RSS

Tag Archives: PETA LATINO

The 2017 Nancy Alexander Activist Award

NAAA - Con Nancy Alexander

Entender racionalmente que uno merece un premio es cosa seria. Al menos, para mí, siempre lo ha sido. Como si se tratara de un instinto automático, algo dentro de nuestro cerebro nos dice que, para merecerlo, uno tendría que haber hecho mucho, mucho, más. Pero en ese momento, la mente que, en ocasiones, es más tardía que el corazón, nos lleva al principio de la lucha. A esos tiempos en los que hablabas un lenguaje que casi nadie entendía y te empeñabas en difundir un mensaje cuyo tiempo aún no había llegado. Es en ese preciso momento cuando te detienes, miras hacia atrás y te das cuenta de todo lo que tu mínimo aporte pudo influenciar.

Los premios se dan por diferentes motivos y provienen de diferentes fuentes; pero cuando provienen de gente y organizaciones que admiras y respetas el premio final es ya haber sido considerada para obtenerlo. Es una de esas ocasiones en las que un sueño del que tal vez no eras plenamente consciente, se concretiza y se lleva a cabo entre gente con la que quisieras convivir siempre; activistas que son igualmente o más merecedoras de la distinción.

Y sigues pensando y te das cuenta que el mayor premio fue haber contribuido a haber salvado vidas valiosas, preciosas y únicas. Ningún galardón puede igualar a la satisfacción del trabajo bien hecho; nada puede equipararse al sacrificio voluntario que tal vez te alejó de alguien o algo o al cansancio agotador que hiere tu cuerpo, pero engrandece tu corazón.

Como sabiamente dijo Ralph Waldo Emerson, “Dejar este mundo mejor por una condición mejorada y saber que por lo menos una vida se ha salvado porque tú exististe; eso es haber tenido éxito en la vida”. Llevo su poema completo en mi agenda y lo leo frecuentemente, sobre todo, cuando las fuerzas faltan y la energía se desploma. Es el bálsamo que todo activista por los derechos de los animales necesita para seguir adelante, pese a todos y a todo. Somos una raza invencible y perseverante; pero cuando nuestra humana imperfección aflora, no hay nada mejor que detenerse por un momento y pensar que absolutamente todos nuestros actos sumaron a la causa.

Este año tuve el honor y el privilegio de recibir el Nanci Alexander Activist Award de manos de la propia Nanci. Activista de altura, de convicción, Nanci ha pasado toda su vida ayudando a los animales incansablemente desde la organización que fundara, la Animal Rights Foundation of Florida y alimentando éticamente al público desde el magnífico restaurant Sublime en Fort Lauderdale en Florida. Al tener una posición económica privilegiada, ella pudo haber optado por contribuir a otras causas; pero su corazón escuchó el llamado de la voz sufriente de los animales y ella siguió ese camino.

El honor se hace aún más significativo cuando detrás de mi nominación está People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) y su fundadora, Ingrid Newkirk, una mujer para la que no existe un premio suficientemente grande pues su compromiso con la causa de los animales no tiene parangón en este universo.

He recibido el NAAA en nombre del compromiso que tengo con todos los animales y su liberación y en nombre de todas aquellas personas que, en diferentes momentos y proyectos me proporcionaron su ayuda, apoyo, y talentos particulares. Nunca hubiera podido hacerme merecedora a ningún premio si no hubiera contado con su afecto y su confianza.

Si hay algo de lo que siempre estaré orgullosa es de pertenecer y colaborar con la organización de defensa de los derechos de los animales más importante del mundo, PETA. Con ellos me formé, me entrené y aprendí a ser efectiva para la lucha. Con ellos compartí mis frustraciones y mis logros. A ellos les debo que mi vida tenga un verdadero significado y una misión con la que continuaré aún en vidas futuras. No miento, ni exagero cuando, en la máxima expresión de mi parcialización, los coloco en un pedestal al que ningún otro grupo podrá llegar.

De regreso de Florida, en el avión, miro mi hermosa placa y empiezo a pensar en el lugar perfecto para colocarla. Hay varias opciones, pero termino situándola en mi recámara, en un lugar en el que inevitablemente la veré al despertar. Allí estará como un recuerdo simbólico de lo que debo hacer todos los días de mi vida: seguir trabajando incansablemente por los animales hasta el día en el que finalmente crea que merecí ganarla.

Mil gracias a Nanci Alexander, a Ingrid Newkirk y a PETA. Mi compromiso con la causa de los animales se renueva y se fortalece y mi voluntad para seguir educando a la gente continúa indesmayablemente.

Nietzsche decía que “aquellos que eran vistos bailando, eran considerados locos por quienes no podían escuchar la música”. Es mi nuevo propósito entonces seguir tocando esa música a volúmenes tan altos y contundentes que no podrá haber oídos que no la escuchen.

 
2 Comments

Posted by on March 27, 2017 in Activismo efectivo, PETA

 

Tags: , ,