RSS
Image

Un alto precio que pagar

01 Jul

Vinces

El caso del perro Vinces se seguirá repitiendo una y otra vez hasta que soluciones y leyes efectivas se implementen de una buena vez en los países en desarrollo en los que la vida, dignidad, derechos y necesidades básicas de los animales se respeten.

Aquí no se trata de elegir entre la vida de un niño o la de un animal. Nadie tendría que verse involucrado en ese predicamento si es que los humanoides dizque “pensantes” evaluaran detenidamente la situación, circunstancias y posibilidades concretas antes de abrir las puertas de su casa a un animal de compañía. Cualquier persona, sin evaluar responsabilidades y obligaciones, se hace de un animal pensando que solamente necesitarán de una loseta fría, un techo, una cadena miserable, un poco de comida de la peor calidad y agua turbia para tener un animal en un ambiente en el que con las justas pueden subsistir con sus congéneres humanos. Y toda esto para poder decir que ya se tiene un perro, un gato, o cualquier otro animal que requiere de cuidados, tiempos, y compromisos específicos. Por estas mismas razones se tienen hijos humanos, pero la diferencia sale a relucir cuando la irresponsabilidad humana pone al animal en una situación extrema.

Este ha sido precisamente el caso del perro Vinces. Si bien es cierto que su raza está considerada por estándares humanos como una raza “peligrosa”, el público no debe dejarse engañar por conceptos que no son absolutamente ciertos. Los perros pueden demostrar agresividad por muchísimos motivos y no únicamente por pertenecer a razas determinadas. Lo que sí es absolutamente cierto es que la agresividad de un animal se incrementa con el abuso, el maltrato, el encadenamiento, la falta de sociabilidad y la no esterilización. El 80% de los animales mordedores son animales que no han sido esterilizados. Y si a eso le sumamos el hecho de que a la gran mayoría de los niños, sobre todo a los pequeños, no se les enseña cómo comportarse con los animales, la balanza negativa, siempre se inclinará en contra de los animales.

Con un perro, gato o elefante, un niño tan pequeño como el occiso jamás tendría que haber estado desatendido. Ningún perro se enloquece de repente al punto de matar. Sus reacciones son provocadas o causadas por la ignorancia humana. Así de simple. ¿Qué más tiene que suceder para que finalmente se entiendan las cosas lógicas en este país? ¿Cuántos más animales y niños tendrán que seguir muriendo para que se tomen medidas lógicas y concretas a este respecto? La negligencia y la irresponsabilidad recaen en los abuelos de ese niño desatendido, en los gobiernos municipales que ocupados en politiquerías, robos y estafas siguen jugando con la salud pública de la gente al no proveer programas masivos de esterilización y educación, y de los “animalistas” que no desperdician ocasión para salir a gritar desaforadamente en las calles sin ofrecer acciones profesionales y concretas. Los gritos y la falta de profesionalismo jamás han ayudado a ningún animal.

Y mención aparte va para el Ministerio de Salud, y especialmente para el Centro Antirrábico de Lima. Un lugar igualmente arcaico e ineficiente como su nombre en el cual la solución más fácil, profesional y “moderna” es envenenar o matar a los animales. Ellos no tienen el valor ético o profesional para ser partes activas en este asunto. La muerte de Vinces no es la solución a ningún tipo de problema, pero si se lo preguntáramos a él, tal vez la preferiría a seguir sufriendo en ese maldito centro de concentración. He venido solicitando a la prensa que llegue sin avisar a sus instalaciones para que, de una buena vez, el público de Lima se dé cuenta de lo que fomentan sus impuestos. Tal vez eso ayudaría a que se tomara conciencia de la necesidad de la esterilización masiva.

Ni las pancartas, ni los gritos, ni los lemas ayudan a los animales de NINGUNA manera. Esa energía tendría que dirigirse a hacer seguimientos en los municipios dirigiéndose a las autoridades con opciones concretas y profesionales. Ese sería un tiempo bien invertido y bien venido para por fin poder hablar del Perú como un país no solamente en vías de desarrollo, sino en vías de civilización.

Advertisements
 

Tags: , ,

2 responses to “Un alto precio que pagar

  1. Patricia Josefina

    October 11, 2013 at 12:14 pm

    Gracias por esta reflexión tan seria .Mas de una vez me pregunto cual es la forma, la metodología para ser eficiente en la defensa de los derechos de los animales. Comencé por leer comentarios en Facebook ,compartirlos en mi muro ,reenviarlo a familaires y amigos ,adherirme a paginas como estas que llegan a mi correo electrónico y me invitan a tomar conciencia . Ademas de intentar convertirme en Vegetariana y proximo paso en vegana . Soy argentina ,el pais de las carnes ,imaginense !Patricia

     
    • animalialatina

      October 14, 2013 at 11:15 pm

      Hola Patricia. Gracias por tu comentario. Uno puede ser efectivo de muchisimas maneras: siendo voluntaria, promoviendo noticias entre tus conocidos, convenciendo a tus familiares y amigos para que esterilicen a sus animales, etc. La clave es ser constante y consecuente. Esa es una de las mejores formas de ayudar a los animales. Te animo tambien a que continues en tu tarea de convertirte en vegana, es la manera mas directa y efectiva de ayudar a los animales y a sus derechos. Aqui estamos para ayudarte y apoyarte en lo que necesites. Incluso en la Argentina, si se puede logarar! Te sugiero que revises la pagina de FB de VEGANIUS para que mi querida amiga Veronica Cerrato te apoye tambien con tu cometido. Sus recetas y productos son muy nutritivos y deliciosos.

       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: