RSS

Cuida a tus animales durante las fiestas

06 Dec

Durante las fiestas vecinales, patronales, verbenas, e incluso durante la Navidad y el Año Nuevo, nuestros compañeros pueden sufrir mucho más de lo que pensamos. El estrés por la excesiva entrada y salida de gente de la casa,  los adornos y decoraciones en el hogar, la música a alto volumen, y sobre todo, los fuegos artificiales, pueden afectar significativamente la estabilidad física y psíquica de nuestros animales. Por lo tanto, es nuestro deber estar informado de lo que debemos hacer para cuidarlos como corresponde.

Lo más práctico sería meterle una patada en el trasero al infeliz mocoso que se cree chino y que revienta miles de cuetes en la puerta de nuestra casa; pero eso nos crearía otros problemas. Es increíble que pese a los cientos de accidentes fatales asociados con los fuegos pirotécnicos y las mutilaciones y quemaduras sufridas por niños y adultos, los gobiernos sigan permitiendo su uso y la gente siga comprándolos y utilizándolos. Es cierto que esta atracción nefasta al fuego nos viene de los españoles, pero no hay nada de malo en celebrar cantando, bailando, cenando (espero que no sea un muerto) o con una linda, pacífica y casi silenciosa lucecita de bengala. ¿Por qué la gente en Latinoamérica tiene que recurrir a la grosera y espantosa costumbre de usar cuetes que nos enervan de la misma manera a humanos y animales?

Es preciso recordar que los animales poseen un sentido del oído sumamente fino, agudo, refinado y muy sensible a los ruidos molestos. Si un cuete asusta y molesta al simple y limitado oído humano, esta molestia se quintuplica en un animal. Son muchísimos los casos de animales estresados y perdidos durante dichas celebraciones. Al estar en un constante estado de estrés que no termina – porque los malditos revienta cuetes siguen detonando su mercancía hasta bien entrada la noche- y al no encontrar consuelo (aunque sus amigos humanos hagan todo lo posible por hacerlos sentir mejor) o un lugar seguro para guarecerse (de acuerdo a lo que ellos consideran seguros) su corazón se agita, ladran, lloran, y en su desesperación salen corriendo de la casa y se pierden. Es por eso que es imprescindible y extremadamente importante que todo animal de compañía tenga una chapita o plaquita de identificación en su collar con su nombre, y la dirección y dos teléfonos de los humanos que están a su cargo.

Lulú, una de las perritas de mi mamá, sólo encontraba cierto alivio cuando se podía meter a la lavadora. Con ojitos exorbitados, se desesperaba por entrar en ese espacio a pesar de todos nuestros esfuerzos por calmarla. Era una noche de pesadilla para ella y para nosotros.

Darles tranquilizantes tampoco es una solución (sobre todo considerando que medio mundo se auto-diagnostica en Latinoamérica) y muchos veterinarios no están de acuerdo en ello, pues cada caso es muy particular, en especial si se trata de animales tiernos, mayores o con enfermedades determinadas. Mucha gente que pasa  las fiestas fuera de casa piensa que dándole una dosis fuerte a su animal le evitará problemas; pero esta acción puede ocasionar desenlaces fatales. ¿Estás listo para celebrar la Navidad y llorar por la muerte de tu perro o gato al mismo tiempo? Siempre consulta con su veterinario antes de darle cualquier tranquilizante pues cada animal tiene su propia fisiología.

Una medida mínima de seguridad es mantener a tu animal en un lugar tranquilo de la casa, bien protegido (no en el jardín ni en el patio), alejado de las actividades de los humanos, especialmente si el animal es nervioso, ansioso, o poco sociable. El ajetreo de las personas y el ruido pueden descontrolarlo y provocar situaciones violentas. Hay que tener especial cuidado con las ventanas y puertas, pues son las vías de escape perfectas para un animal estresado.

Deja las velas o decoraciones inflamables fuera del alcance de tu animalito, tal como las dejarías fuera del alcance de un niño. Los animales son curiosos y pueden tirarlos o volcarlos, quemarse y hasta provocar incendios.

Ten también mucho cuidado con las plantas decorativas. Casi nadie sabe que la Poinsettia, también llamada Flor de Navidad es muy bonita y decorativa pero puede ser venenosa para los animales domésticos.

Mantén los caramelos y chocolates lejos de tus animales. El hígado de los perros no procesa el chocolate como el de los humanos; así que no le des chocolates aunque te lo suplique. La vieja frase “un solo chocolatito no le va a hacer daño”, carece de valor cuando se sabe que eso puede mandarlo al cementerio.

No disfraces a tus animales. Quizás para ti es algo divertido, pero ellos pierden movilidad y control de su cuerpo, especialmente si les cubres los ojos, brazos o piernas. Si quieres tomarles una foto navideña, ponles un gorrito de Navidad, toma la foto rápidamente, quítale el dichoso gorrito y disfrázate tú.

Recuerda – una vez más – que los estallidos son muy dolorosos para ellos. Déjalos en una habitación lo más lejana posible de los ruidos y pon a su disposición mucha agua.

Siguiendo estos consejos, tanto tú como tus animales podrán sobrevivir la tensión ocasionada por las fiestas y celebraciones…..aunque, yo aún pienso que lo mejor sería salir a la calle a cazar a los revienta cuentes, amordazarlos, y amarrarlos a un árbol hasta la próxima Navidad.

Advertisements
 
Leave a comment

Posted by on December 6, 2011 in Animales de compañía

 

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: