RSS

¿Políticamente correcto? …. ¡Sí, seguro!

21 Jan

Balcarce

Este término medio gris y medio tibio, no existía cuando yo estaba creciendo. Y no es que sea sesquicentenaria, sino que el mundo, en mi opinión, se ha vuelto más hipócrita cada día. Influenciado por leyes un tanto ilógicas, palabras que nunca se deben pronunciar en público en algunos países como los Estados Unidos o el hecho de complacer eternamente a todos (lo cual es simplemente imposible) ha conseguido que en estos tiempos la gente se reprima de decir exactamente lo que piensa.

Yo soy enemiga de la pérdida de tiempo y de la falta de objetividad, de poner a todo el mundo exactamente en el mismo lugar intelectual y ético. No me interesa que al ejercer este derecho a veces haya personas que se sientan incómodas u ofendidas; pero la verdad es que, a estas alturas de mi vida personal y de mi vida como activista, no encuentro ni el tiempo ni la paciencia de convertirme en monedita de oro para caerle bien a todo el mundo…. Sobre todo cuando se trata de los animales.

¡Despierta mundo! Somos activistas y, aunque tenemos una variada gama de estrategias, facetas y tácticas, no podemos desligarnos de nuestra faceta personal. Ese momento íntimo en el que realmente expresamos nuestros más recónditos sentimientos ante el abuso, la salvajada, la explotación y la ignorancia. Estamos ya en el año 2016 y seguimos escuchando comentarios hipócritas e ilógicos pero más que nada, especistas. Alguna gente, influenciada por descerebrados en las redes sociales que siguen fomentando un lenguaje especista y anti-animal, continúan levantando su voz cada vez que un animal es respetado en su calidad de ser sintiente y pensante. No faltan las críticas patrioteras o religioso-fanáticas que crean escándalos cada vez que una noticia referente a un animal se hace viral por sus propias virtudes y, quiero creerlo, porque ya no estamos en el Paleolítico Superior, y la gente, gracias al imperioso empuje de las redes sociales, lee, aprende y finalmente comprende la enorme magnitud de la vida de estos seres que comparten el planeta con nosotros. Lo que antes era tabú o motivo de burla, hoy gana respeto porque nuestros argumentos pueden ser respaldados con razones sólidas, científicas, éticas o de sentido común. El movimiento social por los derechos de los animales gana momento y prioridad cada día y ya nadie puede impedirlo.

Por supuesto que de vez en cuando, o por lo menos hasta que se ahoguen o extingan, tendremos los rábidos comentarios de taurinos reclamando excepciones “culturales”, de viviseccionistas reclamando “prioridades humanas” o de aquel antipático ignorante que nos coloca solitarios y abandonados en todas las islas del mundo con la única compañía de nuestro perro como única tentación culinaria. Siempre me he preguntado por qué su creatividad no ha evolucionado con el pasar del tiempo…..Debe ser que la grasa y toxinas de sus dietas mortíferas ha consumido ya la última de sus neuronas y solamente les queda recurrir a su cassette recurrente de idioteces sin sentido.

Un buen ejemplo de esto fue el caso del “primer perro” de la Argentina, Balcarce, el perrito mestizo y rescatado del recién inaugurado presidente Mauricio Macri. Como buen perro explorador, libre y rescatado, que tiene dominio de su entorno, se le ocurrió sentarse en el sillón presidencial y por eso se armó el escándalo.

Todos conocen la deplorable situación de nuestros vecinos del sur luego de la salida de la presidenta Kirchner. Una lamentable situación que dividió de un tajo a los argentinos progresistas de los que prefieren continuar ciegos ante la realidad de las cosas. Aunque es comprensible que las heridas electorales aún no se hayan curado, se utilizó la situación de Balcarce para seguir insultando al presidente Macri, comparándolo con un perro. Parece ser que algunos argentinos no se dan cuenta que ese no es un término peyorativo, sino más bien un elogio sin precedentes.

Macri escribió en su cuenta de Facebook, “Balcarce es el perrito que adoptamos de cachorrito en junio del año pasado y que me acompañó en varios momentos de la campaña presidencial. Desde entonces, se convirtió en ‘El perrito del PRO’, pero también, en un símbolo del respeto que tenemos por los animales. Los otros días, Balca estuvo en La Rosada y se sentó en el famoso sillón presidencial. Es el primer perro de la historia argentina que llega a ese lugar. Estamos muy orgullosos de él”. Y esto ofendió a quienes creen que los símbolos patrios argentinos fueron descarados y que el sillón de Rivadavia fue vapuleado. ¡Por favor! Hay que tener memoria, pero no memoria selectiva. Un perro, cualquier perro, cualquier perrito mestizo argentino como Balca tiene más dignidad en uno de los pelos de su cola que muchos de los presidentes que pusieron sus aposentos en el dichoso sillón.

Doña Kirchner, a quien también llamaron especistamente “perra” o “zorra”, no honró el famoso mueble, necesariamente. Y tampoco lo hicieron los dictadores homicidas que asesinaron a miles de compatriotas durante los años negros de la Argentina o los dictadores populares como Perón que se enriquecieron con el sufrimiento y el exterminio de millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Hasta donde yo sé, ni Balca, ni ningún perro, gato u otro animal ha estado alguna vez involucrado en crímenes de lesa humanidad, corrupción, inmoralidad u otras atrocidades de ese tipo. Y no es porque la situación sea ilógica, sino simplemente porque esos sentimientos típicamente humanoides son inexistentes en la concepción de la naturaleza de los animales.

¿Se sentó Balca en el sillón presidencial? Pues, ¡qué bueno! ¡Qué maravilloso y significativo que un político latinoamericano considere importantes a los animales, que se de el trabajo de crearle una página de Facebook para que el público le escriba urgiéndolo a mejorar la situación de los animales en la Argentina y que de signos de esperanza y mejoras  a los activistas sureños que trabajan sin descanso para eliminar la tracción a sangre, los rodeos y el consumo de carne en ese país! Ojalá que todos los politiqueritos de Sudamérica se comprometieran a hacer lo mismo en sus naciones para poder evolucionar moralmente y dejar de ser catalogados como salvajes latinos sin respeto por la creación.

Balca es un buen representante de nuestra causa. Nada más mírenlo para ver esa cara feliz de perro rescatado, de perro agradecido, de perro noble… Desde el sillón presidencial o cualquier otro lugar menos relevante en la Casa Rosada él, y el presidente Macri, ya han establecido la importante conexión que todos deseamos para poder devolverles a todos los animales sus merecidos y reconocidos derechos.

Entiendo que algunas situaciones requieran de cierto nivel de corrección política; pero antes que nada, somos seres de carne y hueso, de convicciones profundas, de sangre en ebullición cuando se trata de defender a un animal y de profundos sentimientos de igualdad y de justicia. Es cierto que debemos bifurcarnos en el ejercicio profesional de nuestras actividades como activistas, pero que nadie se queje o asombre cuando nuestras reacciones son guturales, crudas y extremadamente directas. ¿Quién puede ser políticamente correcto al ver a un toro masacrado en el ruedo, a una perra violada por un humanoide o a un elefante golpeado una y mil veces?  Esos momentos son carnales e intrínseca y brutalmente sinceros. La corrección política aquí sale sobrando. La calma y la compostura surgen luego, después de que nuestra indignación ha dado rienda suelta a lo que nuestro sentido de la justicia nos anima a hacer o decir.

Ningún movimiento social de la humanidad ha alcanzado el éxito con medias tintas, con voces tenues o con posiciones tibias. En la vida, y casi para todo, hay que tomar posiciones. Posiciones firmes, permanentes y definitivas. Los verdaderos activistas por los derechos de los animales no podemos darnos el lujo de ser veletas inconsecuentes pues las vidas de los animales dependen de eso. Ellos cuentan con nosotros de la misma manera que los animales en Argentina ahora cuentan con Balcarce….el callejerito rescatado que ahora es dueño y señor de la Casa Rosada.

 
2 Comments

Posted by on January 21, 2016 in Animales de compañía

 

Tags: , ,

2 responses to “¿Políticamente correcto? …. ¡Sí, seguro!

  1. Gustavo

    March 17, 2016 at 11:48 pm

    Pero Macri come asado, usa zapatos de cuero y se viste con trajes costosos de cashmere y camisas y corbatas de seda. Esta muy lejos el presidente de Argentina de luchar por los derechos de los animales. El perrito muy lindo, pero solo lo usa para propaganda.

    Con respecto al uso en el idioma de palabras y frases que pueden resultar especistas no lo creo tan así, son parte de nuestro idioma y nuestra forma de expresarnos, en mi país se usa mucho trabajar como un negro y no por decir eso se es racista.

     
    • animalialatina

      March 18, 2016 at 12:00 am

      Hola Gustavo. Gracias por tu comentario. El articulo no tiene ninguna tendencia politica. Menciona al nuevo presidente Macri y su deseo o voluntad de querer hacer algo por los animales, pero no por eso es que creamos a pie juntillas que eso sucedera. Sabemos muy bien de que estan hechos los politicos. Simplemente esperamos que haga algo. Nos mantenemos atentos para agradecerselo o demandarselo.
      Respecto a las costumbres no veganas o consistentes del Sr. Macri, que bueno fuera encontrar un politico consecuente. Hasta donde sabemos el no se ha promocionado como vegano y como la gran mayoria de la gente, dice respetar y amar a los animales domesticos pero los otros quedan en lista de espera.
      El lenguaje especista se aplica a los seres humanos y tambien a los animales y no porque la gente lo utilice comunmente tiene que ser correcto. “Trabajar como un negro”, “Ser usurero como un judio” u otro comentario por el estilo son comentarios especistas y racistas. El idioma lo es en muchos sentidos pero en este blog nuestra prioridad es el especismo contra los animales. La gente usa ese tipo de lenguaje, lo promueve y repite como si fuera lo mas normal, pero su fondo descubre el exacto significado de las cosas y lo mantiene sobre todo entre la gente desinformada e ignorante.

       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: