RSS

¿Hasta cuándo?

13 Oct

Sé muy bien que varias cosas importantes en este mundo controlado por la especie humana no tienen el menor sentido. Los humanoides ceden a vicios que los borran de la faz de la tierra antes de que sea tiempo de irse; destruyen el medio ambiente a diestra y siniestra, se sienten amos absolutos de todo lo que se mueve en el planeta e imponen su egoísmo, su ambición y su indiferencia en seres igualmente merecedores de derechos que, al carecer del dialecto humano, pagan un alto precio con sus vidas y miserables existencias.

¿No te queda claro que los cigarrillos y el alcohol pueden matarte o enfermarte gravemente a la larga?, ¿no sabes acaso que si tomas veneno morirás sufriendo atrozmente?, ¿no terminas de entender que al poseer un sistema nervioso central, memoria, inteligencia y sentimientos, los animales son capaces de experimentar dolor, tortura, deprivación, soledad y abandono?

¿Es más importante que tu mano grasienta sostenga el miembro de un animal que pudrirá tus entrañas y dañará tu alma?

¿Qué tan voluntaria e indiferentemente ciego se puede ser?

Hace unos días, en un intento por abrirles los ojos, activistas europeos de Igualdad Animal se reunieron en concurridas plazas de diferentes ciudades para sostener los cuerpos inertes de un animal víctima de de explotación y la violencia de los humanoides. Esta sentida y poderosa protesta se organizó para que la gente tome conciencia del tormento que se oculta en la producción de alimentos de origen animal.

Al mismo tiempo, el evento sirvió para rendir honor a las vidas de los esos 100 animales que representaron el innecesario holocausto de más de 60 billones de sus congéneres en el mundo entero.

Fue un evento muy conmovedor y efectivo; pero en mi opinión, nuestros colegas españoles hicieron un trabajo superior hace un par de años.

Este tipo de demostraciones tienen como objetivo hacer que el público se dé cuenta de que los animales no son ni objetos, ni mercancía. Son seres con vida, necesidades y derechos propios que no deberían ser la carne en nuestros platos, la lana en nuestra ropa, el cuero en nuestros muebles, el Conejillo de Indias que nos permite comprar un champú barato o los actores forzados en espectáculos crueles, arcaicos y totalmente innecesarios.

‘Animals Are Not Ours’ Demonstration, October 2012 from Animal Rights on Vimeo.

 
Leave a comment

Posted by on October 13, 2012 in Activismo efectivo, Veganismo

 

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: