RSS

Tag Archives: insolación

Descuido fatal

Hot car

El ritmo de vida actual es acelerado, estresante y casi siempre mecánico. Un día de 24 horas – por lo menos para mí – casi siempre resulta corto. Y es precisamente en medio de días muy ocupados que se cometen gravísimos errores.

La mayoría de las personas responsables, conscientes y con un mínimo de inteligencia, jamás pensarían en dejar – ni siquiera por un minuto –  a niños o animales en autos durante días calurosos; pero nunca faltan aquellas personas que, bien intencionadas o no, piensan que el trámite a realizar o la compra pendiente, nunca serán tan largos como para causarle daños irreparables a los niños o animales que quedaron encerrados en un vehículo, aún con las ventanas parcialmente abiertas.

Vivo en una zona altamente calurosa y más de una vez he tenido que socorrer a un animal atrapado en un auto solo porque su guardián pensó que su ausencia no iba a ser tan larga. En todos los casos, la ventana del auto estaba semi abierta, pero eso no es suficiente para evitar tragedias irreversibles. Solamente una vez tuve que romper el vidrio y decidir enfrentar las consecuencias; pero felizmente, la dueña del auto entendió que si no lo hubiera hecho su animalito hubiera muerto en instantes.

La insolación es gravísima para los perros pues ellos no son capaces de disipar el calor lo suficientemente rápido. En cuestión de segundos, su temperatura corporal aumenta a niveles tan peligrosos que podrían dañar órganos e incluso causar la muerte.  Es por eso que es vital no dejar nunca a nuestros perros en los autos, ni siquiera en un día templado, y saber reconocer los síntomas de choque térmico. Muchas personas me preguntan cuál es la temperatura recomendada en la que se puede dejar a un perro en un coche. Mi respuesta siempre es la misma: ¡Ninguna! Si tienes que salir a hacer compras o encargos, deja a tu perro en casa. Punto. Es mil veces preferible que regreses por él a casa que regreses con tu amigo muerto. Tampoco recomiendo que se deje al perro atado o asegurado fuera del lugar al que ingresas. Eso tampoco te asegura que alguien se lo lleve. ¿Por qué el ser humano tiene que aprender a la mala o de sus errores garrafales? Sé responsable y toma la decisión correcta: Déjalo a salvo en tu casa, aunque llore, patalee o te mire con cara de presidiario cuando te vas. Verás que me agradecerás el consejo.

Los perros no pueden eliminar el calor a través de la transpiración y su principal mecanismo de regulación de calor es el intercambio gaseoso a través de la respiración. Por eso es que jadean cuando realizan actividades físicas intensas. El choque térmico más frecuente es el que se produce cuando los animales quedan atrapados en un auto; pero sucede con más frecuencia en perros con enfermedades cardíacas o respiratorias, cachorritos o perros viejitos, perros de pelo largo, con bozales, de color obscuro, perros sometidos a situaciones de alto estrés, perros obesos y perros de carita plana y nariz chata.

Los síntomas que sufre un perro cuando está sufriendo una insolación son los siguientes:

  • Temperatura corporal elevada
  • Ansiedad
  • Jadeo excesivo
  • Babeo excesivo
  • Espuma en la boca
  • Encías secas, pegajosas o muy rojas
  • Respiración dificultosa
  • Taquicardia
  • Latidos irregulares
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Falta de coordinación muscular
  • Temblores

En las etapas avanzadas los síntomas incluyen:

  • Apatía o letargo
  • Debilidad
  • Inamovilidad
  • Convulsiones
  • Inconciencia

Lo más importante en estas circunstancias es actuar rápidamente para evitar que el animal pierda sales, se produzca una hemorragia interna, un derrame cerebral, una insuficiencia renal o hepática, un coma, o sobrevenga la muerte.

Es por eso que debemos actuar con rapidez llevando al animal al veterinario lo antes posible. Debes estar en permanente comunicación con el veterinario mientras lo llevas a su consultorio en caso de que deba darte instrucciones precisas. Si no puedes comunicarte con el médico lo primordial es reducir la temperatura de tu perro gradualmente y para eso te recomiendo:

  • Colocarlo en un lugar con sombra.
  • Rociarlo lentamente con agua fresca, pero nunca helada porque podría sufrir un shock, utilizando una manguera o sumergiéndolo en una tina sin que el agua le llegue a la cabeza. El agua deberá estar a unos 20ºC. Nunca lo sumerjas en una tina llena de hielo pues los cambios muy bruscos de la temperatura corporal pueden causarle problemas en los órganos internos. Es importante que el calor se disipe gradualmente. Si no tienes una tina a la mano, puedes utilizar paños mojados.
  • Chequear su temperatura rectalmente y dejar de enfriarlo cuando ésta alcance los 39º C. Es allí cuando debes detenerte para no causarle una hipotermia.
  • Durante el trayecto a la clínica veterinaria puedes mojar a tu perro con agua fría usando un spray.

Además, en días calurosos o simplemente cálidos te recomiendo que:

  • Saques a pasear a tu perro muy temprano por la mañana o por la noche, cuando el asfalto caliente no le lastimará las patitas.
  • No lo hagas jugar demasiado y si juega con mucha intensidad, oblígalo a descansar por varios minutos. Hay perritos que no tienen la más mínima noción del cansancio y pueden jugar por toda la eternidad. Mi perrito Cholín podía jugar a la pelota hasta el día del Juicio Final sin darse mucha cuenta. Y cuando lo obligábamos a descansar o detenerse, se quedaba dormido, cansado, con su pelota de tenia en el hociquito. Nunca tuve un perrito más juguetón que él. Jugaba a traer la pelota, era futbolista, mejor arquero y nadie le ganaba con el frisbee, que, aunque era mucho más grande que él, jamás lo intimidó. Cholín nunca le tuvo miedo a nada ni a nadie.
  • Asegúrate que cuando esté fuera de tu casa siempre tenga un lugar de sombra.
  • Dale una buena alimentación, buenos cuidados y evita estresarlo.
  • Dale siempre abundante agua limpia y fresca.

En unas semanas más, esperamos pasar en Arizona una ley llamada la Ley del Buen Samaritano. Con esta ley, las personas que encuentren a animales o niños dentro de vehículos y se vean en la obligación de romper los vidrios para salvarles la vida, no serán responsables por los daños ocurridos a los mismos. La nueva ley entiende que dichos actos se realizaron de buena fe, en situación de emergencia, que no fueron motivados por dinero y que la persona no fue negligente.

La policía les pedirá a los buenos samaritanos que, antes de romper los vidrios de cualquier vehículo, se comuniquen primero con el operador del servicio de emergencias 911, se mantengan en contacto con el operador, sigan sus instrucciones y se mantengan en el lugar de los hechos hasta que llegue la policía. En algunos casos, también se permitirá que el buen samaritano abandone el lugar con el animal o el niño víctimas del choque térmico en busca de atención médica.

Nos alegra saber que nuestras autoridades locales están dispuestas a colaborar con los activistas por los derechos de los animales para salvar sus vidas cuando alguien negligente no pensó ni en su seguridad ni en su bienestar.

Y así como las autoridades y las fuerzas del orden hacen su parte, a ti te toca hacer la tuya y ser un guardián responsable. Recuerda que más vale prevenir que lamentar. Estoy segura que tu perrito te lo agradecerá.

Advertisements
 

Tags: , , , , ,