RSS

Category Archives: Activismo efectivo

Lecciones de vida

Amarelo

Todo el mundo estará de acuerdo cuando digamos que la educación en estos tiempos es totalmente diferente a la de antaño. Sin retroceder hasta trasladarnos a la época de que “la letra con sangre entra”, nos damos cuenta que los escolares de hoy gozan de un sin número de recursos que nosotros hubiéramos envidiado en otro tiempo.

El efecto de la tecnología en la educación es tan importante y relevante que, en estos tiempos, realmente no hay excusa para que ningún escolar deje de presentar un trabajo, realice una investigación, encuentre diferentes perspectivas para un mismo problema o haga un análisis exhaustivo de algún punto de vista. Hemos comprobado, tal vez con algunos trazos de decepción, que algunos héroes denominados así por libros de texto pre-concebidos, no fueron tales y hemos visto al mundo cambiar al punto de no poder recordar el nombre de todas las nuevas naciones emergentes en el mundo moderno.

Si me lo preguntan, yo estoy más que satisfecha y contenta de haber sido educada en una época en la que el esfuerzo, la dedicación y el empeño contaban. No era fácil ser muy buena alumna porque eso involucraba tener mucha organización, disciplina y compromiso. Cuando hacíamos tareas de matemáticas, no solamente debíamos brindar una respuesta, sino que teníamos que demostrar cómo habíamos llegado a ella y cuando leíamos textos para nuestras clases de humanidades teníamos que haberlos leído de tapa a tapa, para poder expresar nuestros pensamientos y opiniones. Los mapas del mundo había que dibujarlos y colorearlos y querer saber el gentilicio de los habitantes de Nueva Guinea, implicaba una visita a la biblioteca más cercana con block de notas y lápiz en mano, porque los libros de referencia, simplemente, no se prestaban. Así de complicada era la cosa, muy diferente a las experiencias con los buscadores de Internet de hoy que, en cuestión de segundos, te puede llevar a un tutorial para aprender chino o te puede decir – con video incluido – cómo hacer una germinación.

Ese tipo de educación tradicional aún es la que impera en las áreas rurales o alejadas de Latinoamérica. Miles de niños campesinos caminan o navegan cientos de kilómetros para asistir a una escuelita donde la modernidad se refleja en una carpeta destartalada, un viejo pizarrón, algunos lápices y una campana oxidada para indicar el almuerzo y la salida. Cuando veo noticias sobre el inmenso esfuerzo que hacen esos niños, de inmediato pienso en el desperdicio que veo en otros sitios; en la falta de aprecio que existe entre algunos escolares que no valoran todas las comodidades que tienen para aprender. Mientras que en Latinoamérica los políticos ponen a la educación pública en el último lugar de sus prioridades y siguen robando o delinquiendo, al pueblo, a la masa sufriente, se le mantiene ignorante pues esa es la mejor manera de controlarlo. Si en alguna época de la historia fue “pan y circo”, ahora es medio pan y vulgaridad, crueldad o basura.

Aparte de la buena formación académica que todo niño merece, son muy pocos los sistemas educativos del mundo que incluyen a la educación humanitaria como parte integral de su curricula. Se enseñan algunos valores en la clase, sobre todo en las escuelas primarias; pero no existen programas estructurados que sigan a los niños desde el inicio de su aprendizaje académico hasta el momento en el que salen a la vida.

Las razones por las que la educación humanitaria debería ser una asignatura mandatoria abundan y han sido ratificadas por agrupaciones profesionales de educadores, psicólogos y custodios de la ley. En este mundo impregnado de violencia, necesitamos niños forjados en los principios de empatía, compasión, tolerancia y respeto que todo ser humano debe poseer para poder aspirar a la creación de sociedades más cultas y más justas. Los principios de la educación humanitaria no pueden reducirse a escasas presentaciones durante el año escolar que solamente dejan un buen sabor de boca pero que no ahondan en la formación de los niños y jóvenes.

Si nos ponemos a pensar en los miles de estudiantes que no tienen vidas de familia, ni apoyo alguno; en todos los casos anónimos de niños y jóvenes con vidas personales realmente trágicas, nos daremos cuenta que las escuelas son los únicos centros donde estas personas encontrarán las herramientas para sobrevivir y ser funcionales en el futuro. ¿Cuánto tiempo más tomará darse cuenta que “el futuro del mundo” no es un asunto de suerte o de casualidad? Si verdaderamente queremos vivir en sociedades mejoradas, se tiene que trabajar el presente, representado en todos los niños y jóvenes que pueblan nuestros centros de aprendizaje.

Y regresando al hecho de las facilidades que el Internet pone a nuestras manos, la tarea se simplifica en gran forma. Todo lo que un educador interesado tiene que hacer es una búsqueda bajo el título “planes de clase de Educación Humanitaria”. Sé que, al principio, la labor podría ser ligeramente complicada, pero la práctica y la aplicación a las materias que se deben enseñar en la clase, harán que ese esfuerzo inicial se convierta en un placer. Las mejores clases que yo he dictado han sido lecciones relacionadas a temas de educación humanitaria. No son únicamente novedosas sino que también despiertan el interés y la participación de los alumnos. Sus temas únicos, relevantes y actuales motivan a que los alumnos se involucren en el tema y quieran hacer el bien. ¿A quién no le gusta que las generaciones futuras demuestren empatía, compasión, respeto y tolerancia hacia todas las formas de vida?

¿Utópico? No lo creo. Si bien es cierto que no todos los alumnos reaccionarán de la misma manera, el mensaje estará allí, vivo y presente, y la semilla ya se habrá plantado para florecer a la hora y en el lugar indicado.

Un caso particular que llamó mucho mi atención y me dio mucha ternura fue el caso de Amarelo, un perro viejito que un buen día llegó a vivir en una escuela de Uruguaiana, un pueblo localizado en la frontera entre Brasil y Uruguay.

Yo no creo para nada en las casualidades. Amarelo llegó a esa escuela por un propósito pre-destinado: el de ayudar, animar y hacer sonreír a todo aquel que cruzara su camino; llegó a la escuelita para dar lecciones de amor, sabiduría, compañerismo y lealtad.

Es así como vienen las mejores cosas de la vida, de manera inesperada. Pudo irse o quedarse solamente un día; pero él hizo de esa escuela su casa, y al permanecer en ella, empezó a dar lecciones a todo aquel que tiene la suerte de conocerlo.

La Escuela Don Hermeto ha sido el hogar de Amarelo por 16 años y es allí donde el vive pasando las horas de salón en salón, tal vez alegrando a los niños, tal vez calmándolos o dándoles ese apoyo poderoso que solamente un perro puede dar. Me imagino que ante su presencia, nadie se siente mal, ignorante, malcriado o temeroso porque los niños saben que los perros no juzgan, ni critican a nadie. Simplemente aman.

Miembros del personal de la escuela describen a Amarelo como amigable, amoroso y carismático. Debido a sus años y a su vida anterior de callejerito, Amerelo enfermó hace un tiempo, y los niños al verlo en esa situación hicieron una colecta para llevarlo al veterinario y comprarle sus medicinas. Amarelo no tendrá lujos y riquezas en esa escuelita de pueblo chico; pero él es millonario en el amor que le brindan los niños a quienes él considera amigos para toda la vida.

Los profesores manifestaron que Amarelo ayuda a los jóvenes con lecciones de solidaridad y respeto hacia los animales e incluso fue fuente de inspiración para crear un concurso de talentoso. Como resultado el mejor diseño de Amarelo fue pintado en una pared de la escuela. ¡Excelente manera de vincular las clases regulares de los estudiantes con principios de educación humanitaria!

Uno de los profesores del centro escolar afirmó:

“La cuestión del espíritu de solidaridad es también que los animales merecen respeto. Nosotros hemos logrado transferir ese sentimiento para los alumnos y ellos para sus familias. Eso es genial porque genera cambios sustentables en el respeto y cuidado de los animales a todo nivel”.

 Mucho me temo que, un día, dentro de su carrera pedagógica, Amarelo también tendrá que enseñarles a los niños sobre la muerte. Podrá despedirse de algunos y, para otros, su  partida será la primera noticia de un inicio de día de clases. No habrá forma de calmar el dolor de sus amigos humanos; pero espero sinceramente que el corazón y el alma ya preparados de los niños extiendan su compasión y generosidad al próximo Amarelo de la calle.

Yo estoy convencida de que con una buena organización y muchas ganas, se pueden lograr maravillas. ¿Por qué no fomentar la idea de que toda escuela tenga un Amarelo? Un perrito recogido de la calle al que se le proporcione un hogar en el centro educativo, conjuntamente con todas las cosas que un animal de compañía necesita: cuidado veterinario, una identificación, un collar, una correa, comida y agua fresca y limpia y, sobre todo, un compromiso de por vida. Estoy absolutamente segura que los niños de escuelas como esa saldrán totalmente beneficiados de haberse educado en la compañía fiel de un perro que no los juzgará si no recuerdan las tablas de multiplicar, la capital de Suiza o el teorema de Pitágoras. Es más, a él le podrán leer para mejorar su lectura, podrán escribir muchísimas historias sobre su vida, crearán dibujos preciosos, y aprenderán todo lo que se pueda saber sobre el origen de los perros en sendas clases de historia, geografía y estudios sociales.

Pero lo más importante de todo es que aprenderán a convertirse en seres compasivos y humanitarios. Entenderán que cuando uno le extiende la mano a un ser necesitado nuestra alma y nuestro corazón son los que quedan bendecidos. Aprenderán a que la lealtad tiene que ser a prueba de balas y no temporal o convenenciera. Sentirán que cuando el mundo entero se nos viene abajo o se nos rompe en mil pedazos, esa pata amiga que se posará en nuestro regazo traerá la fuerza necesaria para poder seguir adelante.

La decencia de un perro es el mejor modelo, el mejor regalo que cualquier ser humano podría tener. Y si finalmente podemos contar con una gran mayoría de gente decente, comprometida y compasiva, ¿no habremos entonces creado ese mundo mejor?

Ese mundo mejor del que se habla en novelas, fábulas y canciones sentimentales puede ser una realidad concreta cuando se trabaja en su construcción y en su mantenimiento. Lo veo en los ojos y en las actitudes de mis alumnos cada vez que incluimos un tema de educación humanitaria en nuestras clases. Y ellos no son niños; son jóvenes vulnerables, con una dosis considerable de problemas personales, sociales y económicos. La visión del mundo y de la realidad que nos rodea cambia cuando nos ponemos en la piel, en la vida, y en el sufrimiento del otro. Una vez que se llega a esa realización, ya no hay vuelta atrás.

Un buen día, un callejerito llamado Amarelo decidió entrar a una escuelita y con su sola presencia le cambió la vida a todos los que tuvieron el interés y la fortuna de conocerlo y de amarlo. Abramos entonces nuestros corazones y nuestras puertas a todos esos Amarelos que aún andan merodeando por allí, buscándonos….

Amarelo 1

Amarelo se ganó el amor de todos los niños

Amarelo 2

Asistiendo a clases en la Escuela Don Hermeto

Amarelo 3

Diseño ganador para el mural de Amarelo en la Escuela Don Hermeto

 

 

Advertisements
 

Tags: , , , , ,

Ni olvido, ni perdón

perros sendero

Hoy, en Lima, Perú, sale en libertad una violenta terrorista cuyo nombre no incluiré con la finalidad de no darle la publicidad que ellos siempre buscan. Y sale porque en el Perú, la corrupción, las coimas, la impunidad y los gobiernos informales y débiles aún prevalecen. Presidentes, políticos y jueces ineptos que bajos pretextos internacionales de “derechos humanos” les rebajaron considerablemente las penas carcelarias ayudaron a que eventos como el de hoy sucedan. Y lo peor es que esta lacra maléfica saldrá sin haberse arrepentido ni pedido perdón por sus múltiples crímenes para seguir infiltrándose entre la población resentida, desinformada e ignorante.

Y aparte de la importante significancia histórica y política de ese momento, no podemos dejar de mencionar que esa época de terror en el Perú, también implicó una tremenda violación de los derechos de los animales.

El FBI, en un reporte acerca de la identificación de asesinos en serie incluye como una característica importante, la crueldad contra los animales y si a eso sumamos el constante especismo en le lenguaje, terminamos con una combinación letal de abuso y explotación.

El grupo terrorista peruano “Sendero Luminoso” cuyo patético nombre fue solamente un sendero de muerte y destrucción también incluyó en su camino de violencia y crueldad a los animales. Nuestro colega y amigo, César Hildebrandt en su semanario “Hildebrandt en sus trece” reporta que durante su época de terror, de 1980 al 2000, Sendero Luminoso mató a más de dos millones de animales. Abimael Guzmán y sus secuaces mataron miles de animales domésticos, ganado, auquénidos y peces. Obviamente, en un país donde la vida de los animales no cuenta, no se puede contar con cifras oficiales, pero se calcula que esta masacre en contra de los animales sucedió principalmente en las zonas andinas del país.

“Los terroristas mataban a los pobladores de las zonas que atacaban, a quienes les ofrecían resistencia y a los gerentes de las empresas ubicadas en esas zonas. No solamente asesinaban a las personas, destruían las propiedades y las maquinarias, sino que también asesinaban a los animales que encontraban a su paso” dijo al semanario Harold Chávez, un veterinario que durante esa época fue gerente de una Sociedad Agrícola de Interés Social (SAIS). Según su testimonio, los terroristas mataban a los animales más finos y a los sementales para causar daño económico a una clase a la que consideraban imperialista, capitalista y burocrático. Ensañarse contra animales inocentes – finos o no – no solamente fue un acto deleznable y repugnante sino también equivocado de acuerdo a sus torcidas creencias puesto que muchos de esos animales ya eran víctimas de la explotación del hombre. En su sed de sangre y destrucción ni siquiera fueron capaces de establecer el claro paralelo existente entre cualquier especie explotada.

En las ciudades, y como forma de amedrentamiento e intimidación, los asesinos se dedicaban a colgar inocentes perros callejeros de los postes de alumbrado eléctrico. Las calles del centro de Lima muchas veces fueron testigo de estos actos en los que se encontraba a perros colgados portando letreros de repudio al líder chino Deng Xiaoping a quien el asesino Guzmán consideraba un traidor por haberse alejado de la línea tradicional de Mao.

Situaciones como éstas solamente suceden en países donde reina la impunidad, la corrupción y la ignorancia y donde impera el especismo y la falta de empatía para con seres inocentes que nada tienen que ver con los aciertos o errores políticos de sus gobernantes. El lenguaje especista debe ser desterrado de nuestro vocabulario y esa es una misión en la que los padres y educadores deben unir esfuerzos con miras a la creación de generaciones más civilizadas y éticas.

Por ejemplo, en el caso de la matanza de los perros callejeros, es muy probable que la gente haya empleado el consabido dicho especista que los terroristas “mataban a la gente como perros”, dando a entender que la vida de estos maravillosos animales era tan insignificante e inservible que se les podía matar en grandes cantidades y sin el menor remordimiento. En esa época, a  muy poca gente le dolió lo que le sucedió a esos pobres perros callejeros para quien la vida ya era bastante dura y cruel; y muchos menos corrigieron ese lenguaje especista que se usa hasta la actualidad. Les parece una parte común del lenguaje, una pseudo metáfora, una forma de hablar que no le hace daño a nadie; pero en realidad, el lenguaje especista denigra al ser humano y promueve la persistencia de una ignorancia que se debe erradicar para por fin poder convertirnos en sociedades más éticas y más justas.

Los asesinos de Sendero Luminoso fueron responsables de la muerte de más de 70,000 peruanos y ahora, con una estrategia diferente que el débil gobierno actual no ve o se niega a ver, piden que el resto de los peruanos “pasemos la página y nos reconciliemos”. Desean una segunda oportunidad y que se les permita regresar a la vida democrática para presentarse como un nuevo partido político de izquierda.

La respuesta de los activistas por los derechos de los animales debe ser un rotundo ¡NO! Un claro ¡NO! al olvido y al perdón que demandan, a todas sus estrategias de infiltración, a su inexacta clasificación de “presos políticos” y a todos sus ocultos y modernos representantes rojimios que muchas veces se presentan como candidatos que llevan en su agenda temas de protección animal. Cuando las elecciones se acerquen, revisa su trayectoria, los grupos a los que pertenecen, las estrategias que utilizan y las premisas que propugnan. Muchos de ellos piensan que por el solo hecho de gritar improperios, realizar gastados plantones y pelearse con el jabón, son acreditados representantes de los animales. Nada puede estar más lejos de la verdad. Ellos no habrán sido acusados de terroristas, pero nunca debes olvidar que sus posiciones políticas radicales no tienen como prioridad a los animales. Sus resentimientos sociales son siempre mucho más importantes que la causa que dicen defender.

 

 

 

Tags: , , , , ,

¡San Borja dice NO a la crueldad!

Alcalde Alvarez

Cuando todo acto de crueldad anacrónico y repudiado por mentes actualizadas y civilizadas llega al apogeo de su propia decadencia, sus perpetradores muestran características propias al declive inminente de su maldad. El mundo especista nos malacostumbró a decir que “cuando el barco se hundía, las primeras que salían eran las ratas”. Ahora sabemos que, si lo hacían era porque eran animales inteligentes con un alto sentido de sobrevivencia; pero cuando se trata de los seres humanos, la historia está llena de ejemplos alusivos que demuestran que las estrategias mal pensadas y desesperadas son indicadores seguros de un inminente final.

En todo el mundo, las miles de organizaciones anti-taurinas han luchado a brazo partido por erradicar este cáncer moral que aún aqueja a algunos países en vías de desarrollo y en su tenaz empeño, se han adjudicado muchas victorias. El ser humano, un poco lento para darse cuenta de las cosas positivas, ha abierto los ojos a lo que realmente representan todos los espectáculos en los que se abusan a los animales. No es solamente un tema de ética y principios de beneficio animal; es también un asunto que involucra temas económicos, culturales, religiosos y políticos.

En su intento por seguir promoviendo su fiesta bárbara, los empresarios de las mafias taurinas lo han intentado casi todo: la promoción de su salvaje espectáculo en áreas ajenas a él, la creación de escuelas taurinas para mujeres (aduciendo temas de igualdad de género) y niños, un llanto interminable debido al número de personas que quedarán sin empleo (pues que busquen un trabajo digno, ¿no?) si los cosos taurinos cierran, la desaparición total de los toros de la faz de la tierra, la propaganda realizada por artistas venidos a menos y la creación de plazas taurinas portátiles en zonas económicamente afluentes. Si todo esto no es desesperación, realmente no sé que es.

Y algo similar se intentó realizar en la Municipalidad de San Borja, uno de los distritos más activos y progresistas de la ciudad de Lima Metropolitana. Con el “bamboleo” musical de los anacrónicos Gypsy Kings a quienes no los escuchan ni sus abuelitas, se pretendía realizar un festival taurino en las instalaciones de un organismo perteneciente a las fuerzas armadas del Perú.

Lamentablemente el Perú está pasando por una difícil situación social, política y económica debida a la apatía del gobierno; pero establecer este tipo de espectáculos en una organización castrense y dentro de un municipio progresivo y moderno era algo que no debía suceder.

Por supuesto, que los infaltables y desubicados “animalistas” convocaron a sus tradicionales plantones y protestas sin antes realizar las debidas averiguaciones. El proceso de razonamiento cerebral en una persona promedio no se tarda mucho; pero es requisito indispensable para poder realizar acciones efectivas. Antes de gritar desaforadamente, hay que pensar y actuar con raciocinio. ¿Es mucho pedir? Lamentablemente, para alguna gente sí lo es.

Después de realizar las averiguaciones necesarias, nos informaron que el evento no se iba a dar; pero nos quedaba la duda ya que la publicidad y la venta de boletos aún estaba vigente. Pedir que la gente sea cómplice vergonzoso de la masacre de un noble toro por el módico precio de 1,230 soles es realmente una cachetada a la gente pobre de Lima. Pero por supuesto que la gente pobre de Lima no es una de las prioridades de la mafia taurina. Mientras más ignorancia persista, a cualquier precio, más alta es su ganancia. Pagar casi US $400 por ver cómo se tortura a un toro y a un caballo, en un país donde existen innumerables casos de pobreza extrema solamente puede ser entendido por una clase de gente miserable que no siente empatía ni compasión por nada ni por nadie. Léase: Taurino.

La idea de un municipio moderno y progresista donde se atiende a sus pobladores con eficacia, se les ofrece una variada gama de actividades interesantes y culturales y se mantiene el ornato del área de una manera casi impecable no coincidía para nada con la realización de un espectáculo barbárico de sangre y abuso. Es por eso que nos pusimos en contacto directo con el alcalde del distrito, Señor Marco Antonio Álvarez Vargas, administrador de empresas y coronel retirado del Ejército Peruano, quien es el burgomaestre de San Borja desde el 2011 para expresarle nuestra sorpresa y asegurarnos que el evento no se realice.

El Sr. Álvarez tuvo la gentileza de llamarme personalmente por teléfono para confirmarnos que “tal evento no se realizará bajo ninguna circunstancia”. Lo felicité sinceramente porque ese no es necesariamente el modus operandi de la gran mayoría de políticos limeños. Nos ofreció apoyo para cualquiera de nuestros proyectos y tendré el gusto de conversar extensivamente con él la próxima vez que esté en Lima.

Por supuesto que de inmediato surgieron las quejas infaltables de los “animalistas de pintura roja” aduciendo favores y preferencias políticas. A ellos les informo, por si no lo leyeron en columnas anteriores, que yo, por los animales, estoy lista hasta de pactar con el mismísimo diablo. No faltaron los chismes y comentarios negativos acerca de sus intenciones de convertirse en el próximo alcalde de Lima y a ello replico que la comunidad de activistas pensante y votante, definitivamente apoyaría su candidatura si en su plataforma de gobierno él incluye temas de protección y defensa animal. Ya va siendo hora de que sigamos el ejemplo de otras ciudades latinoamericanas con alcaldes que han entendido que nuestro trabajo no se centra en la cara linda de perritos y gatitos, sino que está íntimamente ligada a temas educativos, económicos y de salud humana.

Mientras que la mafia taurina siempre busca engañar al público aduciendo fines caritativos y/o culturales para justificar sus masacres, el alcalde Álvarez vuelve a dar el ejemplo con una combinación que precisamente incluye a la verdadera cultura peruana y a la caridad bien empleada al organizar un campeonato de marinera cuyos fondos beneficiarán al Hospital del Niño. La prueba es clara y contundente: Sí se puede hacer bien las cosas dentro de un marco ético y sentar un buen ejemplo no sólo para los vecinos de San Borja, sino del Perú entero.

A veces pienso que, en el Perú, cuando se trata de política, las esperanzas están totalmente muertas; pero mi conversación con el alcalde Álvarez ha renovado el hito de esperanza que aún me queda. Esperemos entonces que todas las palabras se tornen en una realidad concreta y firme para beneficio de todos.

¡Muchas gracias, señor alcalde!

 
 

Tags: , , ,

Si no ayudas, tampoco estorbes

impunidad

Este viejo dicho, al que mucha gente ya no le haga mucho caso, es tal vez muy pertinente cuando uno tiene que lidiar con miembros del género humano ignorantes, tóxicos, y simplemente inservibles. Aún existen en este mundo seres humanos que bien valen la pena. Generosos, íntegros, decentes y de corazón noble; pero hay otro grupo defectuoso, que, al no poder hacer absolutamente nada para superar sus limitaciones, únicamente pueden recorrer a lo más bajo y rastrero de los rasgos humanos.

¿Qué más le queda a un ser irreciclable que después de mirar a todos lados, no encuentra absolutamente nada positivo más que la patética monotonía de una existencia vacía?

Y de esto vemos ejemplos en toda Latinoamérica; donde la diferencia entre humanos y no humanos es únicamente conveniente cuando sirve a propósitos obscuros y personales. Las causas relacionadas con los pobres, con los ancianos y con los niños eran la norma hace unos años cuando las sociedades indiferentes ni siquiera consideraban a las especies animales que han sufrido la misma o peor explotación a través de los siglos.

Proteger o defender a un animal es para algunos un asunto “cool”, un tema “trending”, algo de moda para sentirse mejor, de alguna forma, con una consciencia plástica e inexistente en los momentos de prueba. Mucha gente lo hace individualmente y otros se agrupan bajo falsos nombres de “defensa”, “protección”, y muchos de los detestables “ismos” que en el mundo de habla hispana bien podrían traducirse como conglomeraciones de extremistas inútiles, vulgares y violentos que con una mano intentan salvar a un perro mientras que con la otra consumen el cuerpo mutilado de un animal que también tenía derecho a vivir.

En este espectro repugnante están los que, por motivos puramente personales y generalmente de lucro personal, engañan y estafan a la gente más pobre, más ignorante y más desinformada. Aquellos que encubren a quienes dañan voluntaria y conscientemente a los animales porque les es conveniente para seguir viviendo de ellos; toda la gama de sinvergüenzas que explotan la misericordia de la gente incauta con nombres, títulos y cargos inexistentes…. Todos aquellos limitados que, al verse expuestos y descubiertos públicamente, solamente pueden recurrir a las vulgares diatribas a las que están acostumbrados. Ellos son los poseedores de su verdad analfabeta; de sus títulos de héroes sin capa y de la infinita miseria de categoría infrahumana.

A veces me pregunto si eso viene de raza, de pobreza, de costumbre o de viveza. Toda la mezcla que cargamos en Latinoamérica, mucha de ella generada en nuestra propia cultura y por herencia de los conquistadores, marca el camino claramente. Con honrosas excepciones, la maldad, la traición y la envidia han sido parte de los pueblos que nos formaron. Por ejemplo, no conozco ningún latino que no le haya echado la culpa de todas las desgracias nacionales a los españoles que nos conquistaron, Por supuesto que no les falta razón; pero nadie habla de los traidores locales; de quienes se unieron al enemigo para destruir a quien sí estaba haciendo bien las cosas, de los siempre presente envidiosos incapaces de reconocer que siempre hay alguien que hace mejor las cosas; de los malnacidos que juran defender una causa solamente hasta que sus intereses personales se vean perjudicados.

Ahí te va una cortita lección de historia: En el Perú, cuando Manco Inca (También conocido como Manco Cápac II) se vino a dar cuenta que los españoles lo habían utilizado, preparó una gran estrategia que hubiera significado su total expulsión de nuestra patria. Pero en el momento más álgido de la batalla, en el momento en el que se tenía que demostrar la lealtad al gran imperio y se hubiera podido aplastar a los invasores como las lacras que eran, no faltaron los traidores personificados, por ejemplo, por los Huancas que nunca se aparecieron en el frente por el que debían atacar y por la ayuda de la ya establecida amante de Pizarro, Inés Huayllas, hija de Huayna Cápac quién pidió a su madre, Kuntur Huacho, que enviara un ejército inca para ayudar nada menos que a los españoles.

En el mundo del verdadero activismo animal no hay lugar para los ignorantes, los traidores, ni los sinvergüenzas. No hay lugar para quienes se hagan pasar por gente comprometida, eficiente y decente. Este es un mundo ético, de educación continua, de compromiso sin fecha de expiración, de consecuencia y de trabajo efectivo y constante. No hay lugar aquí para el que envidia el trabajo ajeno bien hecho; ni para el que mira para el otro lado por conveniencia cuando un animal es abusado. Aquí no hay lugar para farsantes de medio pelo que en su afán de comer tres veces al día fingen ser lo que no son. Para todos aquellos incapaces de entender y celebrar las trayectorias y victorias ganadas por otros con trabajo limpio y eficiente.

Hace un mes denunciamos a varios veterinarios, a un matarife y a dizque protectores por encubrir o pretender ser lo que no son. Al quedar expuestos en lo más directo de su condición infame, y sin tener ningún argumento recurrieron como siempre a la vulgaridad, a la mentira y a la nunca infaltable exposición de las lacras que llevan dentro. En cualquier país civilizado, la exposición de las lacras hubiera sido más que suficiente; pero en mi pobre Perú, país maravilloso, y con honrosas excepciones, lleno de gente corrupta e ignorante, la impunidad persiste y la calumnia y la diatriba son las estrategias de moda. Y todo ese barro les llega a los animales, y a los animales de la gente más pobre y necesitada.

Es entonces nuestro deber como activistas desenmascarar a los farsantes, seguir denunciando la crueldad en todas sus formas y continuar educando a la gente pese a todo y a todos. Quienes tenemos algo que se llama trayectoria, somos quienes debemos de dar el ejemplo preparando a nuevas generaciones de activistas íntegros y comprometidos. Somos quienes debemos prestar constante apoyo y orientación para que la transición ética que involucra a TODOS los animales sea la norma y no la excepción. Un pueblo ignorante y vulgar siempre será tierra de cultivo para la perpetuidad de gente inservible a nuestra causa. No estamos involucrados en este movimiento social porque nos gusta la cara de un cachorrito o porque no tengo nada más que hacer. No estamos en esta lucha para quedarnos constantemente en una posición inerte e ignorante; estamos aquí para estudiar, para aprender, para saber estadísticas que aniquilarán a nuestros contrincantes, para EDUCAR CON EL EJEMPLO. Y ese compromiso definitivamente va unido a muchos sacrificios, a muchas penas, a muchas pérdidas, y a la magnanimidad de ser conscientes de que hay individuos e instituciones que realmente hacen un trabajo digno de imitar.

El deber de un verdadero activista es el de encontrar su posición dentro de un movimiento organizado, conocer su lugar, respetar la jerarquía y trabajar muy duro para escalar posiciones si es que esa es la intención. El ignorante, el torpe, el limitado, el que no tiene argumentos es el que estorba; el que debe desaparecer, el que debe ser expectorado.

Y, conjuntamente con esto, va la práctica concreta que no obstaculiza, sino que facilita la resolución de los problemas. Unido a eso va la acción concreta que determina en qué y cómo se puede ayudar en vez de saturar a quienes trabajan día y noche por los animales. El que toma un video de un perro atropellado y lo publica pidiendo que “alguien haga algo”, estorba. El que critica a una organización porque no se realizan campañas de esterilización “cerca de su casa” o en “lugares pitucos”, estorba. El que insulta y calumnia a activistas efectivos porque sus limitaciones no le permiten ser como ellos, estorba también. Aquel que sin saber o darse el trabajo de averiguar bien los datos grita, vocifera y solicita “plantones” violentos y huachafos, es un tremendo estorbo. El que acosa o involucra a personas que nada tienen que ver con sus supuestas quejas animalistas y las llenan de diatribas, no solamente estorba, sino que también es un pobre miserable. Punto.

Entonces, ya lo sabes. Si en el Perú y en otros países sudamericanos la descalificación moral no existe, ya es hora de que empecemos a construirla en todo sentido, y con más razón en la causa de los animales, pues ellos carecen de la palabra oral para decirles a todas esas lacras que no se metan a “defenderlos” o “protegerlos”. En el Perú reina la resignación inerte, todo se tolera, y todo se minimiza, trivializa porque “somos informales y estamos en el Perú, pues”. Con esa limitada mentalidad sólo retrocedemos mientras hay tanto trabajo por hacer.

Los animales no necesitan pseudo “animalistas” de pacotilla, de boca floja, obscuro origen y pésima ortografía; ellos necesitan activistas preparados, leídos, y listos para la acción. Ya va siendo hora de que te conviertas en uno de éstos.

 

Tags: , , ,

Ayuda para controlar las convulsiones en perros

Acupresion

Ser testigo de una convulsión en un perro, sobre todo si es la primera vez que ocurre, es un episodio terrible que inspira mucho temor e impotencia.

Cuando el perro se desploma, sus ojos se tornan vidriosos y empieza a convulsionarse incontrolablemente. Si tu perro sufre de una convulsión, lo primero que debes hacer es llevarlo de inmediato a su veterinario para determinar la causa. Una vez que haya sido diagnosticado y medicado, una simple técnica de acupresión podría reducir la severidad y la duración de sus convulsiones, si es que vuelven a ocurrir.

Las convulsiones se pueden producir por diferentes razones. Es por eso que la intervención veterinaria es de suma importancia. La genética de tu perro, su exposición a diferentes toxinas, el distemper, las enfermedades renales y hepáticas, las picaduras de insectos, los desequilibrios hormonales, los factores de edad, la insuficiencia de electrolitos, la enfermedad de Lyme, el desarrollo anormal del cerebro o sus lesiones son la gran variedad de condiciones que podrían propiciar una convulsión en tu perro.  Sin embargo, muchas convulsiones en perros, no tienen un origen conocido o específico.

Sea cual sea la causa, las convulsiones involucran la falla de neuronas cerebrales debido a un desequilibrio químico en sus neuro transmisores. Las convulsiones pueden ser leves, medias o severas en potencia, duración y frecuencia.

Durante una convulsión tu perro puede desplomarse, salivar excesivamente, perder el control de sus esfínteres y sacudirse incontrolablemente. Las convulsiones tienen diferentes duraciones y luego de que suceden el período de recuperación también puede ser diferente en cada perro. Después de las convulsiones, tu perro puede parecer confundido, desorientado y temeroso. Puede sufrir de ataxis (trastorno de la coordinación del movimiento), demandar más atención de lo normal, y experimentar contracciones musculares.

A diferencia de los seres humanos, los perros, muy raramente, podrían aspirar o tragarse su lengua durante una convulsión. Más bien, ellos se quedan aturdidos, cierran fuertemente sus mandíbulas, salivan y sufren contracciones nerviosas. Algunos perros podrían tener dificultad en respirar, desmayarse o su presión y pulso pueden bajar considerablemente en vez de tener una convulsión típica.

La duración de una convulsión es usualmente de 30 a 100 segundos. En casos extremos, el perro puede tener convulsiones múltiples, repetitivas y severas en rápidas sucesiones que podrían ser mortales.

Volvemos a hacer hincapié en el hecho de que solamente un veterinario puede determinar las causas y el debido tratamiento de cada animal víctima de convulsiones. No todos los casos son los mismos. Aparte del adecuado cuidado veterinario que le brindes, puedes seguir los siguientes pasos para ayudar a tu perro:

Miles de años de observación clínica desarrollada por doctores chinos han demostrado que algunos puntos específicos de acupresión en el cuerpo humano y canino pueden tener efectos benéficos en su salud si son estimulados correctamente. Un punto de acupresión aplicado en la nuca llamado Canal de Vaso Gobernador 14 (GV 14 en inglés o Du 14 en chino) puede ayudar a resolver el Viento Interno y el Calor asociado a las convulsiones. De acuerdo a la acupresión china, para que el hígado recupere su habilidad de proveer al cuerpo con un flujo armonioso de Chi, los elementos Viento y Calor deben estar disipados.

Para quienes no conocen los preceptos de la ciencia de la acupresión china, incluyo la siguiente explicación:

Cuando tu perro está sufriendo una convulsión, el movimiento incontrolable de su cuerpo y extremidades puede ser entendido como un árbol que es remecido por un viento furiosos y fuerte. En la medicina china, las convulsiones se consideran como “Viento Caliente Interno” porque son como un viento incontrolable que castiga el interior del cuerpo.

En la Medicina Tradicional china, el hígado es responsable por el flujo armonioso de la energía generadora de vida llamada “Chi”. El hígado es muy vulnerable a la invasión del Viento. Se piensa que cuando el Viento invade el cuerpo, el Chi del hígado se interrumpe y el cuerpo puede sucumbir al caos interno en forma de convulsiones.

Las convulsiones son consideradas Calor por naturaleza. Los antiguos chinos creían que un Viento fuerte produce Calor. Ese tipo de Calor que se acelera en el cuerpo puede afectar al cerebro dando lugar a la pérdida de la conciencia y a la “quemadura” de sus conexiones neurológicas.

Recientes estudios practicados por acupunturistas chinos han demostrado que la aplicación directa de un paquete de hielo en el Canal de Vaso Gobernador 14 (GV14) al inicio de una convulsión puede reducir la duración y la severidad de un episodio. Ellos sugieren que el hielo también puede minimizar la fuerza y la frecuencia de las convulsiones.

Esta técnica de combinar un punto de acupresión con la aplicación de hielo tiene otra ventaja. Puede ayudar a reducir la cantidad de medicamentos necesarios para controlar la frecuencia de las convulsiones de tu perro. Recuerda que el exceso de medicación puede afectar negativamente la calidad de su vida.

Si tu perro sufre de convulsiones, la meta es encontrar la mejor manera de restaurar su salud y bienestar. Tu cooperación efectiva con su veterinario, al utilizar el método de la acupresión y el hielo, puede ayudar mucho al manejo de esta condición en tu perro.

Y no olvides que durante las convulsiones es muy importante que mantengas la calma para que se la trasmitas a tu perro. Asimismo, no olvides alejar tus manos de su hocico porque durante estos episodios los perros generalmente cierran fuertemente sus mandíbulas y podría morderte sin querer hacerlo.

 

 

Tags: , ,

¡Hasta nunca!

Goodbye RB

Hace unas horas cayó el telón, los gritos de los indolentes se apagaron, los ojos de niños indiferentes y programados hacia la crueldad se cerraron, los globos se reventaron y el dulce aroma de los algodones de dulce se desvaneció en el aire para dar paso a una celebración largamente esperada por los activistas que, día a día, luchan por los derechos de los animales.

Con enorme gusto y satisfacción vi el final de la última función del “Show más Cruel del Mundo”, el circo Ringling Brothers and Barnun & Bailey, uno de los más sangrientos, deplorables y macabros espectáculos que por 146 larguísimos años lucro con la miseria y la explotación de miles de animales.

La carpa ha quedado finalmente vacía marcando una tremenda victoria para las organizaciones de protección animal. Los que manipulaban cruelmente a los animales y los entrenaban para realizar ridículos trucos ajenos a su especie, los que comercializaban con su sufrimiento y los alejaban brutalmente de sus madres y congéneres en lejanas tierras y los dueños de las carpas de tortura, ahora tendrán que dedicarse a buscar trabajos dignos. ¿Pero qué saben ellos de dignidad? Espero que cada intento de regresar a la fuerza laboral encuentre un rotundo rechazo por parte de un público consciente. Después de todo, ¿quién querría verle la cara todos los días a alguien que torturaba a un elefante bebé, azotaba a un tigre temeroso o le arrancaba los dientes a un oso para poder hacerlo bailar? ¿Quién querría socializar con alguien que privaba a seres vivos de aire, agua limpia y descanso? ¿Quién querría estrechar la mano de un torturador que hacía enloquecer a animales hasta hacerles perder su natural dignidad? Yo, definitivamente, no.

La fuerte presencia liberacionista de entidades como PETA que vehementemente no los dejó respirar todos estos años, logró finalmente cerrar las puertas de su antro de sangre, violencia y abuso. Nada nos detuvo, ni el frío glacial en Michigan ni las altísimas temperaturas veraniegas en Arizona donde en más de una ocasión padecí de una gran insolación. Mi precio era mínimo en comparación con lo que ellos tuvieron que pagar. Yo tenía la opción de una refrescante botella de agua y la comodidad de mi casa para el descanso. Ellos no. Ellos tenían que continuar con sus abusadores, hasta el próximo pueblo, hasta la próxima ciudad, aprisionados en estrechos, incómodos y pestilentes carromatos para seguir divirtiendo a una chusma infame y carente de empatía. Una masa a la que nunca les importo su bienestar, su dignidad y sus derechos.

Nos gustaría poder afirmar que los 50 animales cautivos en ese circo irán a descansar a santuarios donde podrían intentar vivir el resto de sus vidas en ambientes lo más parecidos a sus hábitats naturales; pero, lo más probable es que los reubiquen en zoológicos. Los representantes del circo han manifestado que algunos animales irán a centros de conservación en los Estados Unidos, pero yo no creeré en eso hasta que lo vea con mis propios ojos. Los explotadores de los animales nunca dejan de pensar en la forma más fácil de lucrar con los animales. Y esta no será la excepción.

Soy consciente que esta es una victoria parcial porque no es completa de acuerdo a nuestros deseos, pero es una victoria muy significativa. Después de un arduo y extenso trabajo PETA lideró la lucha en contra de este circo y nunca les dio la menor tregua, la más mínima concesión. Ingrid Newkirk, presidenta de PETA, nunca habló a medias tintas y nos lideró en una lucha frontal contra el nefasto circo que hoy, finalmente, ha dejado de existir. A diferencia de líderes de otras agrupaciones que dicen trabajar por los derechos de los animales, ella nunca se refirió al cierre de este circo como un “final agridulce” en el que se notaba cierto tono de lástima por los explotadores. Ciertamente, a PETA le sobra la consecuencia y determinación que a otros les falta.

No hay que olvidar tampoco que, desde sus inicios, los dueños originarios de este circo, explotaron, sin el menor escrúpulo y con fines de lucro, a seres humanos que sufrían de alguna alteración física. Por sus tiendas pasaron hombres gigantes, enanos, hermanos siameses unidos por alguna parte del cuerpo, hombres elásticos, mujeres barbudas, personas con deformidades físicas, jorobados, mujeres de cuatro piedras, hermanos con microcefalia, mujeres con Síndrome de Seckel, albinos, esqueletos vivientes, y personas con la Enfermedad de Milroy. El morbo de la gente los movía a pagar por una entrada para encontrar entretenimiento al observar la miseria de esas personas. Nunca pensaron en sus sentimientos, en su vergüenza, en el atropello a su dignidad. No por gusto siempre afirmamos que cuando se trata de la explotación de un ser vivo, la violencia y la indiferencia siempre son las mismas. La especie nunca importa cuando la meta es llenar la billetera con dinero mal habido y manchado de sufrimiento.

El productor del espectáculo explicó que la decisión de cerrar se debió a la caída en la venta de entradas, especialmente tras la retirada del espectáculo con elefantes el año pasado, y los elevados costos operativos, pero todos sabemos que años de abuso animal, una multa histórica de $270,000 por violar leyes federales sobre bienestar animal (la multa más alta pagada por infracciones de ese tipo) y la presencia constante de PETA liderando a un conglomerado de asociaciones de protección animal fueron quienes les dieron el tiro de gracia.

Desde 1882, los animales sufrieron en Ringling Brothers and Barnun & Bailey cuando P.T. Barnum trajo al país a Jumbo. Y desde sus inicios, PETA inició campañas a lo largo y ancho de los Estados Unidos para denunciar los abusos contra los animales que formaban parte de los espectáculos del circo. El maltrato no se limitaban a las acrobacias dentro de las pistas, sino también las técnicas de entrenamiento que se utilizaban para domar a los elefantes.

Asimismo, en 2011, la publicación Mother Jones destapó que los elefantes de Ringling pasaban la mayor parte de su vida encadenados o viajando en trenes, bajo la amenaza constante de las crueles herramientas que sus adiestradores utilizaban. Varios años más tarde, ante las incesantes presiones de PETA, Feld Entertainment anunció que retiraría a los elefantes asiáticos de sus espectáculos de forma progresiva, enviándolos a un “centro de conservación” que había fundado para su preservación. La verdad es que tal centro no era otra cosa que un centro anexo de tortura al que ni el público ni la prensa tenían acceso porque se trataba de un centro de entrenamiento cruel y reproducción forzada.

Hoy, al ver el final del último show, esperaba ver las lágrimas hipócritas de los explotadores pues las farsas hay que llevarlas a cabo hasta el final. El maestro de ceremonias procedió a agradecer a un sinnúmero interminable de gente. No me sorprendió mucho descubrir que parte de su personal estable incluía al Ministerio de la Conferencia de Obispos Católicos, “guías espirituales” – como los llamo el presentador del circo – encargados de la vida espiritual de los torturadores y de bautizar a los hijos de los trabajadores. ¿No es esta una nueva decepción de la iglesia católica siempre ligada de una u otra forma a la explotación animal? De ellos, ya nada me sorprende, pero esto terminó por sellar el inmenso desprecio que me inspiran. Según ellos no hay absolutamente nada de malo en secuestrar a un animal, golpearlo, abusarlo, denigrarlo, maltratarlo y explotarlo hasta morir si a cambio con eso le puedo arrancar una sonrisa asquerosa y cómplice a una masa inservible. ¿Y el Papa, conoce esta situación o sigue mirando para el otro lado? Nunca olvides que él tiene el poder y la autoridad legal para terminar con estas barbaridades; para prohibir que su iglesia se hunda más y más en el lodo putrefacto de la complicidad con los explotadores de seres sintientes e inocentes.

Al final – por supuesto – el presentador les dio las gracias a los animales y pidió aplausos para esos “maravillosos artistas” que deleitaron al miserable público por cientos de años. Dijo que “los amaban”, que nunca los olvidarían y animó al público para que cantaran la clásica canción de las despedidas, Auld Lang Syne.

Se equivocó rotundamente. Los artistas aceptan participar voluntariamente de cualquier acto; firman contratos, ganan un sueldo; renuncian cuando quieren; no tienen que separarse de sus familias; no pasan ni hambre, ni sed, ni frio, ni calor; tienen derecho al descanso; no viven esclavizados ni encadenados, y, ciertamente, no son golpeados, humillados, mutilados, electrocutados y despojados de sus espíritus.

Cuando alguien ama a otros seres ninguna de estas cosas sucede. Sólo los enfermos mentales, los psicóticos, los depravados, pueden amar a alguien brutalizándolos y arrancándoles sus ganados derechos.

No, señor presentador, su patética despedida orquestada para provocar lágrimas en un público ignorante, no tiene ninguna aceptación entre la gente pensante, consciente, empática y ética. Y su repugnante intento de aplicar la letra de la tradicional canción de las despedidas a este momento triunfal de PETA y de todos los que por cientos de años trabajamos por la liberación de los animales, también fue fallido.

La letra de Auld Lang Syne dice:

No es más que un hasta luego,

No es más que un breve adiós,

Muy pronto junto al fuego

Nos reunirá el amor.

Para Ringling Brothers and Barnun & Bailey ya nunca jamás habrá un “hasta luego”. Este no es “un breve adiós”; es un adiós definitivo, concreto, terminal, para siempre…

No existe ningún “muy pronto” ni ningún “amor” y el único fuego en el que se encontrarán, si es que es cierto que existe, será el fuego del más terrible de los infiernos en el que espero terminen todos aquellos que abusan a cualquier animal.

Celebremos esta victoria para los animales; pero no nos descuidemos y sigamos trabajando arduamente hasta que todas las carpas del mundo caigan al suelo, vacías. Aún tenemos mucho trabajo por hacer; aún nos quedan muchas victorias por proclamar; aún nos quedan jaulas por abrir, pero, en este domingo histórico, disfrutemos, desde lo más profundo de nuestro ser, la satisfacción de haber cerrado un centro nefasto de horror y crueldad y repitan conmigo, a todo pulmón:

¡Hasta nunca Ringling Brothers and Barnun & Bailey!

 

Tags: , ,

¡Hasta vaciar el último tanque!

SeaDead

Mientras que Francia acaba de dar un paso hacia nuestra meta final al prohibir la reproducción de delfines y orcas en cautividad, nuestros compañeros de Animal Heroes en México y mis compañeros de SPEAK en Arizona siguen luchando para conseguir que estos magníficos animales puedan ser finalmente libres de todo tipo de explotación.

Ha de quedarles totalmente claro que NO queremos tanques más grandes, lo que queremos son tanques totalmente vacíos. ¡Los animales marinos no existen para entretenernos! Muchos “animalistas” (el solo término malgastado y deteriorado me mortifica), los que se creen “más papistas que el Papa”, tal vez salgan a criticar esta acción por considerarla parcial. Esta gente es la misma que se opone a que los restaurantes de comida rápida ofrezcan opciones veganas o que un vegano vaya a comer algo vegano a un restaurante que no lo es. Hay que repetirles y repetirles hasta el cansancio que lo importante es la educación de las masas humanas de lento entender y tardía actuación y no su obsesión de policía vegana.

El publicista americano Thomas Smith, en su libro “Successful Advertisement” afirma que una persona debe escuchar un mensaje por lo menos nueve veces para empezar a entenderlo a cabalidad. Es por esto que tendremos que seguir repitiéndoles que el paso que Francia ha dado, es, en efecto, un paso un tanto lento, pero en la dirección correcta.

La educación de la gente es paulatina y, en casos de defensa animal, muy lenta para nuestro gusto; pero su lentitud no puede desalentarnos sino más bien animarnos a continuar con nuestro trabajo con más vehemencia.

No hemos tenido la suerte de nacer animales. Somos animales no humanos y debemos trabajar alrededor de nuestras limitaciones. ¿Alguna vez han observado cómo las madres animales adiestran a sus hijos para enfrentar el mundo? Ellas no tienen que estar repitiendo instrucciones una y otra vez. Traen a sus vástagos al mundo, los protegen, los cuidan, los alimentan y, llegado el tiempo correcto, les enseñan que alimentos no comer, a escapar de sus predadores, a construir sus familias y sus casas, a alejarse de la Bestia Humana y ¡ya! Nunca he visto un gato que viva a costa de las costillas de su madre, a un lobo que no cumpla su rol en la manada o a una jirafa desempleada que regrese a la casa materna para vivir allí improductivamente.

El Ministerio del Medio Ambiente francés publicó un decreto que establece que los parques acuáticos no podrán adquirir nuevos animales ni criarlos, sino solo mantener a los que tienen con unas normas más estrictas. Para nosotros, este es el principio del fin. Un paso adelante hacia la meta final. El decreto, que sustituye a otro de 1981, prevé un aumento de al menos 150% del espacio de los estanques para permitir a los animales alejarse de los visitantes y de otros animales. Prohíbe el uso de cloro para tratar el agua, el contacto directo entre el público y los animales, y las inmersiones de la gente en los estanques. Los establecimientos tienen seis meses para adaptarse a las nuevas normas, y hasta tres años para expandir sus estanques.

Cinco asociaciones animalistas, incluyendo a Une Voice y Sea Shepherd han enviado un comunicado conjunto en el que apoyan la medida. “En concreto, eso significa que se acaban los programas de reproducción, de intercambios o de importación. Sin la posibilidad de renovar los cetáceos, significará el fin de los circos marinos en nuestro territorio”, han expresado.

Esta medida provocó la enojada reacción de Jon Kershaw, director del mayor parque de atracciones marinas de Europa, Marineland d’Antibes en la Costa Azul. Marineland es el mayor delfinario de Francia, y como otros muchos de estos establecimientos en Europa, está controlado por una multinacional española de parques temáticos. Por supuesto queda claro que su enojo nos importa un soberano bledo. El día de la total liberación se acerca y a los explotadores de los animales sólo les queda quejarse.

 Y continuando con las buenas noticias nuestros amigos de The Dolphin Project ha dado a conocer el reporte económico de SeaWorld Entertainment correspondiente al primer trimestre del 2017. Estos datos muestran una reducción de sus ganancias en un 15% en comparación con el primer trimestre del 2016.

Para los incrédulos enemigos de los animales, aquí les dejo el enlace para que lloren con ganas:

http://www.seaworldinvestors.com/news-releases/news-release-details/2017/SeaWorld-Entertainment-Inc-Reports-First-Quarter-2017-Results/default.aspx

Con una reducción de más del 14.9% de asistentes a sus macabros shows; aproximadamente 491,000 personas en comparación con el primer trimestre del 2016, este centro de explotación sigue en la mira de PETA quien por muchos años ha liderado la lucha por la libertad de animales que tienen derecho a vivir en paz en sus hábitats naturales.

¡No pararemos hasta que todos los tanques hayan quedado vacíos! Si no puedes involucrarte directamente en nuestra campaña puedes ayudar de la siguiente manera:

  • No asistas a ningún parque acuático con animales.
  • Enséñale a tus hijos por qué no deben ir a estos parques.
  • Participa en el boicot activo asistiendo a protestas contra estos parques.
  • Educa a tu comunidad distribuyendo volantes y literatura.
  • Reúne a tu familia y amigos en tu casa y muéstrales la película “Blackfish”.
  • Escribe Cartas al Editor de tus periódicos locales solicitando el cierre de esos parques.
  • Pídele a tus representantes políticos que pasen leyes que prohíba la captura y exhibición de animales marinos.
  • Dona dinero a organizaciones de defensa animal conocidas y de gran reputación para que continúen con su trabajo a favor de la liberación de los animales marinos.

 

 

Tags: , , , ,