RSS

Take a chance on me

29 Jan

Adopta

Uno de los valores que más admiro en la sociedad americana es la importancia que le dan al voluntariado. Es parte innata de su cultura y es casi natural en ellos pues es cultivada desde sus primeros años de vida. Su servicio de voluntariado puede estar dirigido a múltiples causas, pero tiene características bien definidas de compromiso, acción y perseverancia.

Los voluntarios no dejan de cumplir con sus labores debido a días de clima intenso, incomodidades físicas, problemas de transporte o inconvenientes de último minuto. Sus organizaciones confían en ellos porque cuando su palabra queda empeñada, nunca dejan de cumplir con lo que prometieron.

Aquí no se escuchan las consabidas excusas de que no se tiene tiempo, se tienen hijos, maridos o bisabuelos que atender. Aquí no hay llamadas de cancelación a último minuto, ni enfermedades repentinas que los alejen de sus puestos sobre todo cuando se entiende que de su participación depende la vida o el futuro de miles de animales.

Hace unos años quedé maravillada cuando el grupo de voluntarios a mi cargo seguía solicitando firmas en la calle para aprobar la ley que finalmente prohibió los corrales de gestación para cerdas y los corrales de crianza extensiva de terneros en el estado de Arizona en un clima mayor a los 46 grados centígrados.

Este es precisamente el tipo de compromiso que debemos copiar en los países latinoamericanos para que nuestras acciones en defensa de los animales sean efectivas y lleguen a buen término. Para este tipo de voluntarios comprometidos con la causa es impensable convertirse en simples “activistas cibernéticos”, criticar acciones en las que nunca se participó o simplemente escribir bendiciones o ridículos mensajes de aliento para quienes se rompen alma trabajando por los animales. Los “Nunca cambies”, “Que Dios te bendiga” y demás mensajes cursis y clichés no significan absolutamente para los animales. Los mensajes escritos pasivamente desde una computadora no aminoran sus sufrimientos en lo más mínimo, ni cambian leyes, ni marcan progresos, ni abren jaulas. No sirven para nada.

Por eso, si te gusta copiar todo lo gringo, no solamente copies lo malo, lo plástico, lo chabacano; copia lo efectivo, los modelos que funcionan y las prácticas que marcan cambios significativos. Copia su gran sentido de voluntariado con todos los compromisos y sacrificios que eso implica. Solamente entonces podrás decir que eres su defensor y su voz.

Y siguiendo el ejemplo, los compañeros de la Sociedad Humanitaria (SPCA) del Condado Wake  en California crearon una atractiva forma de promover las adopciones de animales de compañía. En mi opinión, el detalle que les faltó fue el también incluir animales adultos, pero no me queda ninguna duda de que también los consideran en sus programas de adopción. Utilizando una de mis canciones favoritas de ABBA, crearon este video cuyo título es “Arriésgate conmigo”. Yo le cambiaría un poco el nombre para decir “Arriésgate a dejar entrar a un animal a tu casa y a tu corazón”; pero aunque mi título sería desestimado por su extensión, lo que cuenta es el mensaje. Arriésgate a ser amado de por vida, a tener lealtad y sinceridad eternas y a recibir una de las bendiciones más grandes que existen sobre la tierra. Adopta a un animal que busca hogar y jamás te arrepentirás de haberlo hecho.

Take a chance on them, now!

 

 

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: