RSS

PETA pone en su lugar a bullies cibernéticos

09 May

PETA dog parkEl término “bully” se está volviendo internacional. Se aplica a personas, generalmente estudiantes, que acosan de todas las maneras posibles a sus compañeros de clase, empujándolos a tomar decisiones extremas que a veces terminan en suicidio o asesinato. Y una de sus formas más frecuentes es hacerlo mediante los medios sociales creando campañas de desprestigio y difamación que mucha gente se encarga de propagar sin detenerse a pensar si son ciertas o no.

En la mayoría de los casos, el público no educado en los asuntos que se discuten, produce comentarios negativos y llenos de odio destinados a dañar la credibilidad o la reputación de entidades establecidas. Todo el mundo tiene derecho a tener una opinión determinada; pero nadie tiene el derecho a promover mentiras o falsas acusaciones sin presentar pruebas fidedignas.

Recientemente, PETA ha sido el blanco de estos ataques por la simple razón de que PETA nunca rechazará a ningún animal que llegue a sus instalaciones para ser eutanizado. No interesa si estos animales están a punto de morir, son viejos, están heridos o son altamente agresivos. PETA nunca les cerrará las puertas que otros albergues denominados “no eutanásicos” les cierran sin contemplaciones. Ellos quieren mantener sus manos “limpias” evadiendo la responsabilidad social que todos tenemos. Después de todo, es mucho más fácil criticar a quien sí trabaja en vez de auto-evaluarse.

El Internet está lleno de críticas en contra de PETA y de su política de eutanasia cuando es absolutamente necesaria. El grupo denominado The Center for Consumer Freedom que generalmente está en contra de cualquier causa social tiene un especial interés en desacreditar a PETA; pero ellos no pueden engañar al público informado o a personas que, como yo, somos testigos directos y presenciales del extraordinario trabajo que PETA realiza. Las personas que defienden a los albergues no-eutanásicos están negando una realidad inevitable y no se centran en la solución más factible para el problema: programas masivos y móviles como los que PETA ofrece en áreas de bajos recursos económicos, educación masiva del público y aprobación de leyes que hagan que la esterilización de animales de compañía sea obligatoria y que sancionen la crianza de más animales.

Son muchos los técnicos que trabajan en albergues de admisión abierta y que tienen que eutanizar animales a diario. Nadie en su sano juicio se puede acostumbrar a esta cruda realidad laboral. En un momento determinado de su vida profesional, la mayoría de estas personas caen en profundas depresiones, son víctimas de la denominada fatiga de compasión o incluso llegan a atentar contra sus vidas. Estas personas merecen todo nuestro apoyo y no las críticas de gente que probablemente nunca ha hecho nada concreto por ningún animal. Estas personas lidian con animales en agonía, a punto de morir, animales desfigurados, heridos, lacerados, muertos de hambre o con pesadas cadenas que ya forman parte de sus carnes. Animales infestados por parásitos externos e internos, atropellados o quemados. Animales para quienes la dignidad y paz de la eutanasia es la única alternativa posible. ¿Cuántos de Uds. podrían realizar un trabajo así todos los días del año?

Que quede absolutamente claro que lo que PETA hace es ofrecer un alivio final para todas esas criaturas sufrientes. A nadie le gusta eutanizar a un animal; y si queremos reducir el alto número de muertes, debemos comprometernos a trabajar efectivamente en una solución concreta. Debemos impulsar campañas masivas de esterilización, apoyar leyes relacionadas con el tema de control de la sobrepoblación de animales domésticos, y promover la adopción de animales en vez de su compra en criaderos que bajo ningún concepto pueden ser catalogados como “responsables”.  Como bien lo dijo Ingrid Newkirk, presidenta de PETA, “Si queremos un país sin muertes, debemos trabajar por un país sin nacimientos”. Nada puede ser más claro.

PETA no solamente provee clínicas móviles de esterilización en áreas de bajos recursos donde miles de animales son esterilizados cada año; proporciona cómodas y abrigadoras casitas para perros  durante los crudos inviernos mediante su programa “Ángeles para los Animales”; ofrece atención veterinaria para las personas que soliciten este tipo de ayuda, y cabildea constantemente para pasar leyes que beneficien a todos los animales, sino que también trabaja arduamente para reunir animales con sus legítimos guardianes, como lo hizo durante el Huracán Katrina.

Los animales a su cuidado no se pasan toda una vida en jaulas viviendo vidas sosas y aburridas; tienen cuartos amplios con todo lo que necesitan y ningún animal jamás ha desaparecido cuando han estado a su cargo. Los animales que llegan a su albergue reciben asistencia veterinaria continua y se les pasea y se juega con ellos en su Parque Canino Bea Arthur (mira la foto que acompaña este artículo o la cámara web permanente en este enlace: http://features.peta.org/PETADogPark/) En suma, reciben la atención y el afecto que merecen.

La gran mayoría de los animales adoptables que no son enviados a albergues de admisión abierta van a hogares temporales o permanecen en sus oficinas hasta que se les consiga un hogar de por vida. Los animales a su cuidado jamás pasan el resto de sus vidas en jaulas o caniles donde están físicamente vivos pero emocional y socialmente muertos. Vivir en esas condiciones no es vida para nadie. Los animales merecen disfrutar de vidas plenas donde todas sus necesidades sean debidamente atendidas y respetadas.

Esto y mucho más es lo que PETA hace cada segundo del día. Y ellos seguirán concentrándose en su trabajo por la total liberación de todos los animales sin prestar atención a las cobardes zancadillas que los “bullies” cibernéticos, los ignorantes o la gente desinformada quiere imputarles. PETA y los trabajadores de los albergues que practican la eutanasia, cuando es absolutamente necesaria, no merecen nuestras críticas sino nuestra consideración, comprensión y apoyo.

Por eso, no te dejes engañar con mentiras infundadas acerca del trabajo consecuente y continuo que PETA realiza a favor de los animales. Apoya todas sus iniciativas, sé parte de sus Equipos de Acción, escribe correos electrónicos apoyando sus campañas, y envíales donaciones para que puedan ayudar a aún más animales.

Trázate una meta concreta y trabaja individual o colectivamente en ella. Nunca pienses que tus esfuerzos, por muy pequeños que sean, son en vano. Organiza alguna actividad pro-fondos para esterilizar a los animales de personas de bajos recursos o proponte esterilizar a todos los animales de tu barrio o comunidad. Educa a la gente constantemente y rompe todos los mitos relacionados a la esterilización de animales.

Nuestro poder como activistas radica en nuestras acciones concretas y no en la palabrería infundada de quienes prefieren ignorar una realidad que, aunque lacerante y amarga, puede cambiarse bajo el liderazgo de grupos magníficamente organizados como PETA.

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: