RSS

Huachafería taurófila

25 Sep

El diccionario de la Real Academia Española define a la huachafería como cursilería, pero para los peruanos acostumbrados a producirla y soportarla, el término tiene vida propia. Huachafo es todo aquel que aparenta ser lo que no es y lo exhibe a vista y paciencia de los demás cayendo en el más completo ridículo. La huachafería es de muy mal gusto, pero es una realidad por la que se paga un alto precio social, económico y moral.

Todas las estadísticas habidas y por haber, indican que la mayoría de la gente en
Lima y en otras ciudades latinoamericanas están en contra de las corridas de toros y todo lo que representan, pero lo que es realmente importante es llegar a concientizar a la sección del público que no sabe o que no opina al respecto.

Es a ese sector de la población a quienes debemos llegar a concientizar de manera racional, profesional y efectiva. Si al griterío ensordecedor de los cosos taurinos se le combate con otros gritos violentos y sin sentido, los que salen perdiendo son los toros. Si el único método de combatir la violencia demente de las corridas de toros consiste en ser más violento, más vulgar o más soez que los asesinos, los que pierden son los toros. Si las voces que pretenden representar a los animales son voces inconsecuentes que cuestionan la sangre en Acho pero no la sangre en sus platos, los animales salen perdiendo. Si la voz
que tiene que convencer al público está peleada con el jabón y sólo sabe interrumpir el tráfico con interminables desfiles de tambores y zancos, los toros no tienen ninguna oportunidad de salvación.

La lucha anti-taurina tan exitosa en Europa no utiliza ninguno de esos métodos. Es un conglomerado consecuente, profesional y organizado cuya cohesión tomó muchos años y costó muchos sacrificios pero que al final arrojó grandes victorias. Victorias como las de Canarias y Barcelona. No hay mejor regalo que una llamada telefónica en la mitad de la noche para confirmarnos que ya no habrán corridas de toros en una ciudad más del planeta.

Lo más lógico es que los ejecutivos y promotores de los diversos medios de comunicación se encarguen de promover espectáculos de verdadera cultura y entretenimiento; pero esa es una realidad lejana en Latinoamérica donde aún está presente el concepto general de pan y circo para las masas ignorantes y crueles. Esta falsa cultura que incluye a un asesino en un programa de entretenimiento es en realidad una subcultura huachafa que tiene a la
autodestrucción como objetivo, la estupidez como factor común, la miseria moral como fundamento y la crueldad como distintivo.

Hay que protestar contra todo esto, pero para que los animales ganen, hay que hacerlo de forma innovadora y eficaz. El fin nunca justifica los medios, sobre todo cuando de por medio está la vida de un animal indefenso que muere innecesaria y brutalmente. Un torero asesino puede bailar como trompo por toda la eternidad para ayudar a un necesitado, a un indigente o a un desahuciado; pero eso ni lo limpia ni lo releva de todo el sufrimiento que causa en nombre de la ignorancia y la avaricia escondida en el bajo mundo de la tauromaquia. No hay nada digno en ello. No hay gloria. No hay valor. No hay bravura. El único saldo después de una faena es sangre, dolor, martirio y una eterna ola de ignorancia e indiferencia que debemos extirpar para siempre del suelo latinoamericano.

Disfruta de esta nueva versión del conocido tema España Cañí  realizada por Charo, guitarrista clásica, colaboradora de PETA y anti-taurina de corazón.

 
Leave a comment

Posted by on September 25, 2011 in Corridas de toros

 

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: