RSS

Saludo infalible

12 Dec

He estado trabajando casi todo el fin de semana y recién me doy cuenta que hoy ya no es hoy. Que hoy ya es 12 y que pese a mi intención de escribir esto el día 11, una vez más – y sin remedio – el tiempo me ha vuelto a ganar la partida.

Ayer fue mi cumpleaños. Recibí las llamadas y felicitaciones de muchísima gente. De mis colegas de causa, de conocidos, de la gente que tuvo la gentileza de saludarme, de quienes se acordaron a tiempo y de la gente que verdaderamente me valora y quiere. No tengo millones de dólares, euros, pesos o soles; pero son multi millonaria en amigos verdaderos. Amigos de cientos de años… Gente que ha estado conmigo en buenas, malas y peores; gente que sabe que detesto las camas sin hacer pero que adoro los batidos de fresas. Gente que sabe las cosas que tengo pendientes de hacer antes de que me vaya de este mundo…..gente que me da felicidad y alegría con las simples cosas de la vida.

Y es que mi onomástico cae en medio de días muy particulares. Me flanquean (muy apropiadamente) el Día Internacional de los Derechos de los Animales y el Día de la Morenita del Tepeyac; la madre espiritual de todos los mexicanos que nunca le falla a los que le piden con la debida devoción. A pesar de que todos conocen muy bien mis creencias religiosas y los latigazos que siempre les he dado a los católicos cómplices de la crueldad contra los animales, no deja de sorprenderme el fervor de la gente, la devoción de los pobres que no tiene nada más que su fe….Cada año, mientras trabajo, escucho la serenata a Lupita, los comentarios, las gracias alcanzadas, y los milagros. Este año – con respeto y guardando las distancias- le pedí que tuviera compasión de su pueblo y ayudara a que las malditas corridas de toros se acabaran en México para siempre. ¿Me escuchará y me otorgará por fin ese regalo de cumpleaños?

Cuando Dios miró hacia la tierra el día en que decidió darme el soplo de vida, se quedó pensando en las cualidades que me regalaría, pero se tomó mucho más tiempo decidiendo cuál sería mi misión en la vida. Me tomó 21 años descubrirla totalmente, acostumbrarme a ella, abrazarla, amarla…pero finalmente se me hizo claro que yo llegué aquí para servir a una causa que me iba a brindar momentos claro-oscuros, con alegrías, pero también con dolor. Lo entendí, lo acepté y moriré luchando como la buena soldada que soy.

No ha sido solamente un cumpleaños más, ha sido un año más de lucha y agradecimiento para quienes ayudaron a forjar esta causa en mi alma y para quienes me ayudan a mantenerme mentalmente sana cuando la crueldad de la gente contra los animales inunda mi alma y me deja seca, muerta en vida y sin esperanza.

En medio de todas las llamadas y mensajes, este año volví a sentir  la falta de la llamada de mi padre. Su saludo infaltable con su voz pausada, cariñosa y agradecida…. ¡cuánta falta me hace aún! Y precisamente por haber nacido en diciembre, la cosa nostálgica a veces se pone peor…..porque la distancia muerde y la independencia a veces se transforma en soledad. Porque la patria llama y la vida avanza sin pedirnos permiso. Me pregunto entonces si es normal que recuerde vívidamente tantas cosas de mi niñez; que pueda recitar de manera precisa detalles que tal vez nadie recuerde.

Cada navidad mi papá bajaba cajas etiquetadas que muchas veces no coincidían con sus contenidos….Y cada año, armaba su nacimiento haciendo nacer a Jesús en un pesebre de piedras, madera o en una maravillosa cueva cercana a un manantial. Ahora entiendo, que el niño que no pudo ser, era quien movía sus manos en estos delicados proyectos que al final se tornaban en precisos y bellos paisajes en los que el mismo Niño Jesús hubiera querido nacer.

Pero en lo que ocupaba más tiempo era en la distribución y ubicación de los animales. Aún recuerdo que el día que me dijo que todos los animales del mundo vinieron a ver a Jesús se enfrascó conmigo en un tremendo debate ecológico porque le dije que eso era geográficamente imposible. A él eso no le importaba en lo más mínimo porque prontamente colocaba camellos en desiertos de arena real, gallitos en los techos de casitas alumbradas con foquitos de mil colores, y corderitos que obedientemente seguían a sus madres en fila india. Pedazos de espejos estratégicamente camuflageados se convertían  en lagos para patos y cisnes y nunca se olvidó de hacer aparecer en el camino al pesebre a perros y gatos de razas indefinidas. “Jesús nació pobre y como no tenía nada, el buey, la vaca y las ovejitas lo cobijaron del frío. Los animales no tenían qué regalarle, pero vinieron a verlo nacer y ese fue su regalo” – dijo él – y desde ese día para mí eso fue ley.

Cierro los ojos y lo veo, limpiando su LP de Villancicos Amazonenses y dándome una lucecita de Bengala a riesgo de enfrentar mil preguntas acerca de su funcionamiento. Lo veo llegando a la casa con su panetón y parchando sus lucecitas viejas para que duraran un año más. Y es en ese momento cuando el vacío de su presencia se hace abismal; cuando sé que el teléfono no sonará con su saludo de cumpleaños y sus mejores bendiciones. De inmediato pienso en su viejo disco y lamento no saber qué pasó con él. Las canciones son tan viejas que probablemente nadie las conozca o recuerde, pero de repente se me ocurre buscarlo en YouTube… ¡Y lo encuentro! Y – aunque al principio no lo puedo creer – sé que hubo una razón para que lo hallara – Fue su manera particular de enviarme su infalible saludo por el día en el que nací.

Desde el cielo de los animales donde se encuentra muy bien acompañado por todos los animales que están con él, me recordó que el camino que escogí en esta vida siempre fue el mejor para mí. Y que los humildes animales que fueron testigos del nacimiento de un Redentor, cuyo ejemplo mucha gente no sigue, fueron los seres escogidos para darle la bienvenida a este mundo.

Todos los animales de tus nacimientos, sus formas, sus caras, y sus colores viven en mi memoria de la misma manera que tú vives en mi corazón, papá.

 
Leave a comment

Posted by on December 12, 2011 in Activismo efectivo

 

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: