RSS

Criando niños compasivos

10 Nov

compassionate-kid

Leyendo algunos artículos sobre la inteligencia emocional, encontré uno con el que coincido totalmente. Dice el artículo que la compañía de un animal, sobre todo durante la niñez, es un componente vital en el desarrollo de la inteligencia emocional del ser humano. Este tipo de inteligencia mide el nivel de empatía y la capacidad de comprender y conectarse con otros seres. De acuerdo a recientes investigaciones, esta inteligencia es el mejor indicador del éxito que un niño tendrá en la escuela. De hecho, muchos maestros de educación inicial reportaron que este tipo de inteligencia es mucho más importante que la habilidad de leer o utilizar un lápiz.

Y hay que tener en cuenta que, a diferencia del cociente intelectual que ya se encuentra establecido desde el nacimiento, la inteligencia emocional puede aumentar, ser cultivada y aumentada brindándoles a los niños la oportunidad de compartir su vida con un animal.

Los niños que comparten su vida con animales:

Desarrollan sus niveles de empatía:

Muchos estudios realizados en los Estados Unidos y en Inglaterra como aquel desarrollado por el psicólogo Robert Poresky de la Universidad Estatal de Kansas, han demostrado que existe una marcada correlación entre la estrecha relación con un animal y altos niveles de empatía. Esa no es una idea nueva pues ya en 1699 el filósofo John Locke afirmaba que desde su infancia los niños debían aprender a cuidar a sus animales para aprender a ser personas sensibles.

Aprenden a ser responsables y aumentan su auto-estima:

Los niños son capaces de ser responsables de sus animales cuando se les enseña a desarrollar diferentes tareas de acuerdo a su edad. Por ejemplo, pueden cepillarlos, pasearlos, servirles su comida, cambiar el agua y bañarlos cuando sea necesario. Cuando los niños realizan estas tareas, las hacen bien y reciben elogios por ello, su auto-estima se eleva y se sienten orgullosos de contribuir al bienestar de sus animales.

Tienen menos estrés:

Ha quedado comprobado hasta el cansancio que la compañía de un animal, o el solo hecho de acariciarlos o pasar un tiempo con ellos conlleva innumerables beneficios físicos y emocionales. Por ejemplo, reduce notablemente los niveles de estrés en los seres humanos, les levanta el ánimo, los mantiene alejados de la depresión y los ayuda a bajar la presión arterial.

Aprenden a leer sin presiones:

Aprender a leer puede ser una experiencia estresante para algunos niños. Y esa tensión se incrementa cuando no lo pueden hacer bien o tienen que demostrar sus errores en frente de toda una clase. Una manera de solucionar ese problema sin dañar la auto-estima de los niños es hacer que le lean a un animal. Al hacerlo, pueden tomarse el tiempo necesario para aprender a pronunciar palabras difíciles sin ser juzgados por nadie. Al gozar de la compañía de un animal que los escucha amorosa y pacientemente, los niños desarrollan la confianza necesaria para esforzarse en la tarea de leer correctamente.

Expresan sus emociones más libremente:

Es muy común que los niños hablen libremente con sus animales y los conviertan en sus confidentes. En algunos casos, es difícil que los niños hablen con adultos acerca de sus más poderosas emociones porque piensan que nos serán entendidos. Por el contrario, al hablar con un animal se sienten en confianza y liberados de cualquier tipo de crítica.

Es por eso que en lugares donde los niños se recuperan de situaciones altamente traumáticas, la presencia de un animal confidente es sumamente valiosa e irremplazable.

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: