles impunemente listos a escalar su violencia en seres humanos que podrían ser tus hijos, amigos y familiares.

Muchas mujeres abusadas se mantienen en la situación de abuso por no dejar atrás a sus hijos o a sus animales. El abusador sabe esto y ejerce su diabólico poder sobre ellos torturando a los indefensos; enseñándoles a los hijos hombres que un “macho que se respeta” nunca puede ser sobrepasado por una mujer, enseñándoles que el que más grita es quien gana, y que el golpe y el insulto son muchas veces necesarios. Ese macho acomplejado y reprimido que en realidad no es un hombre, golpea al animal de lo casa, lo tortura, lo veja, lo humilla y finalmente lo mata porque sabe que es una herramienta más en su deseo insano de poder. Tal vez, alguna vez, ese pobre y triste tipo fue una víctima más, y, en su reducido y carente ser, no se da cuenta que sigue repitiendo un círculo vicioso que jamás se detendrá. Si las mujeres no buscan ayuda para salir de la situación de abuso solo tienen tres destinos: el hospital, la cárcel o el cementerio, dejando a los hijos que nunca debieron tener con ese engendro en la absoluta orfandad e infortunio, listos a repetir el ciclo de violencia contra los seres indefensos más a mano: los animales.

Considerando esto es que Latinoamérica debe seguir el ejemplo de algunos albergues para mujeres a nivel mundial que permiten que las víctimas no solamente lleven a sus hijos a los refugios sino también a sus animales. Nunca debemos olvidar que ellos también son víctimas.

Y para aquellos que, a pesar de la información, la ciencia y los hechos comprobados, nos siguen preguntando por qué perdemos nuestro tiempo preocupándonos por los animales, les dejo la magistral cita del abogado, filántropo y activista por los derechos de los animales americano George Thorndike Angell:

“A veces me preguntan: ¿Por qué inviertes todo ese tiempo y dinero hablando del respeto a los animales, cuando existe tanta crueldad hacia el hombre? A lo que yo respondo: Estoy trabajando en las raíces.”

 

 

 

Tags: , , ,

Nostalgia

Te estare esperando

Alguna vez leí un proverbio árabe que decía: “Cuatro cosas hay que nunca vuelven más: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado, y una ocasión desaprovechada”. Yo sólo puedo hablar de palabras, tiempos y ocasiones que tontamente pensé que me iban a esperar, pero esta tarde en la que finalmente me he recuperado de un mal que me tuvo ausente por un tiempo, al ponerme al día en cosas simples, órdenes caseros y papeleos siempre pendientes, he encontrado tiempo para la nostalgia. Quise correr para que no me alcanzara, pero permití que me alcanzara porque, después de todo, ella no necesariamente tiene que ser un prólogo; también puede ser un comienzo. Hoy siento nostalgia de todo y de todos; de tiempos, de gente, de momentos de alegría y tristeza, de épocas remotas y nostalgia de mí misma a quien puedo ver en un espejo de imágenes borrosas que no quiero que desaparezcan.

Arreglo papeles tratando de avanzar pendientes y encuentro cartas (de la época en la que el tiempo de espera valía la alegría de su llegada), recuerdos, momentos que solamente son significativos para mí; fotos aún vivas y coloridas de la “chiquititud”, rostros de gente que ya no están y de gente, que gracias a la persistencia del amor y la amistad, aún está. Me siento solitaria en una oficina de país extranjero que por el tiempo ya debería ser el mío; pero entiendo que, de cuando en cuando, debo permitir que la nostalgia me detenga y hasta me paralice para poder apreciarla a plenitud.

Siento nostalgia de mi padre, de sus despertares sonoros para no llegar tarde al colegio, de sus ojos verdes, serenos, profundos, siempre preocupados, de la vez que juntos vimos un espectacular atardecer en el desierto de Arizona y de la última vez que lo besé sabiendo muy bien que ya no iba a haber un encuentro más. Siento nostalgia de sus interminables colecciones de herramientas y su habilidad de arreglarlo todo. Aun confío en esas aptitudes, cuando mi vida se complica y me pone delante obstáculos para seguir… no para seguir adelante, sino simplemente para seguir. Es en esos momentos cuando le hablo a su foto, a la que siempre despido al salir de casa; y es allí cuando el recuerdo de su resiliencia, de su enorme capacidad de perdonar, de soportarlo casi todo, hace que todo pase, y que el mundo siga. Yo, casi no me arrepiento de nada, pero desde que partió, me arrepiento del tiempo que desperdicié lejos de él.

Siendo nostalgia de mi madre que ahora ya camina lento y que no es la imagen de la fortaleza, el carácter y la independencia que tuvo toda la vida. Pienso en su soledad que es muy parecida a la mía y no sé si hablar con ella frecuentemente será suficiente para reemplazar a la hija que le falta. Debe ser difícil vivir lejos de un hijo aunque esa distancia haya sido necesaria. Entonces, también le hablo a su foto y recuerdo que en los peores momentos de mi vida, ella siempre me dice que “mañana a esta misma hora, ya todo será mejor”. Creo que dentro de las miles de historias que me repite, de los éxitos que me comenta al terminar sus geniogramas, pinturas y rompecabezas, no se percata que esa simple frase hace que exista para mí un día más de esperanza, porque ya sabemos que después de la noche más negra, siempre tiene que llegar la luz de un nuevo día.

Veo entonces las fotos de los amigos. De los que calificamos como amigos y que luego de los momentos de alegría, diversión y solaz, desaparecieron. Y las fotos de los que han estado allí siempre, toda la vida. Aún me acuerdo de los nombres de los primeros, pero los de los otros están siempre allí. Solo ver los retratos de mis amigas de toda la vida, en las que todas estamos más jóvenes, felices, sanas, libres de todas las cargas que esta vida implica, hace que mi corazón tenga la certitud de su cariño y presencia. Es probable que todas experimentemos esto con intensidades diversas; pero sé que todas estamos unidas en ese sentimiento. Siento nostalgia entonces al saber que están solamente a una llamada, un correo, un What’s Up de distancia; pero eso no es suficiente. Hay momentos como hoy en los que su presencia física disiparía mi nostalgia y al no ser eso posible, lo más efectivo es verlas evolucionar dentro de sus propias vidas, creciendo, mejorando, progresando, avanzando a la distancia. Sólo Dios sabe lo difícil que es ser amiga mía a veces. Sobre todo cuando, en la cruda realidad de nuestros principios y verdades, los míos pueden contrarrestar drásticamente con los de ellas; cuando mi gran cariño por ellas no puede conciliar con mi silencio y mi necesidad de ser la voz de seres sufrientes. Sé de la bondad de sus corazones, de su racionalidad y deseo de ayudar y es por eso que a veces no entiendo por qué no pueden ver al mundo con mis mismos ojos; por qué aún no pueden ver el panorama total de mi causa. Pero, de la misma manera en la que he aprendido a valorar su apoyo y ayuda, no dejo de tener la esperanza de que algún día, aunque yo ya no esté aquí, mi luz se entrelazará con la de ellas y se convertirá en solo una.

La vida de un activista por los derechos de los animales es ciertamente complicada. Es rápida y constante y muchas veces no hay tiempo para este tipo de reflexiones; pero éstas llegan solas en un día de nostalgia como hoy. Aprecio la tecnología que nos permite acceder a otra clase de manejo efectivo, pero hoy que encuentro cartas de viejos amigos y activistas que ya no están, no puedo dejar de sentir nostalgia reconociendo que esas épocas en las que yo era quien “tomaría la posta” ahora han cambiado, pues mi trabajo es para los jóvenes que verán el fruto del trabajo originado en las cartas que alguna vez recibí de activistas de lujo como George Roos y Víctor Mileo. Ha pasado mucho, mucho tiempo; pero la semilla y el compromiso aún están allí. El mensaje no ha cambiado sino que se ha transformado para seguir el molde actual de rapidez, tecnología y eficacia. Y es precisamente por esa nostalgia de tiempos de lucha, que toda persona interesada en ayudar a los animales debería hacerlo de manera precisa, adecuada, responsable, profesional y eficaz. Nada honra mejor al pasado y a nuestros maestros predecesores que la satisfacción de un trabajo bien hecho que hace que la causa avance.

Y finalmente, pero no en último lugar, siento nostalgia por todos los animales que cruzaron mi vida hasta el día de hoy. Los que vivieron conmigo, los que alegraron mi niñez, me acompañaron en mi juventud y me proporcionaron paz y felicidad en mi vida adulta. Recuerdo con amor nuestras caminatas, las risas compartidas, los juegos, cada una de sus particularidades, gustos y manías. Veo sus fotos en las que lucen jóvenes, lindos, felices y seguros y sé con toda la firmeza de mi alma, mi mente y corazón, que en ese lugar especial en el que ahora están, no hay penas, no hay dolor, no hay enfermedad, no hay abandono. Allí me esperan inconscientemente y sin penar por mi retraso, porque el día que llegue me reconocerán de inmediato, correrán hacia mí y será como si nunca nos hubiéramos separado. Pinina I tendrá tiempo extra para conocerme mejor porque partió muy pequeñita y Pinina II me traerá su pelota de tenis verde para jugar interminablemente. Lulú me conducirá a un cómodo sillón tapizado de flores y se sentará allí regiamente, mientras que Christie me mirará con sus ojos bellos, marrones, nobles y grandes. Brigitte saldrá de debajo de una cortina de nubes para darme el encuentro y mi Cholín, con su corazón ya sanito, saltará de alegría para atrapar su frisbee anaranjado y ladrará tanto que todo el lugar retumbará con el estruendo de su voz. Kissy se acercará calmada e inteligente, me dará la pata y me retará a sacar las abejitas de tela de su panal preferido antes de que ella pueda hacerlo mientras que Hermione correrá hacia mí perdiéndose entre la hierba alta y seguramente me preguntará por qué cuernos me demoré tanto en traerle sus galletitas de animalitos. Y Cricket, siempre ensimismada con los atardeceres como los que solíamos contemplar juntas, sólo notará mi presencia cuando la cargue para abrazarla fuertemente, como antes….como siempre

Ese será el día más feliz de mi existencia porque no sólo los veré a ellos. Los veré a todos, a todos los animales que cruzaron mi camino para darle sentido a mi existencia. Veré a los que puede ayudar a lograr un final feliz y a los que, con la infinita sabiduría de sus ojos, me hicieron entender que debía dejarlos ir porque ya no podían soportar más sufrimiento. Allí estarán todos, absolutamente todos; los conocidos, los cercanos, los salvados, los incógnitos… Todos los que hacen que mi vida siga aún en tardes de nostalgia y tristeza como ésta. Son ellos y su causa de libertad los que hacen que cualquier otra cosa sea postergable para mí: la enfermedad, el fracaso, la soledad, el dolor, la incomprensión, la ignorancia, hasta la misma muerte que no me asusta porque sé que alguien más tomará la posta hasta el día de su total liberación.

La nostalgia es ciertamente ambivalente. Nos hace echar de menos lo que ya fue; pero antes de irse hasta la próxima vez que nos visite, nos deja también la esperanza y la fuerza para seguir construyendo un pasado efectivo y feliz que alguien alguna vez recordará.

 

 

 

Tags: , , , ,

¿No sería más fácil?

Diferencia

Los mexicanos, siempre creativos y jocosos, tienen un dicho muy preciso para la gente metiche y que habla por hablar. Ellos dicen: “Calladita te ves más bonita”. Y su generosidad establece una gran verdad.

¿No sería mucho más práctico, fácil y eficiente decir siempre lo que pensamos exactamente? En nuestra vida personal, hemos establecido mentiras y excusas de todos los colores, blancas, amarillas, negras y hasta multicolores. Muchas veces se prefiere ser políticamente correcto en vez de poner énfasis e hincapié en lo obvio, evidente y real.

El estudiante que “tiene potencial” es el flojonazo que no está interesado en hacer nada de nada; el compromiso “impostergable y de último minuto” es la vieja excusa para dejar plantadas a amigas de toda la vida y el famoso “te llamaré después” nunca se cumple. Todo por no decir la verdad tal y como es. Desnuda, franca, directa. Yo particularmente estoy harta de las mentiras y excusas de todo tipo. Ya no tengo tiempo ni para oírlas, ni para tolerarlas.

Y lo mismo sucede en el mundo de los derechos de los animales. Los “likes” de Facebook, las bendiciones para la vida eterna, los “nunca cambies” y demás hierbas no le sirvan para nada a los animales. En todos estos años he conocido a gente de entusiasmo efervescente que – tal vez en un momento de euforia temporal – deciden ayudar a la causa prometiendo tiempo, dinero, proyectos, y apoyo de todo tipo. Todo un globo aerostático de promesas que se desinfla rápidamente cuando se solicita profesionalismo, compromiso, limpieza, puntualidad y eficiencia. Un globo que se desinfla cuando negamos la solicitud de dinero a gente loca que nunca tiene como prioridad la causa de los animales.

Caso similar sucede cuando se pasa al campo de las opiniones y principios impartidos por los múltiples líderes del movimiento. Las críticas abundan cuando el discurso es claro, contundente y no cambia con los tiempos. Se nos vuelve a acusar de extremistas, de rebeldes sin causa, de terroristas y nuestro discurso se tergiversa o edita para beneplácito de quienes abusan de los animales.

Cuando nuestro amigo y colega, el filósofo español Dr. Jesús Mosterín, le dice a un torero que  consiga una beca para encontrar un trabajo decente, ese es exactamente el mensaje que quiere dar. Cuando nuestros colegas de PACMA en España dicen que boicotearán el Toro de la Vega hasta las últimas consecuencias, eso es precisamente lo que harán. Cuando Ingrid Newkirk, presidenta de PETA, dice que estamos trabajando para que llegue el día en el que las tendencias especistas terminen completamente, ese es el mensaje central que recibimos y debemos difundir.

Quienes trabajamos por los derechos de los animales usamos una inmensa variedad de estrategias para hacer que nuestro mensaje cumpla su objetivo. Algunos optarán por métodos paulatinos; otros más directos. Algunos serán un poco más tolerantes y otros serán brutalmente honestos; pero lo que nunca debemos permitir es que el mensaje de las organizaciones que realmente trabajan por los animales, sea vituperado o distorsionado.

Como sabiamente explicó Ingrid Newkirk en la Conferencia Mundial por los Derechos de los Animales 2014, es comprensible que existan discrepancias entre activistas; pero NUNCA debemos olvidar que tenemos enemigos comunes más importantes y más poderosos. El activismo por los animales no es un pasatiempo, algo que hacer durante los fines de semana o un club. Es una lucha constante, agobiante, demandante que educa constantemente para liberar.

Ingrid dice que no debemos permitir que en vez de tener una fuerte columna vertebral prefiramos tener un cartílago endeble en su lugar. Esta es una metáfora gringa que equivale a decir que debemos tener ovarios y testículos para enfrentarnos a aquellos que se empeñan en explotar a las criaturas que defendemos. Debemos alzar nuestra voz ante cada abuso, ante cada crueldad, ante cada inconsistencia, ante cada insulto, ante cada mentira que intente empañar los logros que hemos conseguido. Ten siempre en cuenta que para ser la voz de los animales no necesitas perder la vida como ellos; simplemente necesitas ser su voz y ejecutar acciones concretas.

Ingrid afirma que la mayoría de la gente aún sabe muy poco de las miles de naciones animales que comparten el planeta con nosotros. Se desconoce que los perros pueden reconocer y usar más de 200 palabras básicas; que las ratas son capaces de sentir remordimiento; que los peces tienen una clara percepción del tiempo; y que los perritos de las praderas utilizan cientos de verbos en las comunicaciones con sus congéneres. Aún se ignora que, a pesar de no poseer piernas, las serpientes se transportan cubriendo miles de millas de distancia; que los chimpancés bebés le mienten a sus madres; y que las cotorras tienen un apodo cariñoso de por vida para todos sus hijos. ¿No es esto simplemente asombroso y maravilloso?

Que quede claro que estas no son características humanas que queremos aplicar a los animales. Estas son características que los animales comparten con los seres humanos y es precisamente por eso que su abuso sistemático debería ser algo que nosotros entendiéramos a la perfección. Bajo ese concepto no podemos aceptar las falacias de carnes “libres de crueldad”, “gallinas felices criadas al aire libre” o “criadores responsables”. Esos conceptos simplemente NO existen. Esas etiquetas carecen de valor, ya que la única que realmente los ayuda es la que dice “Producto Vegano”.

Una vez, un seguidor de Gandhi, le preguntó con mucha seriedad: “Babu, ¿qué debo hacer con mi vida?”. Y el maestro respondió: “Enséñales valores a todos. Sé el cambio que esperas ver en el mundo”. A educar, entonces, con el ejemplo y a erradicar de raíz cualquier obstáculo que demore la realización de nuestras metas de liberación.

Optemos por ir al punto, por ser sinceros y nunca, nunca, nunca, permanecer en silencio mientras un animal esté sufriendo.

 
Leave a comment

Posted by on February 9, 2015 in Activismo efectivo

 

Tags:

La crueldad con los animales, un signo de alarma psiquiátrica

A pesar de la terrible brutalidad que encierran, los actos de crueldad contra los animales no ocupan las primeras páginas de ningún periódico ni parecen escandalizar demasiado a la población. Sin embargo, tienen un significado muy importante que debería interesarnos como sociedad. Aquellos que abusan de los animales, según indican los expertos, son hasta cinco veces más propensos a cometer crímenes violentos contra las personas.

Y a pesar de esta advertencia, la prensa informa de adolescentes que meten a un hámster en el microondas, un grupo de chicos que crucifica a un gato, otro que asesina brutalmente a un burro, u otros que torturan a un perro y cuelgan los vídeos en el Internet. Animales desollados, quemados, empalados, mutilados, apaleados, etc.

Cuando se habla de estos actos, es frecuente leer o escuchar frases como “son cosas de niños que pasarán con la edad”. Es cierto que, a veces, dentro de un juego, especialmente en grupo, algunos menores cometen actos lamentables pero, advierten los psiquiatras y los criminólogos, en otras ocasiones es una señal de alarmaque la gente no escucha. Según la opinión de Allen Brantley, supervisor y agente especial del FBI, uno de los grandes especialistas del mundo en la materia, “Estos comportamientos no son una válvula de escape inofensiva en un individuo sano”.

En países como los Estados Unidos, el interés por este tipo de actos es creciente. No sólo por la mayor sensibilización hacia los animales sino por las evidencias cada vez más numerosas de la relación entre los actos de crueldad con los animales y otros crímenes que van desde el consumo de drogas hasta los asesinatos en serie.

En la década de los 80, Alan Felthous, experto en psiquiatría forense, llevó a cabo varias investigaciones que mostraban de forma consistente cómo detrás de las agresiones a personas, en muchas ocasiones, existía una historia de abuso a animales. Sus investigaciones, realizadas con hombres especialmente violentos internados en las cárceles de Estados Unidos, así lo confirmaron.

En 2002, la revista Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law hizo público un estudio en el cual se asociaban los actos repetidos de crueldad con los animales en la infancia con el desarrollo de un trastorno de personalidad antisocial, la presencia de rasgos antisociales y el abuso de sustancias.

Frank Ascione, del departamento de Psicología de la Universidad de Utah en Estados Unidos y reconocido experto, escribía en el Boletín de Justicia Juvenil en 2001: “Aproximadamente, la mitad de los individuos asociales incurre en conductas sádicas y si lo hacen antes de los diez años el pronóstico es peor. Que el menor pase de un acto aislado de violencia contra un animal a cometer otros crímenes es una escalada” añade este experto.

El abuso de animales y la violencia interpersonal comparten características: ambos tipos de víctimas son criaturas vivas, tienen capacidad para experimentar dolor y podrían morir a consecuencia de las lesiones infligidas. La sensibilización en Latinoamérica o los programas de prevención ante esta problemática son totalmente deficientes o nulos. Son innumerables los casos de crueldad contra los animales en los que no se hace absolutamente nada al respecto dejando a los criminales en libertad para seguir abusando de los animales y la gente.

En todos los casos de violencia o crueldad contra los animales, es necesario contar con la intervención de un psiquiatra, porque al principio del problema, se pueden tomar medidas preventivas. La falta de control de los impulsos, la empatía, y el manejo de la ira son cosas que se pueden tratar si se tratan a tiempo.

Y no solamente eso, es imperativo instaurar programas nacionales de Educación Humanitaria en escuelas y universidades para poder ayudar a fomentar valores y patrones de conducta que serán beneficiosos no solamente para los animales, sino también para la sociedad. Si no queremos ciudades violentas, debemos trabajar arduamente en la prevención de una violencia que es la misma, sea quien sea la víctima.

 

Tags: , , ,