RSS

No camines solo por la vida…adopta un perro

25 Sep

Hachi  es una linda película que probablemente muchos de Uds. ya hayan visto. Es una historia de lealtad total; lealtad a prueba de balas; fidelidad eterna…de esa que sólo nos pueden dar los perros y que la prensa incluye de cuando en cuando como nota curiosa o sentimental. La historia tiene un origen real porque el verdadero Hachiko nació en noviembre de 1923 en la prefectura de Odate al norte del Japón. Fue allí donde entró a la vida del profesor Dr. Eisaburo Ueno a quién esperaba todas las tardes sentado en la pequeña plaza de la estación Shibuya. La conexión entre perro y hombre asombraba a la gente y maravillaba a sus conocidos pero, inesperadamente, la fatalidad interrumpió la relación pues el profesor Ueno murió víctima de un ataque cardíaco en la universidad.

Hashi siguió esperándolo en la plaza pese a todos los esfuerzos de la gente por convencerlo de que regresara a casa. Las horas se volvieron días, los días semanas, las semanas meses, los meses años y aún así, Hashi iba cada día a la estación a buscar entre todos esos rostros extraños el rostro amado de su amigo.  Ni la lluvia, el sol, el viento o la nieve impidieron su diario peregrinar pues la lealtad hacia su amigo humano nunca pereció.

La lealtad demostrada por Hachi tuvo un extraordinario efecto entre los pobladores de Shibuya. Él se transformó en un héroe y en abril de 1934 los habitantes del pueblo  contrataron a Teru Shou Ando, un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua de bronce del fiel Hachi. Casi un año más tarde, el 7 de marzo de1935 Hachi falleció al pie de su propia estatua.

Esta es sólo una de las miles historias de la lealtad que los perros pueden demostrar. En realidad, creo que sólo ellos son capaces de manifestarla de esa peculiar forma que, en algunos casos, es desconocida por humanos limitados que optaron por la traición y la deslealtad a los amigos. En el largo o corto camino de la vida, es siempre beneficioso caminar al lado de un amigo. Y en muchos casos este amigo se personifica en un perro. Un perro que un buen día encontramos en la calle; una criatura que incluye a todas y a ninguna raza en su cuerpo maltrecho y desnutrido, una vida que camina sin rumbo llevando en su corazón historias no contadas.

Hay gente que los ve pasar y los mira con compasión sin hacer nada; hay otros que ni siquiera los miran porque son parte del paisaje rutinario de una ciudad que se afea con su presencia, pero en este mundo cruel y plástico, aún queda gente que hará de su compasión un arma activa. Gente que detendrá su rutina para interesarse y preocuparse por ese animal desprotegido. Es precisamente allí cuando las transformaciones ocurren ya que ese animal entra a nuestra vida para mejorarla, enriquecerla y bendecirla. Con el tiempo, su belleza natural florece – porque con amor, hasta el árbol más seco reverdece- y hasta nos olvidamos de que un día lo encontramos vagando sin esperanza, sucio, enfermo, y sin alma. La criatura que vemos a nuestro lado es ahora un hermano o un hijo, un miembro de la familia de la que nos sentimos orgullosos aunque no sepa hacer ningún truco o pirueta.

Mucha gente los compra porque están desinformados de la cruel realidad de los criaderos de perros en los que estos animales son explotados hasta morir. En los Estados Unidos, los puppy mills, son criaderos sucios y estrechos cuya principal finalidad es producir  grandes
cantidades de cachorros de diversas razas. En estos lugares los animales viven en condiciones antinaturales donde se les fuerza (léase: violación) a reproducirse interminablemente para satisfacer los gustos de un público ávido de pedigree. Lamentablemente, el hecho de que un cachorrito sea de raza, no garantiza que sea un animal sano y socialmente adaptado. Debido a las constantes alteraciones genéticas para desarrollar nuevas razas mezclando las ya existentes y a las condiciones en las que se reproducen, frecuentemente estos animales desarrollan problemas físicos y emocionales de por vida y son muy pocas las personas dispuestas a enfrentar estas dificultades y gastos
veterinarios. Es por eso que en los albergues de los Estados Unidos también se encuentran muchos animales de raza que han sido abandonados o rechazados.

En Latinoamérica los criaderos de perros son peores al no existir leyes que los regulen y autoridades que los obliguen a cumplir con las pocas normas establecidas. Cualquier hijo de vecino hace que sus animales se reproduzcan para venderlos sin reparos. Cientos de cachorritos adornados con ridículos lazos se ofrecen al público a precios irrisorios o muy caros. A veces, los que los explotan  juran por su madre que son una mezcla de Doberman o Pastor Alemán; pero si el comprador refuta que les ven rasgos de Dálmata o San Bernardo, los perritos cambian de raza al instante.

Por otra parte, tenemos a los grupos proteccionistas que tal vez con buenas intenciones, intentan deshacerse de los animales a su cuidado dándolos en “adopción” indiscriminadamente. En su afán de ayudar no se dan cuenta que la adopción de un  animal debe ser un proceso de selección cuidadoso y detallado; que no se puede entregar a nadie animales que no hayan sido previamente esterilizados y sobretodo, que no se puede
confiar en la palabra de cualquiera que por impulso, se quiere llevar a un animalito a casa. De esta manera nunca se sabe si hubo compatibilidad, si toda la familia estaba de acuerdo en tenerlo o si tendrán los medios necesarios para atender todas sus necesidades. Una vez que esos animales pasan a manos del extraño de buenas intenciones, nunca más se sabe qué fue de ellos…. Lamento mucho entonces tener que reventar su burbuja de ilusiones diciéndoles que las buenas intenciones NUNCA han ayudado a ningún animal.

Y finalmente tenemos a los siempre presentes huachafos, los fresas, o como se diga en los otros países latinoamericanos. Los que se creen lo que no son. Los tipos que desesperadamente quieren tener abolengo o clase no por sí mismos, sino por lo que poseen. Algo así como cuando un peruanito dice que tiene origen europeo y cuelga un tremendo escudo con el apellido del bandido español en la sala de su casa para que todos lo vean. Esta gente quiere sentirse socialmente aceptada al tener un perro con pedigree,
aunque su pedigree personal sea de dudosa reputación. Que el mensaje quede claro entonces: Cada vez que alguien compra o hace que un perro se reproduzca le está robando la posibilidad de vivir a un perro rescatado.

Todos mis hermanos y hermanas de cuatro patas fueron  callejeros de pura cepa y con toda seguridad puedo afirmar que nunca tuve familiares más dignos (bueno, con ciertas excepciones). Ante nuestros ojos, florecieron y se convirtieron en seres especiales, queridos, inteligentes, sabios, leales, con personalidades y gustos diferentes.

Pinina I, la tan esperada amiga, nuestra primera perrita que llegó directamente de la trastienda de una bodega de barrio; Pinina II, comprada en la calle por alguien que después de unos días ya no la quiso más; Lulú, quien olvidando su origen callejero se comportó como aristócrata durante toda su vida; Christie, a quien mi hermana salvó con cinco cachorros en una noche lluviosa; Cholito, mi perro querido, que nos tenía a todos en la palma de su patita izquierda; Brigitte, a quien mi hermana rescató de las manos de un infeliz abusivo; Kissy, la más inteligente de todos nuestros perros capaz de resolver problemas geométricos y finalmente Hermione una pequeñita proveniente de un barrio muy humilde que ni siquiera podía ladrar cuando llegó a nuestra casa.

Estos callejeros nos dieron mucho más de lo que nosotros pudimos darles a ellos y es por eso que recomiendo adoptar a un perro que inclusive sea mayor. A todos nos encantan los cachorritos de cuerpos rechonchos y aliento a leche fresca, pero adoptar a un perro adulto tiene muchas ventajas. Por ejemplo:

  • Ya tienen un tamaño definitivo y así nos evitamos sorpresas futuras.
  • Asimilan con más rapidez todo lo que se les enseña.
  • En poco tiempo adquieren las costumbres y normas de disciplina básicas de su nuevo hogar.
  • Su adaptación es más rápida y fácil.
  • Se evitan los inconvenientes que un cachorro provoca cuando aprende a hacer sus necesidades.

Pero la ventaja más importante es que al adoptar a un perro adulto salvarás su vida y le darás la gran oportunidad de tener una familia por el resto de su vida.

¿Y yo qué gano con esto? – se preguntará mucha gente. Pues bien, cuando la vida te agarre a patadas y sientas que no tienes adónde ir; cuando ningún animal humano esté dispuesto a ayudarte o consolarte, todo lo que tendrás que hacer es extender tu mano para sentir la nariz húmeda, la pata amiga y la mirada noble del compañero más fiel, leal y sincero que jamás hayas imaginado.

No camines solo por la vida, adopta un perro… y si es callejero, ¡mucho mejor!

Advertisements
 
Leave a comment

Posted by on September 25, 2011 in Animales de compañía

 

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: