RSS

La excepción a la regla

31 Aug

 

Así como hay (menos mal) seres humanos que sí valen la pena por ser gente compasiva, decente, ética y humanitaria con todas las criaturas y que constituyen una clara excepción a mi regla de que casi todos los humanoides son una bola de materia irreciclable; debe haber algunas excepciones en el clero católico. El problema es que no conozco tal excepción. Ni siquiera los más jóvenes y recién salidos del convento se libran del lavado de cerebro y del escapismo en sus respuestas diciéndonos que cualquier tema controversial debe ser “resuelto por el vaticano”.

El asunto es que los animales no pueden contratar abogados, recibir compensaciones económicas secretas por haber sido violados o recibir partidas económicas por ser masacrados. Los animales no saben de todas las crueldades y corrupción cometidas por siglos, de la indiferencia y complicidad a favor de los nazis cuando miles de judíos morían miserablemente en los campos de concentración o de la clara indiferencia ante la pobreza o ignorancia más extremas. Los animales no saben de los “hijos de curas” nacidos después de una típica fiesta patronal donde abundó el alcohol, la ignorancia y la sangre de algún inocente animal.

Los animales no saben de pagos por matrimonios de primera, segunda, o tercera clase; con flores o sin ellas. Los animales no saben de responsos cobrados y dados a nombre de personas que ni siquiera conocieron. Los animales no saben de besamanos, besa anillos o faldones púrpuras. Los animales quieren vivir en paz.

Y yendo radicalmente en contra del mensaje de Jesús quién – según su dogma particular – amaba a la creación de su padre, el cura Alfonso Berrada párroco de la Parroquia la Virgen Milagrosa localizada en Miraflores, Lima, Perú, no  solamente toma una posición totalmente irresponsable y anti cristiana, sino que se niega a que activistas locales ingresen a las instalaciones de la iglesia para poder rescatar a un gatito que ha quedado atrapado por más de cuatro días.

A un hombre verdaderamente cristiano no habría que pedirle ese favor más de una vez. Un hombre verdaderamente caritativo y humanitario ayudaría de inmediato a los activistas que solamente quieren liberar a ese animal de su sufrimiento. Un pseudo “representante de Dios en la tierra” que es indiferente ante el sufrimiento de un pequeño ser capaz de sentir, no puede tener la menor compasión por quien se arrodilla ante él en un confesionario.

Y esa ha sido precisamente la actitud del sacerdote. Ante la insistencia de los activistas limeños, él se ha negado a cederles el paso para rescatar al minino y les ha dicho tajantemente que no le importa su suerte.

En vez de colaborar con los activistas que desinteresadamente alimentan, cuidan y esterilizan a los gatitos del parque; él – al mejor estilo de Pilatos – se lava las manos y se desentiende del asunto. Este señor no es un hombre proactivo, ni que busca soluciones. Cada vez que ha vertido su aburrido y soporífero (porque lo he escuchado personalmente) sermón, nunca ha mencionado el problema de la sobrepoblación de gatos en el parque, nunca le ha pedido a su congregación que los ayude, los adopte o esterilice. Él simplemente continua con su inerte “labor pastoral” consistente en repetir fragmentos de una Biblia cuyas enseñanzas no cumple, apagar cirios, llevar faldones y ser cruel con los animales.

En mi mundo ideal, su propia feligresía debería forzarlo, emplazarlo y hasta boicotearlo… pero sé que eso es mucho pedir. Es probable que esa escena imperdible del Mundo Bizarro de los comics de Superman no suceda en un largo, largo tiempo porque la feligresía no pregunta, ni cuestiona, ni exige. Pero los activistas – católicos o no – deben anteponer la justicia y la compasión ante todo y deben tomar medidas justas y drásticas. Cuando un ser sufre, no existe ni allanamiento, ni desecración. Y por supuesto que nadie va a esperar que el propio Vaticano o tan siquiera el Arzobispado intervenga. Ellos están muy ocupados viviendo como comechados, contando dinero mal habido o rezando y cobrando por las almas de un Purgatorio que no existe.

Espero sinceramente que los activistas actúen y que el hecho de que la crueldad suceda en una iglesia y no en una casa cualquiera no los detenga.

Ya no estamos en la Edad Media cuando podíamos caer acuchillados o envenenados por el cura supremo vigente y sus secuaces si nos oponíamos a sus santos designios; ahora, a las iglesias totalitarias, obcecadas de poder y crueles con los animales hay que ponerlas en regla y recordarles – con hechos – sea cual sea su dios, que el amor y el respeto del Ser Supremo para su creación es innegable e inagotable.

He aquí la única excepción a la regla que conozco, nuestro hermano Francisco de Asís.

 
Leave a comment

Posted by on August 31, 2012 in Animales de compañía

 

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: