RSS

La crueldad con los animales, un signo de alarma psiquiátrica

02 Nov

A pesar de la terrible brutalidad que encierran, los actos de crueldad contra los animales no ocupan las primeras páginas de ningún periódico ni parecen escandalizar demasiado a la población. Sin embargo, tienen un significado muy importante que debería interesarnos como sociedad. Aquellos que abusan de los animales, según indican los expertos, son hasta cinco veces más propensos a cometer crímenes violentos contra las personas.

Y a pesar de esta advertencia, la prensa informa de adolescentes que meten a un hámster en el microondas, un grupo de chicos que crucifica a un gato, otro que asesina brutalmente a un burro, u otros que torturan a un perro y cuelgan los vídeos en el Internet. Animales desollados, quemados, empalados, mutilados, apaleados, etc.

Cuando se habla de estos actos, es frecuente leer o escuchar frases como “son cosas de niños que pasarán con la edad”. Es cierto que, a veces, dentro de un juego, especialmente en grupo, algunos menores cometen actos lamentables pero, advierten los psiquiatras y los criminólogos, en otras ocasiones es una señal de alarmaque la gente no escucha. Según la opinión de Allen Brantley, supervisor y agente especial del FBI, uno de los grandes especialistas del mundo en la materia, “Estos comportamientos no son una válvula de escape inofensiva en un individuo sano”.

En países como los Estados Unidos, el interés por este tipo de actos es creciente. No sólo por la mayor sensibilización hacia los animales sino por las evidencias cada vez más numerosas de la relación entre los actos de crueldad con los animales y otros crímenes que van desde el consumo de drogas hasta los asesinatos en serie.

En la década de los 80, Alan Felthous, experto en psiquiatría forense, llevó a cabo varias investigaciones que mostraban de forma consistente cómo detrás de las agresiones a personas, en muchas ocasiones, existía una historia de abuso a animales. Sus investigaciones, realizadas con hombres especialmente violentos internados en las cárceles de Estados Unidos, así lo confirmaron.

En 2002, la revista Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law hizo público un estudio en el cual se asociaban los actos repetidos de crueldad con los animales en la infancia con el desarrollo de un trastorno de personalidad antisocial, la presencia de rasgos antisociales y el abuso de sustancias.

Frank Ascione, del departamento de Psicología de la Universidad de Utah en Estados Unidos y reconocido experto, escribía en el Boletín de Justicia Juvenil en 2001: “Aproximadamente, la mitad de los individuos asociales incurre en conductas sádicas y si lo hacen antes de los diez años el pronóstico es peor. Que el menor pase de un acto aislado de violencia contra un animal a cometer otros crímenes es una escalada” añade este experto.

El abuso de animales y la violencia interpersonal comparten características: ambos tipos de víctimas son criaturas vivas, tienen capacidad para experimentar dolor y podrían morir a consecuencia de las lesiones infligidas. La sensibilización en Latinoamérica o los programas de prevención ante esta problemática son totalmente deficientes o nulos. Son innumerables los casos de crueldad contra los animales en los que no se hace absolutamente nada al respecto dejando a los criminales en libertad para seguir abusando de los animales y la gente.

En todos los casos de violencia o crueldad contra los animales, es necesario contar con la intervención de un psiquiatra, porque al principio del problema, se pueden tomar medidas preventivas. La falta de control de los impulsos, la empatía, y el manejo de la ira son cosas que se pueden tratar si se tratan a tiempo.

Y no solamente eso, es imperativo instaurar programas nacionales de Educación Humanitaria en escuelas y universidades para poder ayudar a fomentar valores y patrones de conducta que serán beneficiosos no solamente para los animales, sino también para la sociedad. Si no queremos ciudades violentas, debemos trabajar arduamente en la prevención de una violencia que es la misma, sea quien sea la víctima.

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: