RSS

Sueños concretos

12 Oct

Cesar Bona

Cada mañana veo un programa de noticias, tipo magacín en el que es obvio que todos sus participantes se divierten de lo lindo a pesar de haber madrugado tan temprano. Sus palabras, acciones y química siempre me hacen pensar lo afortunados que son al trabajar en algo que se ve que les apasiona. ¿Hay algo mejor en esta vida que ser remunerado cada mes por seguir tus sueños en una carrera que te apasiona? Conozco a varios afortunados; pero tal vez a muchos más que esperan cortos o largos tiempos para concretar sus sueños.

Y dentro de este concepto, quiero hablar sobre un maestro, no un educador común y corriente preocupado por tablas de multiplicar y ensayos bien escritos, sino de un educador humanitario. Un docente de la materia más importante del mundo: la de promover y crear generaciones justas, empáticas, compasivas y decentes. Este joven educador es mi amigo y compañero de lucha, César Bona García, maestro español fundador del Cuarto Hocico y del programa Children for Animals.

Los estudios pedagógicos y psicológicos indican que es en la infancia temprana, comprendida entre los 0 a 3 años, cuando se sientan las bases de todo el desarrollo posterior del individuo. Este periodo es de crucial importancia, puesto que los procesos neurofisiológicos configuran las conexiones y las funciones del cerebro, las cuales definen la naturaleza y la amplitud de las capacidades adultas. El cerebro se desarrolla en un 80% en los tres primeros años de vida y en los siguientes dos años se desarrolla en un 10% más; es decir que hasta los 5 años, el cerebro humano se desarrollada en un 90%. Las experiencias que tenga el niño afectarán la formación de las conexiones que rigen o controlan nuestras respuestas intelectuales, emocionales, psicológicas y físicas a los estímulos.

Y todo este importante trabajo que debería empezar en casa y extenderse en la escuela primaria, muchas veces queda truncado porque la ecuación educativa padres-alumnos-maestros no se da. Los tres componentes deben estar presentes para que los niños crezcan saludables, padezcan menos enfermedades y trastornos y desarrollen por completo sus aptitudes cognitivas, lingüísticas, emocionales y sociales, convirtiéndose en miembros creativos y productivos de la sociedad.

En este mundo de avances tecnológicos casi inmediatos, muchas personas creen que los adelantos significativos solo pueden darse en países desarrollados donde el proceso educativo es organizado, concreto y relevante. En Latinoamérica, aún se sigue considerando equivocadamente como modelo al sistema educativo americano, con sus amplios edificios, materiales proporcionados por el estado y alta tecnología. A pesar de que existen situaciones como esa, el lector quedaría sorprendido al comprobar que la realidad es muy diferente: Indiferencia de los padres, desconsideración y bajos sueldos para los docentes e indiferencia de los alumnos a cualquier otra cosa que no se trate de sí mismos.

A veces, las obras trascendentales, las que realmente valen la pena, las que tienen un impacto significativo en el mundo, no suceden en grandes metrópolis sino en pequeñas comunidades como en todos los lugares donde César ha dejado huella. Este joven maestro logró ganarse a sus alumnos mediante su método particular de enseñanza, pero más que nada por haber sabido despertar en ellos la conexión de la empatía y los deseos de cambiar el mundo no mañana, sino hoy. El empoderamiento de los chicos del Cuarto Hocico no solamente los ha llenado de fama a nivel mundial sino que los ha marcado para siempre en sus metas personales de convertirse en defensores de los débiles, de los olvidados, de los seres sufrientes que necesitan de una voz contundente y activa para poder vivir libres de crueldad.

A través de sus clases de Educación Humanitaria, César no solamente enseñó a los niños a leer, a conocer el mundo y a aprender los contenidos curriculares mandatorios; sino que los hizo pensar, reflexionar, ponerse en la situación de los olvidados y explotados. Les enseñó a tener esperanzas concretas y una visión bondadosa del mundo. Ese tipo de experiencias no se olvidan jamás.

César ha inspirado a todos estos niños a encontrar su voz y a erguirse como un ejemplo para todos aquellos alumnos únicamente preocupados de tener un celular de moda, de comprar (aunque no tengan los medios) ropa de marca y de tomar sosas fotografías para Facebook. Les enseñó incluso a inspirar a personas de la tercera edad que luego de interactuar con ellos pudieron lograr – de alguna manera – los sueños que antes no cumplieron. Nadie en este mundo debe dejarlo sin cumplirlos.

Date el tiempo para ver este video que lo dice todo. Lo que empezó en un pequeño pueblo español es hoy un ejemplo a seguir si queremos que este mundo doliente y enfermo, sea más tolerable y soportable. Al margen de su nominación en The Global Teacher Prize – la cual apoyé con entusiasmo – y en las palabras del escritor español León Daudí, “Sólo es capaz de realizar sus sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto”. César Bona es la representación perfecta de los maestros que todos hubiéramos querido tener a una edad temprana para poder haber estado mejor preparados para defender a todos los animales sufrientes del mundo.

GLOBAL TEACHER PRIZE. César Bona from pluviason on Vimeo.

 
Leave a comment

Posted by on October 12, 2014 in Activismo efectivo

 

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: