RSS

Conoce bien a las gallinas y a los pollos

25 Feb

La mayoría de la gente que – o nunca se ha detenido a pensar a quién realmente se está comiendo o sabiéndolo, se ha mantenido indiferente a ello – desconoce las verdaderas características de sus víctimas. Pensar que quién está servido en un plato fue un ser inferior, estúpido, insignificante, etc. alivia en parte su .conciencia. Este fue exactamente el mismo principio que los nazis utilizaron para lavarle el cerebro a muchos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Presentar a los judíos como seres inferiores, ambiciosos y corruptos; presentarlos como ratas ávidas de poder y control, facilitó que la sociedad de la época los rechazara y entendiera las razones para su exterminación.

Entre los humanos, el desconocimiento o la falsa información que tienen sobre los seres que se comen parece surtir el mismo efecto. Afirmar que los pollos y las gallinas son animales tontos, estúpidos, que comen basura, que son aves inservibles porque no pueden volar, que son extremadamente cobardes, etc. sólo demuestra una tremenda ignorancia sobre estas especies.

Los pollos son aves omnívoras  que en condiciones naturales de libertad, podrían llegar a vivir hasta once años. Pero en las granjas industriales, se les envía al matadero a los 45 días de vida. A las gallinas ponedoras se les extermina a los 2 ó 3 años de edad.

Diversos estudios científicos han demostrado que los pollos son animales inteligentes, capaces de resolver problemas complejos, demostrar auto control y preocupación por su futuro.  Son tan inteligentes como cualquier mamífero. El Dr. John Webster de la Universidad de Bristol, explica que las gallinas son capaces de entender el concepto de causa y efecto y que cuando aprenden algo nuevo se lo enseñan a sus polluelos.

Los pollos disfrutan de la compañía de otros pollos; disfrutan respirar aire fresco, escarbar la tierra buscando gusanos, arañas, insectos y semillas, tomar sol y darse baños de tierra, lo cual los ayuda a mantiene su piel y  plumas libres de parásitos. Las personas que viven con estas aves de personalidad compleja certifican que son excelentes compañeros. Reconocen a quienes viven con ellos y los saludan de manera amistosa emitiendo pequeños gorjeos afectuosos.

Son aves que tienen un sistema social altamente jerarquizado. El gallo cuida y vigila muy bien a sus gallinas; y entre las gallinas y pollos también existen jerarquías claramente establecidas. Los individuos dominantes tienen acceso preferencial a la comida y a las mejores ubicaciones para anidar. Si se retira del grupo a uno de los animales dominantes, esto produce una ruptura social hasta que se determine un nuevo líder.

El canto de los gallos es una señal territorial. Las gallinas cacarean en voz alta después de poner sus huevos y también, para llamar a sus polluelos. Cuando el gallo encuentra comida, cacarea para invitar a los otros a comer, igual como lo hace la mamá gallina con sus pollitos. Las mamás gallinas mantienen sus nidos ocultos de los depredadores naturales, y muchas veces se privan de agua o comida con tal de mantener la ubicación del nido en secreto. Durante 21 días las gallinas se echarán sobre los huevos, manteniendo una temperatura y humedad constante para permitir el óptimo  desarrollo de los pollitos. Mientras los empolla, la gallina les cacarea y pía de manera suave y afectuosa; exactamente de la misma manera que una madre humana gestante le hablaría o cantaría al hijo que está por nacer.

Los polluelos también pían y gorjean cuando están a punto de salir del cascarón. Ellos son una de las aves más precoces porque – como pocos animales- podrían sobrevivir sin sus madres y sin la protección de un nido. Esto, además de su inteligencia y adaptabilidad, los hacen particularmente vulnerables a las crueles condiciones de las granjas industriales. Billones de pollitos nacen en las incubadoras industriales donde son seleccionados de acuerdo a su sexo: a las hembras se les corta el pico con una cuchilla rotativa cauterizándolo después  con un cuchillo caliente. Los machos son eliminados inmediatamente. Se les tira a la basura vivos, son sofocados con dióxido de carbono, o se les tritura vivos para luego pasar a formar parte de la cadena alimenticia de la misma granja. Exactamente, sus cuerpos sirven de alimento para las otras aves.

A las gallinas se les usa para poner huevos constantemente, apresadas en jaulas de metal, donde viven el resto de sus tristes y miserables vidas. Se les hacina y amontona de tal manera que ni siquiera pueden estirar sus alas. Enfermas y descalcificadas por el exceso de huevos que deben poner, son expuestas a lo que se denomina  muda forzada. Este es un ayuno de agua y comida por un par de semanas, sin luz, hasta que pierdan todas sus plumas. Este proceso les ocasiona un brusco cambio hormonal  que les permite volver a poner huevos. Cuando su productividad declina – sea por enfermedad, estrés o vejez – son cruelmente eliminadas en los mataderos. Allí son colgadas cabeza abajo, sumergidas en agua hirviendo y electrocutadas, para luego ser degolladas y desangradas.

Todo esto es lo que tú – al consumir pollos y gallinas – estás ayudando a mantener. ¿En verdad quieres continuar con esta cadena de miseria, abuso y explotación?

 
Leave a comment

Posted by on February 25, 2012 in Veganismo

 

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: