RSS

Habemus errores

14 Mar

Francisco I

Al margen de lo que se pueda opinar sobre el nuevo papa (así es, con minúsculas) hay que dejar muy en claro que la ignorancia (en el exacto sentido de la palabra) o la esperanza de la gente sale a relucir de inmediato.

Este señor que ni es santo, ni es mi padre, no ha escogido su nuevo nombre en honor a nuestro compañero de lucha y ejemplo de consecuencia, Francisco de Asís. Nuestro Francisco fue un hombre comprometido, compasivo y ejemplar. Un hombre que, al tomar una opción de vida, dejó todo tipo de riquezas y comodidades, para dedicarse al servicio de los más pobres. Despojándose de sus finos y carísimos ropajes, se retiró a vivir una vida de mortificación basada en sus principios e ideales; convenció al Lobo (este si con mayúsculas) de Gubbio para que le diera una nueva oportunidad a los hombres y mantuvo una relación armónica de respeto con absolutamente todos los miembros de la Creación de Dios. Vivió y murió de acuerdo a sus convicciones y nunca miró para otro lado mientras que una raza entera era llevada al borde del exterminio, ni transfirió a pedrastras a parroquias distantes, ni convivió con asesinos dictadores argentinos, ni mucho menos bendijo los malditos capotes de toreros asesinos. Él hubiera merecido ser Papa. A él sí que le hubiera besado el anillo con mucho gusto.

El señor Bergoglio es jesuita y si escogió el nombre de Francisco, no fue por nuestro colega, que fue franciscano, sino tal vez por San Francisco Javier que, jesuita como él, fue un misionero de la orden. En su afán de hacerlo popular desde un principio, la gente de inmediato quiso identificarlo con el santo de Asís, porque la gente siempre tiene una esperanza inicial que, en la mayoría de los casos, muere en su intento.

Sería muy bueno que el nuevo papa asumiera el compromiso de imitar a San Francisco de Asís, aunque solamente fuera en mínima parte; pero el historial de la iglesia católica en referencia a los animales no es ni consecuente, ni decente, ni ético, ni compasivo.

A pesar de que, por un lado, Juan Pablo II dijo que los animales poseían alma y merecían respeto; con la otra mano su iglesia afirmaba que “es legítimo servirse de los animales para el alimento y la confección de vestidos. Se los puede domesticar para que ayuden al hombre en sus trabajos y en sus ocios. Los experimentos médicos y científicos en animales, si se mantienen en límites razonables, son prácticas moralmente (el subrayado es mío) aceptables, pues contribuyen a cuidar o salvar vidas humanas”.

Para la iglesia católica entonces es “moralmente aceptable” que los animales sufran cruelmente en mataderos, granjas peleteras, zoológicos, circos, laboratorios de experimentación y plazas de toros. Estos conceptos hipócritas plasmados en su Catecismo oficial contrastan totalmente con los más básicos principios de respeto a la creación de Dios. Todas las crueldades ejercidas contra estas criaturas, ¿no constituyen el peor de los pecados mortales? ¿No es absolutamente corrupto y abominable que los papas sigan vistiéndose de armiño y que sus curas sigan dando misa y bendiciendo las espadas y capotes de los asesinos toreros en las capilla de las plaza de toros? ¿Dónde queda su complicidad con la mafia taurina a la que, sin ningún reparo, prestan o alquilan sus íconos y símbolos más sagrados?

Por muchos años diversas instituciones de defensa de los derechos de los animales han venido solicitándole a la iglesia católica que se pronuncie abiertamente en contra de la explotación a los animales; pero hasta la fecha, la iglesia ha permanecido muda, indiferente, apática; exactamente de la misma forma en la que vieron desfilar a los judíos a los campos de concentración sin hacer nada para ayudarlos. ¿Será que les conviene la explotación animal, que les gusta servir sus cadáveres en comilonas opíparas, vestirse con pieles de animales e ignorar la bula papal de San Pío V que, dictada en 1567, excomulgaba y privaba de sepultura en lugar sagrado a quienes asistieran a las corridas?

Si el nuevo papa quiere parecerse a San Francisco de Asís, primero tiene que imitar su consecuencia, manifestarse abiertamente en contra de la explotación de hombres y animales y deshacerse de los elementos nefastos pertenecientes a su iglesia. Debe deshacerse de curas toreros como Federico María Pérez-Estudillo, canónigo de la catedral y capellán de la plaza de toros de Sevilla, quien asegura que ha dado pases y pinchazos a novillos y que su única frustración es no haber sido torero. O como Ángel Rodríguez Tejedor, párroco de Titulcia en Madrid, quien apareció como tercera espada en el cartel de una becerrada que se dio en Colmenar de Oreja a beneficio del convento de las Agustinas Recoletas.

Dicen por allí que la esperanza es lo único que no muere; pero en este caso permanezco escéptica. Las humildes sandalias de San Francisco de Asís, son muy difíciles de llenar en este mundo regido por la ambición y la indiferencia ante los más despojados y débiles. Si el Sr. Bergoglio lo logra, seré la primera en reconocerlo y valorarlo. Y en el mejor estilo masoquista católico me dispondré a subir a alguna montaña de rodillas o a llevar un cilicio por un mes.

En realidad, no hay nada que no pueda hacer por los animales.

Y aquí les dejo uno de mis poemas favoritos. Hace un tiempo, aunque no me lo crean, lo podía recitar de memoria. Hoy solamente ocupa un lugar privilegiado en mi álbum de recuerdos de mi vida como activista…. pero allí está siempre a la mano para recordarme cuál es mi misión en esta vida.

 

Tags: , ,

One response to “Habemus errores

  1. Carmen Medina

    March 14, 2013 at 12:15 pm

    Que pena que éste blog, al que sigo con tanto cariño y respeto, tenga que caer en comentarios religiosos que no vienen al caso. Deberías preocuparte más por los animales y no por tonterías.

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: