RSS

Para Nenita

20 Oct

Nenita

En este largo y arduo camino de la lucha por los derechos de los animales he encontrado una multitud de personalidades. Algunas verdaderas y comprometidas, otras falsas y efímeras. Mi amiga Liliana, presidenta de ADDA Bolivia, es un ejemplo consecuente de la activista que trabaja absolutamente todos los días por los animales que la gente desecha, tira a la calle sin piedad y brutaliza. En el albergue que maneja son muchas las criaturas que finalmente lograron vivir vidas dignas y pacíficas rodeadas del respeto y el amor que siempre merecieron.

Nenita fue una de esas privilegiadas criaturas y la luz de su existencia terrena se apagó hoy. Ahora ella ya está cruzando el Puente del Arco Iris donde no existe dolor, ni vejez, ni ningún tipo de sufrimiento. Allá está ahora con todos sus hermanos esperando el anhelado reencuentro con quienes, tal vez inmerecidamente, llegaremos a reunirnos con ellos uno de estos días.

Piensa en toda la felicidad, el amor y la fidelidad incondicionales que un animal rescatado puede traer a tu vida. Jamás compres a un animal de compañía; y como Liliana lo hizo, adopta a un maravilloso ser como Nenita para que tu vida alcance dimensiones desconocidas. Piensa en lo cruel y terrible que es la vida de un animal en la calle y sálvalo de todas esas miserias.

Hoy, en memoria de Nenita, reproduzco aquí el poema de Pablo Neruda “Un perro ha muerto”.

Mi perro ha muerto.
Lo enterré en el jardín
junto a una vieja máquina oxidada.

Allí, no más abajo,
ni más arriba,
se juntará conmigo alguna vez.

Ahora él ya se fue con su pelaje,
su mala educación, su nariz fría.

Y yo, materialista que no cree
en el celeste cielo prometido
para ningún humano,
para este perro o para todo perro
creo en el cielo, sí, creo en un cielo
donde yo no entraré, pero él me espera
ondulando su cola de abanico
para que yo al llegar tenga amistades.
Ay no diré la tristeza en la tierra
de no tenerlo más por compañero
que para mí jamás fue un servidor.
Tuvo hacia mí la amistad de un erizo
que conservaba su soberanía,
la amistad de una estrella independiente
sin más intimidad que la precisa,
sin exageraciones:
no se trepaba sobre mi vestuario
llenándome de pelos o de sarna,
no se frotaba contra mi rodilla
como otros perros obsesos sexuales.

No, mi perro me miraba dándome la atención necesaria
la atención necesaria
para hacer comprender a un vanidoso
que siendo perro él,
con esos ojos, más puros que los míos,
perdía el tiempo, pero me miraba
con la mirada que me reservó
toda su dulce, su peluda vida,
su silenciosa vida,
cerca de mí, sin molestarme nunca,
y sin pedirme nada.

Ay cuántas veces quise tener cola
andando junto a él por las orillas del mar,
en el invierno de Isla Negra,
en la gran soledad: arriba el aire
traspasando de pájaros glaciales
y mi perro brincando, hirsuto,
lleno de voltaje marino en movimiento:
mi perro vagabundo y olfatorio
enarbolando su cola dorada
frente a frente al océano y su espuma.
Alegre, alegre, alegre
como los perros saben ser felices,
sin nada más,
con el absolutismo de la naturaleza descarada.
No hay adiós a mi perro que se ha muerto.

Y no hay ni hubo mentira entre nosotros.
Ya se fue y lo enterré, y eso era todo.

 
2 Comments

Posted by on October 20, 2013 in Animales de compañía

 

Tags: ,

2 responses to “Para Nenita

  1. Liliana Téllez Flor

    October 21, 2013 at 3:25 pm

    Maru mi querida maestra, gracias por este bello recordatorio para mi perrita amada NENITA, con un poema de Pablo Neruda, bello, sentido. es verdad que NENITA está ya feliz libre de maldades y fue como tu dices enteramente dueña de su vida y su libertad aqui en nuestra casa-Refugio. 19 años de compañía y amor me regaló. Murió como todos los animales que se me van cuando no puedo ganarle a la muerte, con su cabecita apoyada en mi pecho escuchando mi corazón. Está enterrada en el jardín y plantamos un árbol junto a ella. La extraño muchísimo. Pero tus palabras son siempre el consuelo que llega justo y preciso con toda tu sabiduría. Gracias. Liliana Adda-Bolivia

     
    • animalialatina

      October 21, 2013 at 9:41 pm

      Mi querida Lili, tus palabras son demasiado. En este camino y en esta lucha los roles siempre se alternan. A veces nos toca enseñar y otras aprender. Asi vamos haciendo camino para los animales y sus derechos. Diecinueve años se dicen muy fácil, pero lo importante es que dejo mucho amor en el corazón de todos los que la conocieron. Que te quede la satisfacción de que la salvaste de un mundo cruel y le regalaste todo un mundo de cariño y compasión. Un abrazo,.

       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: