RSS

¡Hasta cerrar el galgódromo de Tucson!

25 Sep

Si a cualquier otro perro se le hiciera lo que se le hace a los galgos de carrera, las cárceles de este país estarían llenas por faltas a las leyes de crueldad animal; pero el afán de
lucro de unos cuantos marca la excepción.

Las carreras de galgos son ilegales en 43 estados de la Unión Americana y en Arizona – bajo la asesoría de mi querida y respetada amiga Christine Dorchak, presidenta de la agrupación GREY2KUSA – estamos empeñados en convertirnos muy pronto en el estado número 39.

La gran mayoría de los galgos de carreras son criados por una industria millonaria que busca producir campeones ya que los que no tienen potencial para correr suelen ser abandonados, eliminados, vendidos a precios muy bajos o, si tienen suerte, entregados a
sociedades protectoras de animales.

Los galgos que demuestran buenas cualidades para las carreras llevan una vida miserable, encerrados casi permanentemente en estrechas jaulas, con bozales que los lastiman, alimentados con carne considerada ilegal y – en el caso de las hembras – sujetas a recibir
inyecciones de esteroides que dañarán su salud y les impedirán que entren en celo.

Considerando que los galgos pueden alcanzar velocidades extremas, las heridas, esguinces, dislocaciones y fracturas son muy frecuentes y en muchas oportunidades han muertos al enredarse o chocar con el mecanismo que mueve a la liebre mecánica.

El desgaste físico de los galgos durante esas carreras también es muy intenso lo cual acorta significativamente sus vidas. Se sabe que el trabajo físico extremo puede causarles la muerte, especialmente cuando se realiza en temperaturas extremas.

Cuando ya no pueden producir dinero (del año y medio a los cuatro años), se convierten en una carga para sus propietarios, ya que generan gastos pero no ingresos económicos. Por lo tanto, para no afectar las finanzas de sus dueños, se les elimina cruelmente, abandona
o se les vende a precios muy bajos, pare ser usados en laboratorios de vivisección y experimentación médica. Lamentablemente, sólo una pequeña cantidad de ellos son adoptados.

En Tucson ya estamos hartos de que se abuse de estos animales a quienes se les priva de la libertad y el respeto. Bajo la dirección de GREY2K USA ya hemos conseguido eliminar dos de los tres galgódromos existentes en Arizona. Y ahora nuestra próxima meta es cerrar el
Galgódromo de Tucson donde hace unos meses atrás se volvieron a comprobar las situaciones de abuso típicas en todos los galgódromos aún existentes en el país.

GREY2K USA emplea diversos métodos para educar al público y solicitar su apoyo. Hemos realizado protestas en el galgódromo y en los bares donde se aceptan apuestas para las carreras, mesas informativas en ferias y festivales locales y seminarios educativos como el que tuve el placer de conducir en la Facultad de Derecho de la Universidad de Arizona y en la Facultad de Humanidades en la Universidad del Sur de Arizona.

Espero con ansias el día en que les pueda enviar una foto junto a un poster que diga: ¡CERRADO PARA SIEMPRE!

 
Leave a comment

Posted by on September 25, 2011 in Animales de compañía

 

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: