RSS

¡San Borja dice NO a la crueldad!

03 Sep

Alcalde Alvarez

Cuando todo acto de crueldad anacrónico y repudiado por mentes actualizadas y civilizadas llega al apogeo de su propia decadencia, sus perpetradores muestran características propias al declive inminente de su maldad. El mundo especista nos malacostumbró a decir que “cuando el barco se hundía, las primeras que salían eran las ratas”. Ahora sabemos que, si lo hacían era porque eran animales inteligentes con un alto sentido de sobrevivencia; pero cuando se trata de los seres humanos, la historia está llena de ejemplos alusivos que demuestran que las estrategias mal pensadas y desesperadas son indicadores seguros de un inminente final.

En todo el mundo, las miles de organizaciones anti-taurinas han luchado a brazo partido por erradicar este cáncer moral que aún aqueja a algunos países en vías de desarrollo y en su tenaz empeño, se han adjudicado muchas victorias. El ser humano, un poco lento para darse cuenta de las cosas positivas, ha abierto los ojos a lo que realmente representan todos los espectáculos en los que se abusan a los animales. No es solamente un tema de ética y principios de beneficio animal; es también un asunto que involucra temas económicos, culturales, religiosos y políticos.

En su intento por seguir promoviendo su fiesta bárbara, los empresarios de las mafias taurinas lo han intentado casi todo: la promoción de su salvaje espectáculo en áreas ajenas a él, la creación de escuelas taurinas para mujeres (aduciendo temas de igualdad de género) y niños, un llanto interminable debido al número de personas que quedarán sin empleo (pues que busquen un trabajo digno, ¿no?) si los cosos taurinos cierran, la desaparición total de los toros de la faz de la tierra, la propaganda realizada por artistas venidos a menos y la creación de plazas taurinas portátiles en zonas económicamente afluentes. Si todo esto no es desesperación, realmente no sé que es.

Y algo similar se intentó realizar en la Municipalidad de San Borja, uno de los distritos más activos y progresistas de la ciudad de Lima Metropolitana. Con el “bamboleo” musical de los anacrónicos Gypsy Kings a quienes no los escuchan ni sus abuelitas, se pretendía realizar un festival taurino en las instalaciones de un organismo perteneciente a las fuerzas armadas del Perú.

Lamentablemente el Perú está pasando por una difícil situación social, política y económica debida a la apatía del gobierno; pero establecer este tipo de espectáculos en una organización castrense y dentro de un municipio progresivo y moderno era algo que no debía suceder.

Por supuesto, que los infaltables y desubicados “animalistas” convocaron a sus tradicionales plantones y protestas sin antes realizar las debidas averiguaciones. El proceso de razonamiento cerebral en una persona promedio no se tarda mucho; pero es requisito indispensable para poder realizar acciones efectivas. Antes de gritar desaforadamente, hay que pensar y actuar con raciocinio. ¿Es mucho pedir? Lamentablemente, para alguna gente sí lo es.

Después de realizar las averiguaciones necesarias, nos informaron que el evento no se iba a dar; pero nos quedaba la duda ya que la publicidad y la venta de boletos aún estaba vigente. Pedir que la gente sea cómplice vergonzoso de la masacre de un noble toro por el módico precio de 1,230 soles es realmente una cachetada a la gente pobre de Lima. Pero por supuesto que la gente pobre de Lima no es una de las prioridades de la mafia taurina. Mientras más ignorancia persista, a cualquier precio, más alta es su ganancia. Pagar casi US $400 por ver cómo se tortura a un toro y a un caballo, en un país donde existen innumerables casos de pobreza extrema solamente puede ser entendido por una clase de gente miserable que no siente empatía ni compasión por nada ni por nadie. Léase: Taurino.

La idea de un municipio moderno y progresista donde se atiende a sus pobladores con eficacia, se les ofrece una variada gama de actividades interesantes y culturales y se mantiene el ornato del área de una manera casi impecable no coincidía para nada con la realización de un espectáculo barbárico de sangre y abuso. Es por eso que nos pusimos en contacto directo con el alcalde del distrito, Señor Marco Antonio Álvarez Vargas, administrador de empresas y coronel retirado del Ejército Peruano, quien es el burgomaestre de San Borja desde el 2011 para expresarle nuestra sorpresa y asegurarnos que el evento no se realice.

El Sr. Álvarez tuvo la gentileza de llamarme personalmente por teléfono para confirmarnos que “tal evento no se realizará bajo ninguna circunstancia”. Lo felicité sinceramente porque ese no es necesariamente el modus operandi de la gran mayoría de políticos limeños. Nos ofreció apoyo para cualquiera de nuestros proyectos y tendré el gusto de conversar extensivamente con él la próxima vez que esté en Lima.

Por supuesto que de inmediato surgieron las quejas infaltables de los “animalistas de pintura roja” aduciendo favores y preferencias políticas. A ellos les informo, por si no lo leyeron en columnas anteriores, que yo, por los animales, estoy lista hasta de pactar con el mismísimo diablo. No faltaron los chismes y comentarios negativos acerca de sus intenciones de convertirse en el próximo alcalde de Lima y a ello replico que la comunidad de activistas pensante y votante, definitivamente apoyaría su candidatura si en su plataforma de gobierno él incluye temas de protección y defensa animal. Ya va siendo hora de que sigamos el ejemplo de otras ciudades latinoamericanas con alcaldes que han entendido que nuestro trabajo no se centra en la cara linda de perritos y gatitos, sino que está íntimamente ligada a temas educativos, económicos y de salud humana.

Mientras que la mafia taurina siempre busca engañar al público aduciendo fines caritativos y/o culturales para justificar sus masacres, el alcalde Álvarez vuelve a dar el ejemplo con una combinación que precisamente incluye a la verdadera cultura peruana y a la caridad bien empleada al organizar un campeonato de marinera cuyos fondos beneficiarán al Hospital del Niño. La prueba es clara y contundente: Sí se puede hacer bien las cosas dentro de un marco ético y sentar un buen ejemplo no sólo para los vecinos de San Borja, sino del Perú entero.

A veces pienso que, en el Perú, cuando se trata de política, las esperanzas están totalmente muertas; pero mi conversación con el alcalde Álvarez ha renovado el hito de esperanza que aún me queda. Esperemos entonces que todas las palabras se tornen en una realidad concreta y firme para beneficio de todos.

¡Muchas gracias, señor alcalde!

Advertisements
 
 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: