RSS

La voz de los inocentes

14 Nov

Gatitos Vivero Ate 1

La semana fue larga, el trabajo pesado, el descanso y el solaz breves; pero me levanto con energía para seguir con este trabajo eterno que nos da satisfacciones y victorias increíbles, pero que también nos trae penas que nos perforan el alma.

Me empeño en preparar un desayuno que será largo porque finalmente me lo merezco pese a la alta pila de papeles pendientes que me miran sarcásticamente desde mi escritorio. ¿Adónde se va mi tiempo? ¿Dónde están mis días de 50 horas? Tiempo…. Nunca hay tiempo. Pero aun así me alegra el sol de la mañana, la ropa lavada y la conversación con mi madre que me da ánimos al sentirla más recuperada, más animada, más determinada a caminar de nuevo.

Y de repente llega el mensaje y la tostada cae de mi mano, mi delicioso té se vuelve insípido y una mezcla de rabia extrema y dolor profundo me invade. Una activista me envía un mensaje desde Lima, Perú para comunicarme que un malnacido asesino le prendió fuego a una casita donde ella albergaba a gatitos bebés. Todos murieron quemados y asfixiados y como prueba ella adjunta fotos de cuerpecitos calcinados y cenizas que de inmediato el municipio de la zona quiso desaparecer.

Hace unas semanas me había puesto en contacto con esa señora rescatista para ofrecerle apoyo con esterilizaciones masivas y para capacitar a la comunidad referente a crear una colonia manejable de gatos ferales. Ya estaba todo caminando y ahora esto.

Por meses ella ha estado contactando a la Municipalidad de Ate en Lima, Perú y haciendo esfuerzos extremos para ayudar a controlar el problema de todos esos animales. Ha sacrificado su salud, su vida familiar, su tiempo y su dinero, mientras que las “autoridades” del lugar solamente le ponían trabas o se mostraban indiferentes.

Ella, como miles de rescatistas y activistas en el Perú y en otros países latinoamericanos realizan el trabajo que los municipios deberían realizar. Por supuesto que esto es muy conveniente para las autoridades municipales pues, de esa manera, no tienen que invertir ni un solo centavo en esas importantes campañas de salud humana. El nivel de corrupción en el Perú ha alcanzado niveles inimaginables; es el cáncer que está matando al país y en esta cadena de crímenes y desatinos, los animales y los pobres son las víctimas más frecuentes.

El Perú es un país hermoso, abundante en recursos naturales y poseedor de lugares únicos en el mundo; pero, lamentablemente, parte de sus habitantes, gente totalmente imbuida en la ignorancia, la indiferencia y la brutalidad hace que ese país sea sinónimo de brutalidad, de crueldad y de atraso. No se contentan con sus festivales donde se comen gatos, sus asquerosas corridas de toros y peleas de gallos, sino que a la lista también se suman las altas cifras de feminicidios, terroristas puestos en libertad, ex – presidentes encarcelados y bebés violados.

Nos hemos cansado de resaltar la íntima relación existente entre la violencia humana y la crueldad contra los animales. Estos son hechos concretos y fehacientes que no solamente identifican a los criminales, sino que significan una luz de alerta para trabajar en la prevención de actos de violencia contra animales y seres humanos. Los políticos mantienen a la masa ignorante y desinformada para perpetuarse en puestos políticos en los que obtienen beneficios personales y dinero mal habido. Al terminar su mandato, desaparecen y el pueblo, desengañado y aún más ignorante, vuelve a elegir al próximo farsante que les prometerá el oro al final del arco iris.

La última noticia que he recibido es que, al ver las pruebas de la matanza, la alcaldía de Ate, ha osado afirmar que los cuerpos calcinados de los gatitos son solamente ramas secas. Son tan ignorantes que piensan que los vecinos son lo suficientemente estúpidos como para creer sus patrañas, pero ese no es el caso.

¿Qué tan podrido puede estar un humanoide para intencionalmente prenderle fuego a una casita que alberga del frío a un grupo de gatitos inocentes? ¿Qué monstruo pudo parir a una lacra de ese tipo? Y todo esto ha sucedido con la venia indirecta y la indiferencia de la Municipalidad de Ate y de su alcalde Óscar Benavides. Todos los documentos que los vecinos hicieron llegar al municipio solicitando ayuda para combatir el problema de salud y de abandono en el Vivero de Ate fueron totalmente ignorados por Benavides y las autoridades del área. Es bastante claro que, a diferencia de los alcaldes de otros municipios, a este tipo le importa un bledo la salud de los vecinos y el bienestar de los animales que se supone se encuentran protegidos de acuerdo a ley.

Quienes luchamos por los derechos de los animales, no podemos quedarnos de brazos cruzados ante este execrable hecho. Debemos actuar de inmediato y debemos hacerlo profesionalmente y con las estrategias apropiadas para conseguir nuestras metas. Muchas personas dirán que el daño ya está hecho y muchos otros me dirán que “así son las cosas en el Perú”. Nadie sabe lo mucho que detesto y aborrezco esa frase, pues es la encarnación misma de un total grado de aceptación y de indiferencia. También habrá gente que dirá que, después de todo, solamente se trataba de gatos de la calle y sin dueño; pero, como bien sabemos, ese no es el caso central de nuestra protesta y de nuestra demanda de justicia.

Es cierto que esos pobres animalitos, víctimas de un malnacido, ya están muertos; pero el asunto no termina aquí. Debemos sentar un gran precedente que castigue no solamente a todos aquellos que callaron ante el crimen, sino principalmente a quienes que, por su falta de acción, permitieron que esta salvajada sucediera.

Si es cierto que la energía es tan poderosa que puede hacer que nuestros deseos se conviertan en realidad; me permitiré la irracionalidad momentánea de desear el peor de los karmas para esos hijos de mil putas y toda su descendencia. No se escaparán de su merecido castigo y cuando el mal toque a su puerta y se apodere de ellos, recordarán la participación que tuvieron en la matanza de esos inocentes animalitos.

La muerte no callará a las víctimas porque los activistas tenemos una voz potente y clara y una misión. La justicia llegará de una u otra forma y seguiré esperando el día en el que me entere que un grupo elitista y altamente entrenado se haya decidido a poner las cosas en orden cuando la justicia establecida ignora sus deberes y obligaciones.

No olvidemos NUNCA que la justicia no es venganza; la primera reconoce el fin y la segunda es cíclica y no tiene fin. NADIE que haya sembrado mal, cosechará felicidad, prosperidad o paz.

 

Advertisements
 

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: